Archivos del 10 de febrero de 2019

Viaje al cuarto de una madre (Celia Rico)

www.cuak.com

Sorprende gratamente encontrar una cinta, la de la debutante Celia Rico Clavellino, que antes había dirigido el cortometraje Luisa no está en casa, donde no prime la cháchara, dónde se hable poco y cada palabra valga su peso en oro, registrando su día a día con planos fijos.

La puesta en escena, es sobria, austera, y me recuerda otras películas de Jaime Rosales.

La historia se dirime entre dos mujeres, una madre y una hija, Estrella y Leonor, ambas abatidas tras la muerte del marido y padre.

La joven Leonor necesita salir, tomar aire fresco, poner tierra de por medio, dado que la perspectiva de seguir en el pueblo, haciendo el mismo trabajo que hacía su madre le resulta asfixiante.

Logrará salir y trasladarse a Inglaterra a trabajar como au pair. La madre y la hija hasta aquel entonces rumiaban su tristez frente al televisor, viendo series, calentándose en el brasero, aunque a la madre parece que no le hace ni puñetera gracia perder de vista a su hija, en el fondo entiende que es lo mejor para ella y la deja ir. La grandeza de la película reside en ese punto, el tira y afloja de una madre y una hija, donde merodean la entrega y el egoísmo.

Tras la marcha de la hija, Estrella, la madre, lejos de abatirse pelecha, se abre, acepta un encargo laboral, descubre incluso las nuevas tecnologías, con un smartphone que le permite contactar mejor con su hija emigrante, y a su vez el amor entra de nuevo en su vida.

Resulta un notable debut el de Celia, pues no se perciben titubeos, sino una idea muy clara en mente perfectamente ejecutada, contando para ello con dos grandes actrices, Lola Dueñas y Anna Castillo, a la cual cuesta ver tan contenida, si bien sus ojos, su fulgurante mirada lo dicen todo.

Spring (Justin Benson)


Año 2014
País Estados Unidos
Título original: Spring
Duración 108 min.
Guion Justin Benson
Música Jimmy Lavalle
Fotografía Aaron Moorhead
Elenco Lou Taylor Pucci, Nadia Hilker

Poco después de morir su madre, con cuentas pendientes con la justicia, aunque menores, sin nada ni nadie que lo retenga, un joven decide dejar los Estados Unidos y trasladarse, casualmente hasta Europa, a Italia en concreto. No tarda mucho en encontrar allá un trabajo como agricultor, ayudando en las tareas a un anciano.

No pasan muchos días hasta que de repente cae fulminado ante la belleza de una lugareña. La atraccion es recíproca, pero ella esconde un secreto, que poco a poco se irá desvelando, abriéndose la película entonces desde lo romántico hacia lo fantástico, en un híbrido que funciona bastante bien.

Como un Aquiles cualquiera dispuesto a dejar el gineceo y sacrificar su inmortalidad por ser un mortal más, la joven está dispuesta a hacer lo propio, si bien no será ella quien decida de un modo racional, sino que será su propia naturaleza la que tome tal decisión, que se llevará a buen puerto, en el caso de que realmente se encuentra enamorada del joven, lo cual aporta suspense a la trama.

La buena química entre entre el actor y la actriz principal, Lou Taylor Pucci y Nadia Hilker, lo original de la propuesta, la belleza de muchas de sus escenas (rodadas a caballo entre el Mar Tirreno y el Adriático), me dejan para el recuerdo una película muy agradable que consigue arribar a la emoción desde una poética de la extrañeza.

!Ojalá fuera tan sencillo cambiar de vida!. El cine lo posibilita todo, esto también.