Archivos de diciembre, 2017

Abracadabra (Pablo Berger)


Título original Abracadabra
Año 2017
Duración 88 min.
País España
Dirección Pablo Berger
Guion Pablo Berger
Música Alfonso de Vilallonga
Fotografía Kiko de la Rica
Reparto Maribel Verdú, Antonio de la Torre, José Mota, Josep Maria Pou, Quim Gutiérrez, Priscilla Delgado, Saturnino García, Ramón Barea, Javivi, Julián Villagrán, Rocío Calvo, Javier Antón, Janfri Topera, Fabia Castro, Bea de la Cruz

Demostró Pablo Berger su talento con su estupenda Blancanieves y ahora con Abracadabra nos brinda otra película tan estupenda como sorprendente que cogerá a muchos con el pie cambiado y no serán capaces de entender o descifrar el mundo que atesora Pablo, de ahí que no valoren lo singular de la propuesta y lo arriesgado de mezclar humor y drama en un guion que rehuye cualquier etiqueta, sirviéndose de actores y actrices que brillan a gran nivel como Maribel Verdú, Antonio de la Torre o Julián Villagrán, mediante continuos homenajes o parodias de otras películas que hemos visto como REC o como Dirty Dancing, donde la pantalla del cine es, o debe ser, territorio donde se enseñoree la imaginación y el talento y vemos que Pablo, que dirige y guioniza este Abacadabra, va sobrado de ambos, y la película resulta hipnótica, y a poco nos sacará unas cuantas carcajadas, y sobre todo disfrutaremos de una propuesta original, singular, alucinada y alucinante, con un nohappyend final que casa muy bien con todo lo anterior.
Felicitar a Pablo, desde este rincón de la blogosfera, por esta película y por su manera de entender y ofrecernos su cine, más allá de que sea comprendido o no por la masa.

Ferdinand (Carlos Saldanha)


Título original Ferdinand
Año 2017
Duración 106 min.
País Estados Unidos
Dirección Carlos Saldanha
Guion Robert L. Baird, Tim Federle, Brad Copeland (Historia: Ron Burch, David Kidd, Don Rhymer. Cuento: Munro Leaf)
Música John Powell
Fotografía Animation, Renato Falcão

Los niños seguirán queriendo ser de mayores futbolistas o astronautas, pero creo que a pocos les quedarán ganas de ser toreros después de ver esta película y no porque la película arremeta y se ensañe con los matadores de toros, sino más bien por el posicionamiento o claro alegato antitaurino encarnado en la piel de Ferdinand, un entrañable novillo que se sale de la manada y prefiere oler las flores a pisarlas, una suerte de toro que va contracorriente para quien la fama no pasa por salir a una plaza a ser ejecutado, como su padre y como tantos otros toros, cuyos cuernos verá colgados en la pared del cortijo donde los crían hasta que les llega su hora.

Ferdinand logra huir de la finca cuando es joven y ve que hay otra vida, que poco tiene que ver con el destino que los humanos asignan a los toros de lidia, aquello de que solo existen para ser sacrificados en una plaza ante un público ávido de sacrificio animal, tal que de no existir la tauromaquia no tendría su existencia ningún sentido. Lo mismo podríamos decir de muchas otras especies animales, a las que nadie o incordia e incluso de algunos humanos, pero ahí estamos todos juntos, haciendo cada uno lo que podemos, más allá de que las vidas de cada cual, examinadas o no, tengan algún sentido, sin que ello implique que nos deban ser arrebatadas por un fulano con traje de luces.

La película divierte y entretiene a partes iguales, y es sensible y tierna y no hace falta mucho para convertirte en un mar de lágrimas ante un final épico, que nos puede recordar a aquel joven desarmado que se enfrentaba a los tanques en Tiananmen ofreciendo su piel como arma.

