Archivos de marzo, 2019

L’intrusa (Leonardo Di Costanzo)

www.cuak.com

Título original: L’intrusa
Año: 2017
Duración: 95 min.
País: Italia
Dirección: Leonardo di Costanzo
Guion: Leonardo di Costanzo, Maurizio Braucci, Bruno Oliviero
Música: Marco Cappelli, Adam Rudolph
Fotografía: Hélène Louvart
Reparto: Anna Patierno, Gianni Vastarella, Marcello Fonte, Martina Abbate, Raffaella Giordano, Valentina Vannino

Leonardo Di Costanzo presentó en 2012 L´intervallo. En 2017 volvió a la carga con L´intrusa. Leonardo se curtió en el mundo del documental y eso se aprecia bien en L´intrusa, pues la cámara lejos de juzgar o posicionarse, deja espacio a sus personajes para que actúen. El espectador observa, y saca sus propias conclusiones. La actriz principal sobre la recae el peso de la interpretación, aunque la película es coral, es Raffaella Giordano, un rostro apenas visto en la gran pantalla, que aporta su frescura y naturalidad, exenta de cualquier artificio ni sobreactuación. Rafaella había trabajado anteriormente y únicamente en la película Il giovane favoloso.

La historia se desarrolla en la perifería de Nápoles. Giovanna ha creado allá un espacio recreativo, la Masseria, en el que los niños son sustraidos a las calles y a la Camorra, resultando una suerte de oasis urbano. Allá los niños juegan, realizan talleres de pintura, escultura, hacen monstruos de metal con bicicletas desvencijadas, se relacionan y en definitiva son felices, creciendo como lo que son: niños.

Ese equilibrio siempre precario ante tantas amenazas externas y a menudo violentas, se tambalea cuando una familia se aloja en un casita aneja al centro. Allá aparece la policía poco después para llevarse a un hombre detenido acusado de homicidio. La mujer, la niña pequeña y el bebé recién nacido se quedarán en la casita. Esto no traerá más que problemas, pues el detenido pertenece a la Camorra y nadie en la Masseria quiere tener cerca a miembros de esa organización.

Giovanna se enfrenta a un dilema: qué hacer, qué decisión tomar. Nadie la apoya ni secunda, porque los que trabajan con ella, los profesores del centro escolar, las familias de los niños que acuden al centro, ninguno de ellos quieren que nadie de la Camorra rondé por allá, pues para ellos ese sitio recreativo tiene razón de ser porque ha logrado sustraerse a los tentáculos de la criminalidad, que sigue acechando. Vemos, por ejemplo, cómo las hermanas del preso acuden a llevarse a la intrusa con ella, a lo cual ésta se niega.

Giovanna es consciente de todo esto, pero su forma de ser, su bondad, le impiden dejar a nadie tirada, abandonada a su (mala) suerte, máxime cuando la mujer va acompañada de dos niños que no tienen culpa de nada, pues uno nunca elige a sus padres. La intrusa a su vez no da ninguna concesión, no da el brazo a torcer, mantiene impasible su rostro inviolable, granítico, no agradece nada, se cree con derecho a todo, recrimina a los otros niños el comportamiento para su hija, cuando hay una algarada infantil en la que se ve implicada. A pesar de todo Giovanna la sigo ayudando, pues como le hace saber ha conocido a muchas mujeres como ella, en su misma situación y ninguna ha sido feliz, sirve para apuntalar el diálogo, que nunca es tal, ya que la intrusa se encastilla en un hermetismo oral del que no quiere salir.

Sin moralina alguna, ni maniqueísmos, ni lugares comunes, ni falsos arrebatos románticos, ni imposturas, ni artificios, Leonardo Di Costanzo saca adelante una película magnífica, que pone en el centro de la misma la bondad humana, también los miedos y amenazas que la acechan, en donde Giovanna encarna sin darse importancia alguna, esa energía imparable, en su búsqueda y defensa de la concordia, la armonía, y en especial del respeto, la única manera de que la atmósfera que todos ellos -niños y adultos- respiran resulte respirable, habitable

Tu hijo (Miguel Ángel Vivas)

www.cuak.com

Título original: Tu hijo
Año: 2018
Duración: 103 min.
País: España
Dirección: Miguel Ángel Vivas
Guion: Miguel Ángel Vivas, Alberto Marini
Fotografía: Pedro J. Márquez
Reparto: José Coronado, Pol Monen, Ana Wagener, Sergio Castellanos, Sauce Ena, Ester Expósito

