Archivos de septiembre, 2018

Testigo de cargo (Billy Wilder)


Título original: Witness for the Prosecution
Año: 1957
Duración. 114 min.
País: Estados Unidos
Dirección: Billy Wilder
Guion: Billy Wilder, Harry Kurnitz (Teatro: Agatha Christie)
Música: Matty Malneck
Fotografía: Russell Harlan (B&W)
Reparto: Tyrone Power, Marlene Dietrich, Charles Laughton, Elsa Lanchester, John Williams, Una O’Connor, Henry Daniel, Norma Varden, Torin Thatcher, Ian Wolfe, Francis Compton.

Películas brillantes como Testigo de cargo son las que nos reconcilian con el buen cine. Es esta una película que calificaría de perfecta.

Sobre un texto de Agatha Christie, una puesta en escena muy teatral (ceñida a muy pocas localizaciones), con interpretaciones memorables como la de Charles Laughton en la piel de un abogado extremadamente perspicaz y agudo, al que no se le escapa una, con una Marlene Dietrich que borda su papel y un Tyrone Power que pone toda su belleza en el asador, Billy Wilder tras las cámaras logra tenernos dos horas en vilo, puro y duro, con un ritmo frenético, unos giros inesperados, y un rompecabezas que se va armando lentamente hasta su desenlace final que es un golpe de efecto totalmente inopinado.

Rodada hace más de 60 años es una película que un servidor ve una y otra vez con agrado, pues como todo clásico no se agota por muchos visionados que llevemos a cabo. Si no la habéis visto, ya estáis tardando.

En la sombra (Fatih Akin)


Título original: Aus dem Nichtsaka
Título en castellano: En la sombra
Año: 2017
Duración: 102 min.
País: Alemania
Dirección: Fatih Akin
Guion: Fatih Akin, Hark Bohm
Música: Josh Homme
Fotografía: Rainer Klausman
Reparto: Diane Kruger, Numan Acar, Ulrich Brandhoff, Hanna Hilsdorf, Ulrich Tukur, Johannes Krisch, Siir Eloglu, Rafael Santana, Denis Moschitto, Jessica McIntyre, Samia Muriel Chancrin

El deseo de venganza, tan consustancial a la la naturaleza humana es ya hoy un género fílmico en sí mismo. Todos hemos visto tropecientas películas en el que alguien decide tomarse la justicia por su mano, aplicar a pies juntillas El ojo por ojo y pagar con la misma moneda las injusticias recibidas.

Una mujer alemana pierda a su marido y a su hijo de corta edad en un atentado contra el negocio que lleva el cónyuge. La policía investiga, la justicia juzga y los presuntos culpables se van de rositas. La viuda puede cruzarse de brazos, pasar página, deprimirse, abrazarse al dolor o adoptar una actitud proactiva. No es la suya una venganza como las que protagoniza Liam Neeson, para entendernos. Aquí los acontecimientos se desarrollan de otra manera, de forma mucho más verosímil y creíble, pues una vez que la viuda va superando el duelo, más que el ánimo de venganza lo que brota en su interior es la necesidad de destruirse destruyendo, y ahí hay una variante interesante en el cuerpo informe de la venganza, y ocasión para palpar la materia de nuestra moralidad.

La sufridora es Diane Kruger, la cual dejó las pasarelas para hacer cine y que aquí demuestra que sabe actúar muy bien. La película es ella, su mirada, su dolor, sus ojos vidriosos, su desesperación, su congoja y zozobra Porque nos hace saltar por los aires.

Detrás de la camara Fatih Akin, diretor comprometido, al que le gusta pisar callos (https://elpais.com/cultura/2014/09/01/actualidad/1409593198_786683.html), que siempre elige temas tan delicados como interesantes, aquellos sobre los que vale la pena reflexionar después de la proyección y que te llevan sin remisión a preguntarte en este caso ¿Y tú, qué hubieras hecho?