Cantábrico (Joaquín Gutiérrez Acha)


Título original: Cantábrico (Los dominios del oso pardo)
Año: 2017
Duración: 101 min.
País: España España
Dirección: Joaquín Gutiérrez Acha
Guion: Joaquín Gutiérrez Acha
Música: Pablo Martín Caminero
Fotografía: Joaquín Gutiérrez Acha

Había visto con agrado el anterior documental de Joaquín Gutiérrez Acha, Gualdalquivir. Ahora Joaquín dirige y guioniza este documental que como su nombre indica nos lleva al norte de España, a la cordillera cantábrica, donde se junta el mar y la montaña y gracias a imágenes de una belleza arrebatadora podemos ver entre otras muchas el mundo casi microscópico de las hormigas, los jugueteos de los oseznos con sus madres, la épica fluvial de los salmones, el alumbramiento de las víboras, y toda gama de colores y tonalidades que ofrecen los bosques comprendidos entre otros en los parques naturales de Somiedo, Redes, Picos de Europa, Montaña palentina…

Vi el documental después de comer, arrebujado al calorcito de una manta de Ezcaray, con la persiana a media asta y no perdí ripia, gracias a imágenes, naturalmente, espléndidas, ante la contemplación de una naturaleza inmaculada donde el hombre no pareciera haber puesto las zarpas. Un documental que depara efectos balsámicos y te sustrae durante una hora y media del frenesí virtual que nos asedia.

El rey tuerto (Marc Crehuet)


Dirección: Marc Crehuet
Guión: Marc Crehuet
Año: 2016
Duración: 87 minutos
País: España

En El Gorgias de Platón se reflexiona acerca de si es peor soportar una injusticia o cometerla. Sócrates creía firmemente en lo primero. Tanto que le costó la muerte que aceptó sin objeciones. Y en este diálogo platónico pensaba cuando veía esta original, hilarante y muy negra comedia de Marc Crehuet, pues se encuentran sin pretenderlo en una misma mesa dos parejas, donde ellos se conocen, aunque no lo sepan, dado que uno, David, trabaja como antidisturbios y recientemente ha reventado el ojo a un manifestante, y el otro, Ignasi, es ese manifestante que ha perdido un ojo que tapa con esparadrapo y que deviene amedrentado. A la media hora ya están las cartas sobre la mesa y el agredido decide irse con su mujer pues no puede soportar la presencia y las maneras de su agresor, que parece estar muy a sus anchas con su proceder, pues según parece es de los que prefieren cometer una injusticia (aunque sea en el marco laboral) a soportarla. Por medio se recoge el discurso de la crisis allá por 2008, cuando los políticos decían que la ciudadanía había vivido por encima de sus posibilidades. Lo decían, no lo olvidemos, gente como Blesa o Rato y otros políticos que vivían a cuerpo de rey y que no se caracterizaron precisamente por su austeridad, ni su ejemplaridad.
La película adopta un tono teatral, siempre rodada en interiores. Cuando la pareja abandona la cena a la media hora de la proyección me preguntaba por dónde irían los tiros. Ahí viene lo bueno, porque la pareja agraviada aprovechando que a David le ha abandonado Lidia, su mujer, harta ya de sus arrebatos de cólera y de su nulo arrepentimiento, ve en este desaguisado sentimental la oportunidad de vengar la ofensa, meterse en la cabeza de David y trastornarlo y para ello nada mejor que abrirle los ojos, hacerle ver el engaño en el que vive, extiparle las ideas que han solidificado ya en su cerebro, llevándose a cabo un giro sorprendente y disparatado.
La película se sostiene gracias a unas interpretaciones muy buenas, en especial destacaría la de Alain Hernández, como David, a un guión inteligente que depara secuencias sorpresivas, donde se solapan y enmarañan la comedia y el drama, la crítica social y la violencia ciega, y momentos en los que a veces sí creo que se abunda en lo panfletario y que en una secuencia determinada me recuerda al episodio piloto que rodó Koldo Serra, Distopía, cuando acontece el secuestro y las soflamas que se vierten son muy parecidas. Ahí es interesante lo que dice Lidia, haciendo autocrítica, aunque siempre es interesante ponderar las cosas y no meter todo en el mismo saco de cara a justificarlo todo y escurrir así el bulto en una corrupción que se cree y muchos la quisieran generalizada.