¿Otra película más sobre el manido tema de la venganza?. Poco tiene que ver Tu hijo con producciones, aparentemente similares, como esas de Liam Neeson con las que tratan de emparentarla. No es este un producto palomitero donde uno deja en suspenso su incredulidad para ver cómo un padre de familia se convierte en una máquina de matar, no, lo que aquí se plantea es algo más de andar por casa, más verosímil, más prosaico. Tu hijo está más próxima a películas como En la sombra que a Matar o morir. No se trata de ver cómo los malos pagan por lo que han hecho, con toda suerte de mamporros y balaceras por medio, sino en qué situación se quedan aquellos que se ven en un trance así, pues no sólo el que recibe la paliza puede perder su vida, a su vez todos los que lo rodean, sus seres queridos, van cayendo como piezas de dominó, cada cual rumiando la tragedia que les concierne a su manera.

¿Qué hacer si tu hijo de 17 años a la salida de una discoteca recibe una brutal paliza que lo deja en estado vegetativo?. El padre de la víctima, Jaime, un cirujano interpretado de forma muy solvente por José Coronado, que deviene aquí un monstruo, un Atalante capaz de cargar todo el peso de la película y el dolor del mundo en sus hombros. Una opción es dejar que la justicia actúe. Jaime habla con los amigos de su hijo y uno de ellos, amedrentado, que no dijo toda la verdad a la policía, le pone en la pista de los actores de la paliza. Jaime decide entonces tomarse la justicia por su mano.

Lo interesante de la película sorteando el riesgo de pecar de maniquea es ver cómo el espectador involuntariamente se sitúa inevitablemente de parte de la víctima. En su tramo final, a medida que uno va rascando con la uña, llegando al fondo del asunto, y se ve cierto mecanismo de causa-efecto, la pregunta que cabe hacernos es ¿qué sabemos de cuantos nos rodean, hijos incluidos? ¿Son lo que aparentan? ¿Son seres puros y en esencia buenos? ¿La realidad se ajusta a la imagen idealizada que uno se hace de ellos? ¿Hasta donde es uno capaz de llegar para salvar a un hijo, haga éste lo que haga?.

Miguel Ángel Vivas, director y coguionista deja estas y otras muchas preguntas flotando en la sala de proyección, en el salón de los hogares, y ahí radica para mí el valor de esta película: la reflexión sobre los puntos ciegos de nuestra conducta.

Quién te cantará (Carlos Vermut)

www.cuak.com

Título original: Quién te cantará
Año: 2018
Duración: 125 min.
País: España
Dirección: Carlos Vermut
Guion: Carlos Vermut
Música: Alberto Iglesias
Fotografía: Eduard Grau
Reparto: Najwa Nimri, Eva Llorach, Carme Elías, Natalia de Molina, Julián Villagrán, Vicenta N’Dongo, Inma Cuevas, Ignacio Mateos, Catalina Sopelana
Productora Coproducción España-Francia; Apache Films / Áralan Films / Les Films du Worso
Género: Drama. Intriga | Música. Melodrama

Quién te cantará, tercera película de Carlos Vermut, responsable también del guion, demuestra muy a las claras el grado de virtuosismo alcanzado en estos pocos años por Carlos.
Diamond Flash su primer film data de 2011.

Aquí la puesta en escena es preciosista, sofisticada (me recuerda a la almodovariana La piel que habito). Los diálogos son mínimos pero suficientes. Nimri hace uno el que sea hasta la fecha su mejor papel. !Qué decir de Eva Llorach!, ¿que lo borda? A veces hablamos de interpretar muy a la ligera, como si ponerse frente a una cámara fuese suficiente. Vermut logra sacar lo mejor de estas dos actrices, y de una tercera Carme Elías y de una cuarta Natalia de Molina, que parece sacada de un programa de Hermano mayor.

Lo que la película en su vis más acerada y punzante pone frente a nuestros ojos es la naturaleza, a veces destructiva, de la culpa y los remordimientos, trazando simetrías, entre la historia de una cantante que tratando de suicidarse pierde la memoria y olvida cómo cantar y otra mujer que canta canciones de la primera en un karaoke con tal grado de precisión (la voz original es la de Eva Amaral), que se convierte en su doble perfecta. Madre de una hija insufrible, una nini autodestructiva que amenaza con suicidarse, machacando a la madre psicológicamente.

La cantante tiene a su vez una historia que se desvela al final, enterándonos de cual es el motivo de que no quiera cantar, máxime cuando recupera la memoria y es consciente de lo que hizo y qué fue lo que le llevó a esa situación límite. El mar como otra especie de útero.

Interesante también ver en qué consiste ser una estrella, cómo se hace la misma, cómo se construye un personaje, bajo qué máscaras se esconde la misma.