Archivos del 4 de septiembre de 2019

Greyzone (Jesper W. Nielsen, Fredrik Edfeldt, Jörgen Bergmark)

www.cuak.com

Título original: Greyzone (TV Series)
Año: 2018
Duración: 10 capítulos 45 min.
País: Dinamarca
Dirección: Jesper W. Nielsen, Fredrik Edfeldt, Jörgen Bergmark
Guion: Morten Dragsted, Oskar Söderlund, Mikkel Bak Sørensen, Rasmus Thorsen
Música: Henrik Lindstrand
Fotografía: Erik Zappon, Linus Eklund, Erik Molberg Hansen
Reparto: Birgitte Hjort Sørensen, Ardalan Esmaili, Joachim Fjelstrup,Tova Magnusson-Norling, Lars Ranthe, Johan Rabaeus, Virgil Katring-Rasmussen,Christopher Wollter, Özlem Saglanmak, Karin Franz Körlof.

Después de ver la estupenda serie española Hierro, comento hoy Greyzone la serie sueco-danesa de 2018 vista en la plataforma Filmin, que a lo largo de diez episodios y casi quinientos minutos nos presenta el secuestro de Victoria, una ingeniera (la actriz Birgitte Hjort Sørensen, que os sonará de Borgen y que es clavada a Claudia Schiffer) especializada en drones, captada por una célula terrorista para sus fines belicosos.

Para contar con su apoyo, los terroristas -que tienen en su poder un misil- la retendrán en su domicilio junto a su hijo pequeño. Quien la secuestra es un conocido de la universidad, lo que facilita el encuentro y el posterior secuestro. Poco a poco Victoria se irá implicando más en el asunto sometida a una gran presión, acrecentada cuando la policía vaya atando cabos y la inste a colaborar también con ellos, conscientes del papel crucial que Victoria juega en el asunto.

La faceta policial se centra en dos agentes: Eva, una policía que tiene sus más y sus menos con una hija universitaria que va a al hospital y la libra de milagro y otro agente, Jesper, suspendido, que vuelve a la carga, tras enrollarse en su día con un testigo protegido y dejarla embarazada.

La historia no puede resultar más adictiva. Los episodios dosifican a la perfección la intriga y el suspense y la relación entre Victoria y su secuestrador Iyad (que ha experimentado su particular drama), va más allá del síndrome de Estocolmo para mostrarnos de qué manera el terrorismo internacional además de una amenaza, y en muchos casos una manera de segar muchas vidas, es también a veces la ocasión pintiparada que muchos tienen para medrar, para conseguir mayores presupuestos armamentísticos e incluso para eludir la verdad de los hechos, en pos de la llamada seguridad nacional, la cual da por asumida los posibles, y efectivos, daños colaterales.