El abrazo de la serpiente (Ciro Guerra)

Título original: El abrazo de la serpiente
Año: 2015
Duración: 125 min.
País: Colombia
Dirección: Ciro Guerra
Guion: Jacques Toulemonde, Ciro Guerra
Música Nascuy Linares
Fotografía: David Gallego (B&W)
Reparto:Nilbio Torres, Antonio Bolívar, Jan Bijvoet, Brionne Davis, Yauenkü Migue, Luigi Sciamanna, Nicolás Cancino

Prometeo arrebató el fuego a los dioses para dárselo a los humanos, como si éste se tratara de las semillas del árbol de la ciencia. En esta gran película de Ciro Guerra, un explorador occidental surcará el Amazonas registrando en su cuadernos todo cuanto vea, con la idea de acercar ese mundo ancestral amazónico al mundo occidental. En un poblado y tras ser agasajado por los lugareños, a la hora de irse cae en la cuenta de que le han birlado la brújula. El viajero (con la cara de Jan Bijvoet, un rostro que no he logrado olvidar después de verlo en la siniestra Borgman), se enfada, clama al cielo, no tanto por el robo, sino porque cree que si la brújula cae en sus manos, los lugareños se atontarán, perderán sus capacidades de orientación, tal que el progreso para ellos sería algo nefasto y el explorador los quiere mantener puros, incontaminados, anclados en su mundo ancestral. Siempre presente el tono paternal occiental, cuando se demuestra que los lugareños saben sobrevivir perfectamente y que los que les joden la existencia son los hombres blancos, siempre ávidos de dinero, arrasando con todo, sometiéndolos al monoteísmo. Los caucheros son buena metáfora de esto.
A pesar de que los lugareños amazónicos tienen cincuenta nombres para denominar el verde, la película está rodada en blanco y negro, lo cual dota a la película de una aura magnética, arrebatadora, subyugante, casi onírica, pues muchas imágenes parecen rodarse en ese terreno vaporoso, bisagra entre el sueño y la vigilia.
La película es un recorrido circular, donde vemos el deambular fluvial de dos exploradores en distintos momentos del tiempo, con el mismo nexo de unión, Karamakate un chamán solitario, el único superviviente de una aldea arrasada, que primero los dejará tirados y décadas después verá en la visita de otro explorador la posibilidad de redimirse de su error.
Viajeros curiosos, solitarios, yendo siempre al límite de su físico y de su mente, porque más allá de la extenuación física, de la enfermedad, aquello que ven los golpea, los transforma, pues viven momentos dramáticos como la llegada a una comunidad religiosa, donde la primera vez salen por patas y la segunda también, con una escena de sexo y canibalismo que nos recordará a El entenado Saeriano.
Lo que logra la película es ni más ni menos que epatar y embrujar -en mi caso- al espectador, siguiendo la travesía de estos tres hombres, el occidental, el lugareño y otro rescatado por el explorador de las garras de los caucheros que siente hacia este una especie de devocación, de deuda, que parece pagar gustosamente. Imágenes de belleza aterrodora en su final, imágenes incluso cósmicas, merced a la NASA, películas desconcertantes y necesarias, que cuestionan el proceder occidental y su capacidad casi siempre aniquiladora e irrespetuosa.

Estoy vivo

Todavía estoy digiriendo el final de la serie Estoy vivo, serie creada por Daniel Écija, que tuvo lugar ayer. Me alegro de que la serie quede abierta a una posible segunda temporada. Visto el final, la cosa promete. La serie ofrece cosas originales y logra aunar en un mismo espacio la intriga policial, el drama familiar y los elementos sobrenaturales. La intriga policial basada en perseguir al Carnicero, que va asesinando distintas mujeres y acaba matando a un policía, a Andrés Vargas, al que se le da la oportunidad de regresar a la tierra, pero bajo otro aspecto, con la identidad del agente Márquez y sin que pueda confesar su auténtica identidad. El drama familiar lo vive la mujer y las dos hijas del policía asesinado, una de las cuales, la mayor, Susana (Anna Castillo), se hará policía y compartirá coche patrulla con su padre con Márquez, sin saberlo. Hay otros elementos dramáticos como el alzheimer al que debe enfrentarse Arturo, el padre de Andrés que tras la muerte de este pasa a vivir con su cuñada o el paso de este por una residencia de personas mayores. Hay tensión sexual no resulta, o sí, entre Susana y David, el poli cachas que tiene buena acogida entre el cuerpo -o los cuerpos- de policía femeninos. Pero la gran baza de la serie, sin lugar a dudas es Javier Gutiérrez, que está inmenso. Él solito se come al resto de personajes de la serie. Hay muy buena química con Alejo Sauras, el enlace, su sobrino Yago. Su manera (la de Javier) de mirar a la cámara, de emocionarse, es sobrecogedora y su odisea para lograr recuperar a su mujer bajo otro aspecto, es un tour de force de aúpa. He notado que la serie en algunos episodios flaqueaba, y si en algunos momentos primaba la trama policial, la búsqueda del carnicero y primaban los elementos fantásticos, en otros se abusaba de los elementos dramáticos, familiares, y esto redundaba en el interés de lo visto.
A pesar de todo me ha parecido una serie muy meritoria, original, cuya singularidad habrá que ver cómo se desarrolla en una segunda temporada, sí la hubiera

Negociador (Borja Cobeaga)


Título: Negociador
Año:2014
Duración; 80 min.
País: España
Dirección: Borja Cobeaga
Guion: Borja Cobeaga
Música: Aránzazu Calleja
Fotografía: Jon D. Domínguez
Reparto: Ramón Barea, Josean Bengoetxea, Carlos Areces, Melina Matthews, Jons Pappila, María Cruickshank, Óscar Ladoire, Raúl Arévalo, Secun de la Rosa, Alejandro Tejería, Santi Ugalde, Gorka Aguinagalde, Nagore Aranburu

Sobre la negociación llevada a cabo entre ETA y el gobierno español en 2005, entre Josu Ternera y Eguiguren como interlocutores, sobre esos hechos reales, Borja Cobeaga dirige y guioniza esta ficción sobre lo que pudieron ser esos encuentros y lo hace desde el humor, con una puesta en escena fea, sin música, con encuadres donde parece que se desatiende a los personajes, porque precisamente ese tono de desenfado, de dejadez, de irrealidad que respira la película creo que es precisamente lo que quería transmitir, ese aire de andar por casa que tan bien transmite Ramón Barea (al igual que Carlos Areces que demuestra de nuevo que es capaz de meterse, y salir muy airoso, en cualquier papel), de quitarle hierro a la cosa, de rebajar los formalismos, de que el encuentro fuera político y no policial y se pudieran ir dando pasos, aunque al principio surgieran, ya de entrada, los escollos del lenguaje. Es muy graciosa la escena en la que la interprete debe traducir al ingles, Pueblo Vasco y Euskal Herria, pues según ello es lo mismo al traducirlo al inglés, Basque Country, si bien para cada uno de los negociadores, el origen del término, no es lo mismo, ni mucho menos. Esa carga de significados que la película maneja y con los que trabaja creo que no llegarán a todo el público, ni mucho menos, y aunque esté basada en hechos reales, la podemos entender como pura ficción donde el acento se pone en lo cotidiano, en la manera en que dos posiciones tan antagonistas, con pistolas de por medio, puede llegar a concurrir, en un alto el fuego.
Me parece una película valiente y arriesgada. Rosales hizo lo suyo, pero su película me resultó mucho más abtrusa que esta de Cobeaga.

Fortunata (Sergio Castellitto)

Titulo original: Fortunata
País: 2017
Guión: Margaret Mazzantini
Director: Sergio Castellitto
Elenco: Jasmine Trinca, Stefano Accorsi, Alessandro Borghi.

Hacía tiempo que no veía una película tan mala como esta de Sergio Castellitto y tiene delito porque el guión es de Mazzantini, que como escritora tiene un pase. El problema es que a Mazzantini pasar de lo literario a lo fílmico le lleva a estrellarse. El principal problema de la película -tiene muchos-, es que no es nada creíble, y esto parece un chiste cuando lo que se muestra es algo parecido a cine social, donde se da voz a los más desfavorecidos, con una nómina de personajes a cual más inverosímil. Mazzantini y Castellitto hacen un cine que visto resulta cansino, reiterativo y falso, con personajes de cartón, nada coherentes en su proceder, aunque quizá la idea de la película es esta, ya que todos los adultos tienen su taras y sus traumas y sus problemas y eso les faculta para hacer una cosa y la contraria, así Fortunata el día siguiente a ser violada por su ex puede enamorarse del psicoterapeuta que atiende a su hija, o este psicoterapeuta después de echar un par de polvos con Fortunata deshacerse de ella, a pesar de que debe tener un corazoncito de oro porque ha estado en África ayudando a los negritos. Todo son memeces, clichés y planteamientos como este, que en una novela y con algo más de desarrollo quizá sean más creíbles, pero en imágenes, la película es una sucesión de escenas mal hilvanadas y deudoras del cine de Ozpetek, cuando resultan corales y vocingleras, como en las escenas de las bodas, por ejemplo.

Jasmine Trinca (tengo pendiente la reseña de Miele, y no le pierdo la pista desde que la vi en La meglio gioventù. Por cierto, ¿qué ha sido de Lo Cascio?), como Fortunata, tiene un papel para lucirse, pero actuar es más que pegar gritos, hacer muecas y teñirse el pelo de rubia. A pesar de lo cual quizá sea lo único salvable entre tanto artificio. Accorsi hace uno de los peores películas de su carrera.

Chaika (Miguel Ángel Jiménez)


Título original Chaika
Año 2012
Duración 100 min.
País España
Dirección Miguel Ángel Jiménez
Guion Luis Moya, Miguel Ángel Jiménez
Música Pascal Gaigne
Fotografía Gorka Gómez Andreu
Reparto Salome Demuria, Gio Gabunia, Aytuar Issayev, Bolatbek Raimkulov, Zhaksbek Kurmanbekov, Bachi Lezhava, Ciala Gurgenidze, Salome Mikhelashvili
Puntuación: 7,2

La apodada como Chaika fue la primera mujer que pisó el espacio. Muestra de superación que les llevaría a muchas madres a decir a sus hijas que ellas serían también unas Chaikas, metáfora de que podrían conseguir lo que se propusieran. Ahysa iba a ser una de estas Chaikas, pero escapó de su hogar para acabar prostituyéndose en un barco, al que ya sube embarazada. Quiera que allá un hombre, un marinero, Asylbek, se enamore o apiade de ella y le ofrezca un hogar a ella y a su chiquillo (Tursyn quien ya de adulto vuelve a casa para velar a su abuelo antes de morir y da pie para contar su historia en restrospectiva), en un rancho desvencijado en medio de la nada, en la estepa rusa, en la que durante muchos meses a su alrededor solo hay nieve, mucho silencio y soledad. Ahysa debe hacerse a la difícil compañía de la madre y de los hermanos de Asylbek y a una vida recoleta de recogimiento donde hay muy poco que hacer y donde Aysha ve como su “suegra” la mira mal, llamándola furcia con la mirada, sentimiento compartido por el hermano mayor de Asylbek, que la desprecia tanto como la desea.

El director, Miguel Ángel Jiménez, ofrece una película dura y cruda, con escasos diálogos, pues al igual que las energías, en esos parajes tan fríos e inhóspitos, las palabras también parece que hubiera que administrarlas con cuentagotas. Un buen ejemplo de esto es cuando Ahysa se reencuentra con su madre y con su padre, y este último a pesar de que tendría muchas cosas qué decir y que reprocharla, despacha el asunto diciendo que se alegra de que haya vuelto, de tenerla a su lado. Esa filosofía vital, esa especie de poética de la inmensidad, del desamparo, de la austeridad en la que se mueven los personajes creo que queda muy bien registrada con los breves diálogos (más importancia tienen las miradas) la fotografía de Gorka Gómez que muda lo sórdido en luminoso, lo cual supone un alivio, una esperanza, aunque sea tibio. Además, la película deja para el recuerdo imágenes inolvidables como la pedida de mano de Asylbek a Aysha con una lanzadera espacial a su espalda en el momento en el que un cohete despega.

Mustang (Deniz Gamze Ergüven)

Título original: Mustang
Año: 2015
Duración: 97 min.
País: Francia
Dirección: Deniz Gamze Ergüven
Guion: Deniz Gamze Ergüven, Alice Winocour
Música: Warren Ellis
Fotografía: David Chizallet, Ersin Gok
Reparto: Günes Sensoy, Doga Zeynep Doguslu, Tugba Sunguroglu, Elit Iscan, Ilayda Akdogan, Nihal G. Koldas, Ayberk Pekcan

Hace dos años se estrenó Mustang, el primer largometraje de la turca Deniz Gamze Ergüven que queríamos ver desde entonces. La espera ha valido la pena. Hace poco vi Lady Macbeth y salvando las distancias en ambas producciones vemos bien la opresión que vive la mujer cuando su existencia es una prisión. Si en aquella la protagonista acababa trastornándose y desarrollando su vena más psicótica y asesina, aquí son cinco jóvenes hermanas turcas, algunas niñas y algunas ya adolescentes, las cuales huérfanas viven prisioneras en casa de su abuela y de su tío, en un pueblo sito a más de mil kilómetro de Estambul.

La directora, con muy buen pulso muestra el día a día de estas jóvenes a las cuales se les refrena constantemente en sus impulsos de todo tipo. Si juegan con los chicos y estos las montan en hombros, aquello es obsceno y aberrante porque sus partes sexuales han estado en contacto con hombros masculinos. Se les quita el ordenador, los cuadernos, los poster, y se les pone un vestido color caca donde ocultar su formas femeninas. Aquello lejos de sofocar sus impulsos, solo consigue ahogarlas aún más, exacerbar su ansia de libertad, lo que les lleva a fugarse a ver un partido de fútbol, que acarrea consecuencias, tal que su casa se transformará en un prisión, pues su tío, un tanto ingenuo cree que se puede poner diques al mar.

Las jóvenes tiran la toalla y dos de ellas deciden dar el sí quiero, tras ser ofrecida por su abuela y su tía a otras familias, para esposarse, con chicos que no conocen ni quieren -al menos una de ellas-, pues quizás a pesar de todo las jóvenes ven así una manera de escapar, aunque sea para caer en otra celda: la del matrimonio indeseado.

La puesta en escena es luminosa, las escenas se ruedan cámara en mano, de forma vibrante y agitada, pero la tragedia se masca en el ambiente y llegará el suicidio de una de ellas y finalmente de una manera un tanto rocambolesca e increíble lograrán dos de ellas fugarse de la cárcel filial y huir a Estambul en busca de una profesora que les dio sus señas y a quien recurren como último recurso.

La directora plasma bien la situación de estas cinco jovencísimas mujeres sometidas en contra de su voluntad a los deseos masculinos, así como la manera en el que las madres, respetando la tradición y fiel a la religión, replican lo que ellas recibieron e incapaces de discrepar siguen el mismo camino, cometiendo los mismos errores y horrores, como si la libertad fuera imposible y entregada ésta en manos de Dios, no fueran otra cosa que marionetas, tributarias de un destino impuesto, salvo Lale, la más joven, la más levantisca y rebelde, aquella niña de rompe y rasga que no se deja mangonear y cuya fuerza y empeño toma todo el sentido del mundo y resulta simplemente conmovedor.

Visionados periféricos | Las vírgenes suicidas