Archivos de la Categoría '2011'

Alabama Monroe (Alex Van Groeningen 2012)

alabama-monroe-cartel

Si ya es dramático ver la historia de una niña de corta edad que muere a resultas de una leucemia, sumarle a ese hecho luctuoso la muerte de la madre de la criatura, que sin poder superar la muerte de su retoño, decide suicidarse, la película podemos imaginar la carga dramática que atesora.

Elise hace tatuajes. Didier toca en un grupo de bluegrass. Un día Elise entra en la tienda de Didier y le habla de un concierto, de un tipo de música que a él le gusta. Luego ella lo ve a él sobre el escenario, cantando y Cupido hace de las suyas y surge entre ellos la pasión, el amor a borbotones, el sexo sin medida y luego el embarazo de ella, y el nacimiento de su hija Maybelle y cuando todo parece perfecto, la niña tiene leucemia, y todo se desmorona, se resquebraja, se va al traste. Y con la muerte de la niña, surgen los zarpazos, los reproches, las reprimendas, esa ristra de agravios y heridas mal cerradas.

Magnífico el trabajo de Elise (Veerle Baetens) y de Didier (Johan Heidenbergh). Un guión potente que arremete contra esa religión que impide avanzar la ciencia y salvar vidas. Magnífico el discurso de Didier sobre el escenario, sin querer asumir de papel de víctima pasiva, sin voz ni voto. Didier aprovecha ese escenario para exorcizar su dolor, para dar su parecer, algo que Elise, no comparte.

Película desgarradora y compleja, que no esconde nada y muestra todo con toda la crudeza de la que los seres humanos somos capaces de manifestar cuando no somos capaces de controlar nada de lo que nos rodea.

Alabama Monroe se suma a otras producciones realizadas en Holanda y Bélgica como Bullhead o Borgman, que vale la pena y mucho visionar.

Más sobre el cine invisible Belga.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Bullhead (Michael R. Roskam 2011)

www.cuak.com

www.cuak.com

Sorpresa mayúscula, para bien, la que me ha deparado el visionado de Bullhead película belga/holandesa , que supuso el debut en la dirección de Michael R. Roskam (ahora tiene en cartelera La entrega, película que ha cosechado muy buenas críticas y que reseñaré en breve), la cual compitió en los Oscar 2012 (lo ganó Nader y Simin, una separación) en la categoría de mejor película de habla no inglesa.

Bullhead, o cabeza de toro, es la testa del protagonista, Jacky, quien de niño sufre una experiencia atroz, a manos de otro niño. Una experiencia que tendrá efectos inmediatos para Jacky desde ese momento y que de manera insoslayable marcará su existencia posterior, dejándole toda clase de secuelas, no sólo físicas sino psíquicas.

Lo más grandioso de la película, con aires de thriller, además de la acertada creación de atmósferas tanto en las secuencias que tienen lugar en el interior de los inmuebles donde los mafiosos del tráfico de sustancias para el engorde del ganado, se reúnen, de cara a repartirse los canales de distribución, vulnerando cuantas leyes sean necesarias para conseguir sus fines, y de las escenas al aire libre, con inmensas praderas verdes y amarillas, donde pastan las vacas y donde el horizonte se licúa con el cielo, además de todo esto, digo, es la figura de Jacky la que resulta majestuosa en su complejidad.

Jacky hormonado desde niño ha desarrollado un volumen, una musculatura, que le da un aire bestial a su físico (Matthias Schoenaerts ganó 27 kilos y mucho músculo para darle empaque a su personaje), tanto como su mirada acerada, esquiva. La apuesta del director consiste en humanizar a Jacky, en que lleguemos como espectadores a empatizar con él, siendo testigos , no pasivos, de su desgarro existencial, comulgando a su vez con su dolor y su angustia.

La película avanza en el presente, pero vuelve al pasado para darnos algunas de las claves, para mostrarnos cómo era Jacky de niño, cómo era su familia, en qué andaban metidos todos ellos, rodeados siempre de veterinarios y farmacéuticos avispados, dispuestos a engordar las vacas con la sustancias oportunas.

www.cuak.com

www.cuak.com

La historia bebe de una historia real ocurrida en Bélgica en los 90 cuando murió tiroteado un inspector mientras indagaba acerca del tráfico de sustancias ilegales entre los ganaderos locales.

Jacky se las verá en el momento presente con su amigo de la niñez a quien no ha vuelto a ver desde su trágico suceso, el cual ahora adulto es gay, y que trata a su manera de expiar su culpa infantil, ayudando ahora a Jacky a escapar, al tiempo que trabaja como informante de la policía.

La historia negra criminal es un velo que está omnipresente, pero lo importante y fundamental para mí es la historia triste de Jacky, su particular tragedia griega. Verlo meterse para el cuerpo las mismas sustancias que da al ganado, aplicando jeringuillas por todo su cuerpo, me horripila, tanto como la escena con Bruno, su verdugo infantil. Encontramos a su vez algún guiño cómico que tiene que ver con la pluralidad lingüística de Bélgica. La historia se sitúa en Limburg en Flandes Occidental, donde no faltan los puyazos verbales entre los flamencos y los valones (que hablan francés), además algunos personajes hablan en limburgués, dialecto del flamenco, de uso común en esa zona fronteriza sita entre Bélgica, Holanda y Alemania.

Respira la película un halo de angustia, un vapor turbio, cuajado de sordidez, y no puede uno menos que compadecerse de Jacky, de su tragedia, de su impotencia al no poder cuidar de nadie, como ve hacer a diario a las reses con sus crías, la imposibilidad (no buscada) de llevar, a la postre, una vida anodina y normal como el resto, con una mujer, con unos hijos, una impotencia que a menudo solo tiene un salida, casi siempre luctuosa.

Película potente, vibrante e impactante que merece la pena ver, tanto por los espinosos temas que se abordan, como por la sutileza en los matices, en la composición del personaje, Jacky, que pasará (al menos) a la (mi) historia (personal).

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Juego de Tronos una serie épica

Juego de Tronos

Juego de Tronos es la serie de moda. Una serie que a priori ofrece mucho y que luego cumple todas las expectativas, al menos en mi caso.

Hasta la fecha se han emitido tres temporadas de Juego de Tronos.

La serie se basa en las novelas del escritor George Raymond Richard Martin, quien ha publicado cinco novelas de la saga, y a quien le restan dos más para culminarla.

Ahora parece ser que se van a poner a rodar la cuarta temporada. Los productores están nerviosos, y azuzan a George para que publique su sexto libro lo antes posible. Algo que no deja de ser absurdo, pues un escritor no es una máquina que despacha un número de páginas por día. Además si queremos que el resultado esté a la altura, conviene esperar, dejar que George siga ahondando en sus tramas, en sus personajes, creando y manteniendo esas sinergias de todo signo.

Como no he leído (y lo lamento de veras) las novelas de George no puedo afirmar aquí si la serie resulta ajustada o no a lo escrito.

Es un hecho que la serie es ambiciosa y cuenta con un abultado presupuesto para materializarse. Son nada menos que Siete Tronos los que están en liza. Diferentes Señores con sus ejércitos respectivos, ubicados en parajes de lo más variopinto. Así unos están en zonas desérticas, otros en zonas glaciares, otros en zonas marítimas, etc.

Además hay escenas con multitudes, luchas encarnizadas entre ejércitos, batallas navales y unos efectos especiales bien logrados que consiguen dimensionar y hacer lo visionado si cabe más espectacular. Lo que se agradece es que la mayoría de lo que vemos sea real. Que la piedra sea tal y no corchopan, que los bosques sean de madera y no un producto infográfico.

Ver Juego de Tronos es vivir una aventura en toda regla que paladear con la boca abierta, porque en la serie pasa casi de todo. Tenemos a un hermano y una hermana, los Lannister, manteniendo relaciones sexuales incestuosas, con su progenie respectiva. Un Rey, Joffrey marcado por su cruel proceder. Tyrion, un enano contrahecho sumamente inteligente que es de lo mejor de la serie, señores homosexuales, como Loras, que hacen el paripé de cara a la galería mientras se entregan a sus pasiones, un montón de mujeres de todo estrato que se despendolan a la mínima de cambio, haga frío o calor, para deleite de sus machos que solo ansían vaciarse en ellas. Si bien, también en contadas ocasiones hay lugar para el amor, para las caricias, sobre todo en la tercera temporada donde los Señores, del Norte o del Sur, buscan más el amor que vencer en el campo de batalla, como si esa guerra fuera la Guerra que vale en verdad librar y ganar.

No faltan las intrigas palaciegas, las traiciones veladas o no, los odios cervales, incluso familiares, el afán por medrar, los dobles y triples juegos, la inteligencia puesta al servicio de un fin, personajes listos, ladinos, codiciosos, dispuestos a alianzas de cualquier tipo que les permita cumplir su objetivo por poco noble que resulte. Derrotas que son superadas por Victorias o acrecentadas por nuevas derrotas. Traiciones que acaban con la cabeza del traidor rodando por el suelo, o ensartada en una pica, o con el miembro del traidor y sus bolas periféricas arrancadas de cuajo.

Sí, en Juego de Tronos, hay mucha violencia explícita, mucha brutalidad y tortura, el suelo está bañado de sangre, la violencia está en el ambiente, las espadas encuentra la carne ajena por menos de nada. La vida cotiza a la baja en el mercado de la desdicha. Se puede hablar largo y tendido de la serie, ganas me quedan de leerme los libros de George.

Mientras tanto solo nos queda esperar que se emita, cuando sea, la cuarta temporada.

De momento, paciencia, buena sombra, mejores alimentos y feliz verano.

En 2012 Juego de Tronos fue la serie más descargada, o pirateada. Nos sobran los motivos, que cantaría Sabina.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Desde tu ventana a la mía (Paula Ortiz 2011)

Desde tu ventana a la mía cartel películaPelícula: De tu ventana a la mía. Dirección y guion: Paula Ortiz. País: España. Año: 2011. Duración: 101 min. Género: Drama, romance. Interpretación: Maribel Verdú (Inés), Leticia Dolera (Violeta), Luisa Gavasa (Luisa), Roberto Álamo (Paco), Fran Perea (Pedro), Pablo Rivero (Manuel), Cristina Rota (Isabel), Carlos Álvarez-Novoa (tío Fernando), María José Moreno (tía), Luis Bermejo (Valentín), Julián Villagrán, Ramón Barea (Marín), Álex Angulo (médico). Producción ejecutiva: Kike Mora, Puy Oria, Raúl García, David Matamoros y Montxo Armendáriz. Música: Avshalom Caspi. Fotografía: Miguel Ángel Amoedo. Montaje: Irene Blecua y Javier García Arrendondo. Diseño de producción: Jesús Bosqued. