Southcliffe Temporada 1

Sin comentarios!

Southcliffe

Southcliffe es la serie de moda en Reino Unido. Gracias a Filmin la estoy viendo.

Atención SPOILER

Este primer episodio de 45 minutos deja de todo menos indiferente.

El sitio donde se desarrolla la historia, en noviembre de 2011, es Southcliffe un sitio gris, mortecino, próximo a una playa desértica, donde la bruma se lo come todo. Ahí vive el protagonista, Stephen Morton, un tío de unos cuarenta años con barba pelirroja, que vive con su madre, achacosa y muy mayor que reparte su tiempo entre el sofá y la cama. Lo vemos salir a correr con una mochila y volver sudado. Poco después los chicos ingleses que han ido al frente, vuelven a casa. Stephen trata de hacer amistad con uno de los retornados. Nuestro protagonista dice haber pertenecido a las fuerzas armadas, lo que luego se demuestra ser falso, lo que le acarrea una paliza por mentiroso, a manos de su pupilo y un tío de este. La violencia en esas escenas es explícita, ensañándose con el bromista, que al regresar a su casa y tras coger unas armas de un contenedor que hace las veces de refugio, despacha a su madre al otro barrio y se pone en marcha, armado hasta los dientes.

¿A qué la cosa promete?. Ya os contaré más cosas del segundo episodio.

Segundo capítulo

La narración no sigue una proyección temporal continua y en este episodio vemos qué sucedió con el hombre que solicita los servicios de Stephen para que le arregle la chimenea, vemos como este le pone los cuernos a su mujer y también cómo ésta y sus dos hijos mueren quemados al ser su vehículo objeto de los disparos de Stephen y desgraciadamente incendiarse. Los muertos van en aumento y suman ya más de diez, entre ellos la mujer de su pupilo (a quien se la tenía jurada), así como a la hija de la pareja con la que convive la mujer que ayuda a Stephen a cuidar a su madre. Poco asoma el rostro en este episodio Stephen, y cuando lo hace es matando a alguien.
Lo que sí vemos es como el pánico se apodera de los habitantes de Southcliffe, ciudad costera del Noreste de Reino Unido, y cómo los sobrevivientes, se desgarran de dolor ante algo que es duro y difícil de entender.
Para aportar algo de luz un periodista, David, es enviado sobre el terreno, alguien que conoce el suelo que pisa, ya que él nació allí.
Hasta el momento nada sabemos sobre la vida de Stephen, nada de su pasado, aunque podemos intuir bien su futuro a medida que la policía lo va cercando, ni porque mata indiscriminadamente a cuanto bicho viviente se cruza en su camino.

Tercer capítulo

Comienza como el resto, con el parte metereológico marino. En este capítulo a Stephen no lo vemos, más que una ocasión, antes de perpretar un asesinato. David, sigue indagando, tratando de que alguien se decide a hablar y le cuente algo de Stephen. Lo único que sabremos es que de niños, se reían de Stephen y ahora a pesar de haber despachado a 15 parroquianos, heridos a parte, la comunidad cierra filas y no dice ni esta boca es mía, lo cual pone a David en el disparadero, ya que a su padre le acusaron injustamente de un accidente en la central y de aquello David todavía no se ha recuperado, de tal manera que los acontecimientos luctuosos sucedidos los ve como algo razonable, dado que esa comunidad está llena de zoquetes y garrulos. El resto de los sobreviviente siguen sufriendo, digiriendo como buenamente pueden la pérdida de una hija, de una mujer, de unos hijos.

Cuarto capítulo y último de la primera temporada de Southclliffe
Southcliffe no es la típica serie donde seguimos la vida y milagros de un asesino en serie y la esforzada labor de unos policías que tratan de apresarlo. Lo valioso de esta serie es que nos ofrece aquello que casi nunca vemos en la vida real, aún menos en una pantalla de televisión, a saber, esa trastienda del dolor, lo que les pasa a esas personas desgarradas por el dolor, por la pérdida de un ser querido, que tienen que seguir tirando para adelante, sin fuerzas, muy a su pesar, rumiando su pena, su dolor, asumiendo sus derrotas, fracasos, arrostrando su pasado como el en caso de David, que sólo logra la paz cuando se reconcilia con el niño que fue, porque todos se sienten culpables, son víctimas pero al mismo tiempo saben que en algo ayudaron a que a Stephhen se le cruzara el cable. En ese mapa de dolor que despliega ante nosotros Southcliffe es donde esta serie coge vuelo y gana muchos enteros.
El problema es ver esta serie y pretender que sea como CSI o True Detective. No, Southcliffe está en las antipodas. Aquí no hay aderezo que valga, todo es real, verosimil, crudo, duro, frío, aspero, un dolor que corta como navaja de albacete, así las personas lloran, sufren, se desgarran, se frustran, se muestran impotentes, se suicidan.

Echarle un ojo, que vale la pena, por cuanto tiene de original, singular, sincero y emocionante. Las interpretaciones son todas a cual mejor.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

The seasoning house (Payl Hyett 2012)

Sin comentarios!

The seasoning house
Director: Paul Hyett
Guión: Paul Hyett, Conal Palmer
Elenco: Rosie Day (Angel) Kevin Howarth (Viktor) Sean Pertwee (Goran)
País: Reino Unido
Año: 2012
Duración: 95 minutos
Música: Paul E. Francis
Casting: Manuel Puro
Fotografía: Adam Etherington

Lo que más me sorprende, para mal, de una película como esta, es que la situación que vemos en la película, que es una ficción, pero al mismo tiempo es real, la hayamos asimilado de tal manera, que la podamos ver en una pantalla y no nos indigestamos viéndola, sino que nos quedemos pegados a la pantalla hasta que la misma acaba, entre atontados, hipnotizados y asqueados.

La historia se sitúa en los Balcanes, durante la guerra que tuvo lugar allí en los 90. Unos milicianos campan a sus anchas pegando tiros a diestro y siniestro, con total impunidad, violando mujeres y llevándose presas a otras tantas adolescentes o niñas, con idea de someterlas luego en prostíbulos, bajo un régimen esclavista.

A los golpes, puñetazos, patadas y cuantas otras vejaciones osemos imaginar que reciben de los hombres (más bien bestias), que allí acuden a saciar su apetito sexual con niñas, hay que sumar la sordidez, suciedad podredumbre del ambiente, y las drogas que les inyectan para que de esta manera sean más sumisas, complacientes y finalmente dependientes, entrando en un bucle del que saldrán con los pies por delante, para ser luego alojadas a las afueras del prostíbulo en un montículo, propio de un campo de concentración nazi.

Una de estas adolescentes, sordomuda, de nombre Angel, es el ojito derecho del dueño del lupanar, y esto la libera del trato carnal, realizando otras muchas tareas, como pinchar a las otras niñas y maquillarlas, para que estén presentables. Acomodada en su situación, todo cambia, cuando Angel entabla amistad con una de estas esclavas sexuales, que conoce el lenguaje de signos. Angel echa entonces la vista atrás, dinamita el muro de hormigón donde estaban sepultados sus recuerdos, y decide entonces tomar cartas en el asunto y hacer frente a los agresores: un puñado de
milicianos.

Lo que venía siendo un drama dantesco, una bajada y estancia en los infiernos, torna en algo más gore, donde prima la acción, donde chorrea la sangre y la adrenalina al mismo compás y así hasta el final de la cinta que no desvelo, porque es de traca y que me recuerda mucho a otro peliculón, Eden Lake.

Rosie Day (Angel) se come con patatas al resto del elenco. Una acertada mezcla de drama humano y violencia desmedida. Sorprendente, cuanto menos.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Metro Manila (Sean Ellis 2013)

1 Comentario

Metro Manila

Dirección: Sean Ellis
Guión. Sean Ellis
Intérpretes: Jake Macapagal, John Arcilla, Althea Vega, Miles Canapi, Ana
Abad-Santos, Moises Magisa, JM Rodriguez, Erin Panlilio
Género: Drama/Denuncia social
Casting: Raymond Alzona
País: Reino Unido
Año: 2013
Duración: 105 minutos
Música: Robin Foster


Metro Manila
es una película británica rodada en Filipinas, en lengua tagalo, que nos muestra con todo el dramatismo que podemos encajar, la peripecia existencial que sufre una familia que vive en el norte del país Filipino, la cual subsiste cultivando arroz y que viendo cómo con esas tareas agrícolas no pueden sobrevivir deciden probar una vida mejor en la capital, trasladándose a Manila.

El contraste entre la vida rural y la vida en una urbe caótica, de 11 millones de personas que viven hacinadas, ruidosa, fea, supone un shock. La vida en el campo no les resultaba fácil, al contrario, de ahí su marcha, pero en la ciudad, no tardarán en comprobar la degradación humana en todas sus vertientes: prostitución, delincuencia, drogas,
contaminación, estafas, robos, etcétera.

La familia llega a la capital con lo justo, un hatillo con un par de ropas y dos niñas, una casi recién nacida y la otra con dolor de muelas. Un alma caritativa les ofrece a su llegada un inmueble donde cobijarse a bajo precio. No tardan en comprobar que les han engañado, ya que se trata de una vivienda social y les obligan a irse a otra parte, viéndose dormir los cuatro en la calle, con los bordillos como almohadas.

Queda muy bien definida lo fina que es la línea que separa la pobreza de la indigencia, cuando no tenemos recursos ni apoyo de ninguna clase.
Afortunadamente, Óscar, el padre de familia logra un trabajo como conductor de un furgón blindado y la mujer hace lo propio en un lupanar, en donde no mantendrá trato carnal con los clientes, reducido su trabajo a animar a la clientela a consumir alcohol. A pesar de todo, la mujer siente como todo aquello la degrada y envilece, a ojos vista de sus hijas que la acompañan al trabajo, pues no tiene otro sitio, ni con quien dejarlas. Digo yo, que la mala suerte es como una bola de nieve, que se retroalimenta y ceba en la tragedia.

No abundo más en el contenido de la película para no destriparla y paso ahora a remarcar sus cualidades fílmicas. La historia tiene ritmo, una fotografía luminosa y detallista, una labor actoral notable y combina con acierto el drama humano, sin cebarse en exceso (podría haber resultado otro Biutiful, pero no lo es), con otros elementos que permiten sacar a la luz y dejar en negro sobre blanco que “el hombre es un lobo para el hombre“.

En esa jungla urbana, todos quieren sobrevivir, a cualquier precio, y ante situaciones desesperadas, los hombres y mujeres son capaces de hacer cualquier cosa. Esta desesperación surge de no tener un trabajo, de no tener nada con lo que comprar medicinas o dar de comer a sus hijos, lo que permite que almas nada desinteresadas, valiéndose de la situación desesperada de los otros les obliguen a hacer cosas que de otra manera no harían, de tal manera que éstos acaban degradándose, perdiendo su dignidad, esa que es única e intransferible y que es lo que nos hace humanos. Ellas acaban en la prostitución, incluso llegando como vemos en otros países asiáticos a prostituir a sus hijas sin cumplir los diez años, y ellos, como nuestro protagonista dispuesto a todo, para que su familia tenga una oportunidad.

De una manera muy sutil la denuncia social es explícita. No hay aquí banqueros, ni preferentes, ni la mano invisible del mercado, ni nada similar. Aquí el malo de la película, el enemigo real, de carne y hueso, es la mujer que regenta el prostíbulo, el compañero de trabajo que quiere corromperte, el médico que se cobra los servicios en especie, la esposa perfecta corroída por la avaricia, los jóvenes que te roban a plena luz del día, aquel que te ofrece un piso en alquiler creyendo que te hace un favor y que resulta que te está estafando, y un entorno hostil, sórdido, una urbe corrompida desde los cimientos hasta la aguja de los rascacielos,
etc.

Metro Manila es una película potente, cruda, descarnada a la vez que tierna y hermosa, mostrándonos un dramón con una historia de amor de trasfondo, que la hace si cabe más hermosa, ya que a pesar de todo la pareja busca en el amor entre ellos y hacia sus hijos la energía necesaria para no tirar la toalla, para seguir peleando, aunque sea a la contra, con el aliento de Dios y su fe en el mismo, animándolos a luchar, a perseverar, a seguir confiando en el ser humano, en el otro, porque es lo único que puede salvar/hundir a otro ser humano.

Si podéis verla, hacerlo. Vale la pena y luego me lo contaís.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Upstream color (Shane Carruth 2013)

Sin comentarios!

Upstream color cartel película

Película: Upstream color. Dirección y guion: Shane Carruth. País: USA. Año: 2013. Duración: 96 min. Género: Drama, ciencia-ficción. Interpretación: Amy Seimetz (Kris), Shane Carruth (Jeff), Andrew Sensenig (el Sampleador), Thiago Martins (ladrón), Kathy Carruth (Madre orquídeas), Meredith Burke (Hija orquídeas), Andreon Watson (Peter), Ashton Miramontes (Lucas). Producción: Shane Carruth, Casey Gooden y Ben LeClair. Música: Shane Carruth. Fotografía: Shane Carruth. Montaje: Shane Carruth y David Lowery. Dirección artística: Darrah Dean Gooden.

Shane Carruth dirigió Primer. Ahora vuelve con Upstream Color. Si la otra era rara, ésta lo es elevada a la enésima potencia. Shane además de dirigirla se encarga del guión de la fotografía, montaje y producción, además de ser también el protagonista.

¿De qué va Uspstream color?. Ni idea
. Así que hablamos de algo atmosférico, conceptual, sensorial, un cine que no se aprehende desde un relato fílmico. Ese tipo de cosas que decimos cuando no nos hemos enterado de nada de lo que hemos visto y no porque no haya estado atento, sino porque Shane Carruth no quiere ponérnoslo nada fácil, más bien al contrario. Lo único que tengo más o menos claro es que un fulano coge gusanos y les mete sustancias y luego se las ingenia para que esos gusanos acaben en el organismo de sus víctimas, las cuales acaban perdiendo la voluntad, siendo sometidas sin reticencias por El Señor los gusanos, que los somete y luego los desvalija. Esto lo hace con una mujer, la cual sobrevive de milagro, pero que se queda más para allá que para aquí. Luego ella conoce a un chico en el metro, que parece haber vivido una experiencia similar y entonces todo resulta muy onírico, al tiempo que vemos como un señor que tiene una granja con cerdos, se convierte en algo parecido a Dios, creador de una religión porcina, a la que la chica debe poner fin si quiere sobrevivir.

El libro, Walden de Henry David Thoreau tiene una presencia importante, porque la chica en su encierro forzado se ve obligada a transcibirlo, de tal manera que luego se lo sabe de memoria.

Me maravilla que una película de estas características, toda una rareza, salga adelante y pueda estrenarse en un cine y reciba el visto bueno de la crítica, y yo ahora la esté comentando.

No sé si me ha gustado porque a duras penas podemos críticar aquello que no entendemos, diré que es una experiencia fílmica que me ha resultado desconcertante, que ha generado altas dosis de desasosiego en mi persona, resultando muy hipnótica, al ritmo de la música que suena: no digo más.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Stockholm (Rodrigo Sorogoyen 2013)

Sin comentarios!

Stockholm cartel película
Película: Stockholm. Dirección: Rodrigo Sorogoyen. País: España. Año: 2013. Duración: 90 min. Género: Drama, romance. Interpretación: Javier Pereira, Aura Garrido. Guion: Isabel Peña y Rodrigo Sorogoyen. Producción ejecutiva: Borja Soler, Pedro Martín-Calero, Alberto del Campo y Rodrigo Sorogoyen. Fotografía: Alejandro de Pablo. Montaje: Alberto del Campo. Dirección artística: Juantxo Divasson. Vestuario: Lorena Puerto. Distribuidora: Festival Films

Que Stockholm se rodara en apenas dos semanas es anecdótico. Que casi todo el peso de la cinta resida en dos protagonistas también. Stockholm se construye y deconstruye en apenas 90 minutos. Al principio pisamos un camino muy trillado, a saber, el del chico que corteja a la chica a la salida de una fiesta en un piso, la cual se resiste en un principio, con el ánimo de llevársela a la cama. El chico se aplica y la chica también, en su reticencia y hasta ahí me resulta todo muy cargante. Él un tipo guay y ella un sí pero no. Todo muy convencional.

Luego, todo cambia, y comienza la deconstrucción. Él se quita la careta, ella también. Ahora estamos en el interior de una casa, no en la calle. Ahora ya no es de noche, sino de día, y todo es luminoso, y las sonrisas ahora son muecas, y sí él no la dejaba escapar, ahora es él quien no puede salir. Ahí la película sí me interesa, bastante, a medida que el film se pone la piel de thriller psicológico, donde no falta el tiro de gracia final.

No descubro nada diciendo que Javier Pereira y Aura Garrido son dos actores jóvenes muy buenos y solventes. Rodrigo Sorogoyen ha conseguido una película impactante, desasosegante, singular, que ofrece una cosa y luego todo lo contrario, casi nada.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Vigilo el camino (Pablo Aragües 2013)

Sin comentarios!

Vigilo el camino Pablo Aragües

Director: Pablo Aragüés Intérpretes: William Miller, Irene Ferrándiz, David Sancho País: España Año: 2013. Género: Thriller sexual Duración: 80 min. Color o en B/N: Color Guión: Pablo Aragüés Fotografía: Álex Sierra.

Una pareja de treintañeros pierden al hijo que ella llevaba en el vientre y ahí andan rumiendo sus tristeza cuando surge de la nada una rubia, que en un visto y no visto, logra meterse bajo las sábanas para acabar compartiendo chico. Hay sexo, sí. No es explícito, de hecho hay mucho beso, lametón y frotamiento, pero nada más. Hay sensualidad, no pornografía. Eso me gusta. El chico que tras el aborto de su chica lleva dos meses sin copular, ve aquello como una bendición, y cuando pierde el trabajo y su nueva amiga les invita a pasar unos días en un paraje, donde no vive nadie más que los miembros de la comuna, y donde se encuentran incomunicados, los dos aceptan encantados la oferta. Además, el chico no da crédito al comprobar cómo las mujeres jóvenes que allí viven se dedican cuando declina el sol a practicar el sexo, sin miramientos.

Para salir de ese bucle sexual, se añade el elemento sectario, con las peroratas del iluminado (William Miller), y su camino, al mando de la comuna, un iluminado escuchimizado y greñudo que se vale de las desgracias ajenas, para decirles lo que estos quieren oír, comiéndoles el tarro, hasta lavarles el cerebro. Ahí el guión es un poco flojo, porque no resulta muy creíble que una chica centrada como nuestra protagonista se crea las majaderías del iluminado, pero parece que sucede más a menudo de lo que pensamos.

De cara al final aquello adopta un tono más gore y macarra, tipo La matanza de texas, y el último cuarto de hora resulta trepidante. Es un acierto que la película no llegue a los 80 minutos, pues le da mayor contundencia y solidez a la propuesta, que combina con acierto lo erótico, lo religioso, el thriller y lo gore. El director y guionista, Pablo Aragües, tiene 30 años, es aragonés y nos dará grandes alegrías, y si no al tiempo. La actriz Irene Ferrándiz es otro hallazgo.

Si queréis ver algo excitante, echarle un ojo.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Canibal (Manuel Martín Cuenca 2013)

Sin comentarios!

Canibalñ
strong>Película: Caníbal. Dirección: Manuel Martín Cuenca. País: España. Año: 2013. Duración: 117 min. Género: Thriller, drama. Interpretación: Antonio de la Torre (Carlos), Olimpia Melinte (Nina), Alfonsa Rosso. Guion: Manuel Martín Cuenca y Alejandro Hernández; libremente inspirado en la novela “Caríbal”, de Humberto Arenal. Producción: Manuel Martín Cuenca, Fernando Bovaira, Simón de Santiago y Alejandro Hernández Díaz. Fotografía: Pau Esteve Birba. Montaje: Ángel Hernández Zoido. Dirección artística: Isabel Viñuales. Vestuario: Pedro Moreno.

He visto La mitad de Óscar de Manuel Martín Cuenca así que sabía lo que me esperaba. De nuevo planos largos, bien encuadrados, que parecen cuadros, con una fotografía maravillosa, escasos diálogos y ausencia de música.

Respecto a la historia, ésta es mínima. El protagonista es Carlos, de oficio sastre, quien mata mujeres y luego se las come.

La película no es un tratado sobre el canibalismo, dado que es lo menos relevante de la película, pero queda bien para hacer un cartel relumbrante y ofrecer algo diferente. No esperen encontrar algo gore, porque no hay ninguna escena explícita.

Dos horas es demasiado tiempo para una historia que avanza a paso de burra, y con muy poca sustancia narrativa. ¿qué nos quiere contar el director?. Carlos, vive solo, ama la soledad, no tiene familia, ni amigos, ama su trabajo, rehuye el contacto de otra piel, mata y se come a sus víctimas. ¿por qué hace esto?. No sabemos si sufrió de pequeño, cómo ha sido su niñez o adolescencia, qué siente al comer carne humana, si tiene alguna clase de remordimiento. Esto puesto en imágenes, obliga al protagonista el actor Antonio de la Torre a poner cara de palo, afianzar un aire circunspecto, y arrojar alguna lágrima postrera. ¿suficiente para llevarse un Goya?. Posiblemente.

Como contrapeso a la figura de Carlos, en escena surge Nina, quien trata de volverlo humano, de despojarlo de su máscara de monstruo. ¿Lo conseguirá?. Para eso hay que ver la película.

Los paisajes nevados de Sierra Nevada son espectaculares. La película no me ha gustado, no por su quietud o lentitud, sino porque hay muy poco que contar, y el protagonista es tan plano que no engancha ni para bien ni para mal.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Presentimientos (Santiago Tabernero 2013)

Sin comentarios!

Presentimientos
Película: Presentimientos. Dirección: Santiago Tabernero. País: España. Año: 2013. Duración: 106 min. Género: Thriller, romance. Interpretación: Marta Etura (Julia), Eduardo Noriega (Félix), Alfonso Bassave (Marcus), Gloria Muñoz (Luisa), Irene Escolar (Sandra), Jack Taylor (Abel), Pepa Charro (Hortensia), Silvia Tortosa (Sasha). Guion: Santiago Tabernero y Eduardo Noriega; basado en la novela de Clara Sánchez. Producción ejecutiva: Mariela Besuievsky y Javier López Blanco. Música: Joan Valent. Canciones: Russian Red. Fotografía: Pablo Rosso. Montaje: Cristina “Mapa” Pastor. Dirección artística: Laia Colet. Vestuario: Elena de Lorenzo.

Siendo yo riojano, me ha hecho gracia saber que el prota, Félix (Eduardo Noriega) es de Logroño. Una coña de Santiago Tabernero, director y guionista de la película, el cual también es riojano.

La historia que vemos es retorcida, un puzzle con piezas que van encajando poco a poco.

No sabía yo que el cine de Kubrick servía para llevarte a una chica a la cama. Seguro que si no tuviera el careto de Félix, no pasaría la cosa de un hola, qué tal, nos vemos que tengo prisa…

Es jodido tener niños pequeños, cuando son bebés y lloran todo el tiempo y se cagan a cada rato y hay que darles el eriplast y se caen de la cama o de la trona mientras fríes las croquetas y se despiertan cuando tú consigues conciliar el sueño y el sexo es entonces una palabra válida en un pasatiempo, eso que les pasa a los demás y ….bueno, dejémonos de dramas.

Un matrimonio en horas bajas, el formado por Álex y Julia se van con su chapulín de vacaciones, a la costa. A Santa Pola en concreto. Allí, todas las urbanizaciones son clónicas en su fealdad. En un apartamento se alojan los tres y según llegan ya comienzan los reproches con los lloros del bebé, como banda sonora de una historia de amor que hace aguas.

El bebe se caga y faltan pañales. Así que Julia va al coche y …

Si hablo del argumento de la película la destripo así que paso a comentar que Marta Etura, como siempre, está soberbia en su papel. Que tiene la sonrisa más bonita del cine español y un cuerpo que ya lo quisiera yo para mí a sus 35 tacos, si fuera mujer, que esta guipuzcoana lo mismo te hace un dramón, como una comedia, o un thriller psicológico como el presente, que puede ser recatada o una amazona sexual galopando sin mirar atrás. El que no me convence es Eduardo Noriega, no me lo creo. Hizo Tesis, y todo lo que ha venido después ha sido mucho peor.

Respecto a la historia está bien ver como se va desenvolviendo la madeja, a fin de que no todo sea previsible, reservándose el director unos golpes de efecto que te impiden echar una cabezadita, un trago a la bota de vino, o sacarte el bocata de chorizo en el cine, porque te pierdes un par de fotogramas y ya la has liado porque tienes que preguntar a tu pareja y surgen las miradas de reprobación de otros espectadores cinéfilos y ….

Una vez vista, apenas me ha llegado, su impacto ha sido muy leve, casi imperceptible, y me he dado prisa en escribir estas líneas porque en una semana a duras penas la recordaré, pues todo queda muy en la superficie, con pocos matices, buscando imitar más al cine americano que el esculpir una obra patria, a pesar de que Santiago Tabernero de hacer (buenos) guiones sabe un rato, pero en esta ocasión, salvo alguna cosilla que si resulta graciosa, el resto se me antoja muy trillado. O también puede ser que después de tantos años uno esperaba mucho más del nuevo trabajo de Santiago. Ya saben, todo es cuestión de expectativas.

Elegir Santa Pola como ciudad de vacaciones no deja de ser todo un acierto, pues como marco funciona, ya que resulta asfixiante, como una pesadilla. De hecho creo que estas vacaciones, me iré al Norte, a Asturias. Si llueve me joderé, pero tendré la belleza verde y húmeda de mi parte, y eso amigos, a una determinada edad, cuenta mucho.

Ciertas frases lapidarias, como las que le suelta el nonagenario a Felix en el hospital, le quieren dar cierto aliento épico, romántico, que solo logran empañar los escasos méritos de la cinta.

En fin, que cuando salga en videoclub echarle un ojo, aunque yo la vi en los cines moderno de Logroño el miércoles y pagué sólo 3.5 Euros, así que por ese precio, hacer lo que os plazca, pero no creo que el dinero sea determinante, en estos momentos.
De todos modos, entre ver un bodrio americano y uno español (este está varios puntos por encima de bodrio, en la categoría de interesante, opto por el español. ¿Patriotismo o sentido común?.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

La herida (Fernando Franco 2013)

Sin comentarios!

La herida

Película: La herida. Dirección: Fernando Franco. País: España. Año: 2013. Duración: 95 min. Género: Drama. Interpretación: Marian Álvarez (Ana), Manolo Solo (Jaime), Luis Callejo (Carlos), Andrés Gertrudix (Álex), Rosana Pastor (madre de Ana), Ramón Barea (Martín), Ramón Agirre (padre de Ana). Guion: Fernando Franco y Enric Rufas. Producción: Koldo Zuazua, Roberto Burtragueño, Samuel Martínez, Mario Madueño, Manuel Calvo y Fernando Franco. Música: Ibon Rodríguez. Fotografía: Santiago Racaj. Montaje: David Pinillos. Dirección artística: Miguel Ángel Rebollo. Vestuario: Eva Arretxe

La herida, abierta, es la que tiene en su interior Ana una joven, con trabajo, con familia, que decide hacerse daño física y mentalmente. La película nos muestra de manera explícita el sufrimiento de Ana, de quien apenas sabemos nada. Tan pronto está bien como se siente mal, se ahoga, y entonces solo ve salida a través del sufrimiento, a saber, usando su epidermis como cenicero o pedernal donde afilar las cuchillas. Trabaja en una ambulancia haciendo traslados. A la gente que traslada les da esperanza y cariño. ¿Entonces qué falla?. La relación con su madre se basa en el mutismo. La hija se encierra en su cuarto y su madre que ha tirado la toalla, prefiero eso a cualquier confrontación. Su padre, separado de su madre, se casa por segunda vez, y en la boda ella le dice que es un hijo de puta ¿por qué lo es?. No lo sabemos. Todo son preguntas sin respuesta en esta película.

En el terreno amoroso, convertido en aguas movedizas, ella se arrastra por el cieno, habla mucho con su chico, Alex, o mejor, con su contestador automático, y al final se encuentra con él para constatar que Alex pasa muy mucho de tener como compañera de viaje a una suicida en potencia.

Ana sale de fiesta, pilla una toña, coquetea, pero no remata. ¿qué falla?. No lo sabemos.

La película busca continuamente, en cada plano, la cara de la actriz Marian Álvarez (Ana) y así la vemos sufrir, llorar, ahogarse, encerrarse en su mutismo en su furia.

Como espectadores nos conformamos con eso, con constatar que hay gente que lo pasa mal, como esta joven, a la que aparentemente todo lo va bien, pues tiene familia, y trabajo, es agraciada fisicamente, pero que a pesar de todo busca su autodestrucción con saña.

Lo mejor de la película es Marian Álvarez, una actriz brillante. Quien guste del nihilismo y la desesperanza (si bien el final es abierto) encontrará aquí aguas fértiles en las que sumergirse, el resto, puede verla como una rareza, una muestra más de ese cine de independiente (como Canibal o El muerto y ser feliz), que apenas, logra llevar gente a los cines.

La herida la vieron el año pasado 12.000 espectadores en los cines en toda España. Una insignificancia. Espero que si resulta agraciada en los Goya con algún cabezón, pueda recaudar algo más.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

La verdad oculta (Larysa Kondracki 2010)

Sin comentarios!

La verdad oculta poster movieDirector: Larysa Kondracki
Título original: The Whistleblower
Duración: 112 minutos
Género: Drama
Nacionalidad: Canadá
Año: 2010
Elenco: Rachel Weisz , Benedict Cumberbatch , Monica Bellucci , Vanessa Redgrave

Kathryn Bolkovac es una policía americana a quien se le presenta la ocasión de ganar un dinero extra, que le permitiría trasladar su domicilio cerca de donde vive su exmarido junto a sus dos hijas, dado que tras la separación su ex obtuvo la custodia.

Kathryn Bolkovac, se marcha entonces unos meses a Sarajevo, en misión de paz, dentro de una organización que subcontrata la ONU, como casco azul, junto a hombres y mujeres de otras nacionalidades. Los que allí llegan no se enteran de nada, no saben distinguir a los bosnios de los croatas o de los serbios, no saben nada de sus luchas intestinas ancestrales y ven aquello como unas vacaciones pagadas, donde hacer turismo (sexual para muchos de ellos) y llenarse los bolsillos.

Llegan allí estas tropas pacificadoras al poco de acabar la guerra, con las heridas abiertas entre la población, con los cadáveres recién enterrados y todavía calientes, en una situación que no es otra cosa que un polvorín.

A las fuerzas de paz allí destinadas, lejos de martirizarse con tal aciaga situación, no se les ocurre nada mejor que aprovechar el viento de cara y dejarse corromper en todos sus aspectos, bebiendo, follando. A Dios gracias que documentarán gráficamente sus tropelías sexuales, lo cual les estallará luego en la cara.

Kathryn Bolkovac descubre que muchos de estos agentes de la ley están conchavados con los corruptos policías locales, que a cambio de sobornos, hacen la vista gorda ante el tráfico sexual de jóvenes que son engañadas con promesas de trabajo, para una vez desprovistas de sus pasaportes, convertirse en esclavas sexuales, confiadas en las traseras de bares, donde moran hacinadas, en un estado deplorable, o encadenadas, como si fueran bestias inmundas, siendo la humillación, las torturas y vejaciones, la falta de cualquier esperanza, su pan de cada día, viviendo en un estado de pánico y miedo que las deja paralizadas.

Kathryn Bolkovac, ve todo aquello y decide tomar partido. Algo anómalo, porque la situación es evidente y conocida por casi todos, pero nadie quiere mover un dedo para evitarlo. La ONU no quiere tener líos con las autoridades locales, los agentes no hacen nada porque están en el ajo, etc….

El arrojo y la determinación de Kathryn Bolkovac le permitirá hacer público todo aquello. Esto le supondrá la rescisión de su contrato con la ONU, pero al menos se irá con la conciencia tranquila. Los implicados que tiene inmunidad vuelven a sus países sin ser juzgados, yéndose de rositas, después de haber participado en ese tráfico sexual. La empresa concesionaria, tras este escándalo siguió contando con el apoyo de las autoridades americanas en otras reconstrucciones de países, previamente arrasadas por ellos mismos, como Irak, así que las cosas rara vez cambian.

En resumen, La verdad oculta, explicita, con buen pulso, lo peor de la naturaleza humana, su estado de corrupción en todos los niveles.
Además todo lo que vemos son eslabones de una misma cadena: en un bar, unos malnacidos se acuestan con una joven (obligada a prostituirse para pagar deudas la mayoría de las veces impagables) porque tiempo atrás, sus propios familiares (padres, tíos, cuñados…) las enviaron engañadas, a trabajar (legalmente les dijeron), con las mafias locales, a cambio de un dinerillo, que obtenían sus familias.

Perder la dignidad humana, disponer así de otras vidas, por tener a cambio una televisión de plasma, un equipo de música, un vestido de marca, es triste, muy triste, pero eso somos. Ni más ni menos.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg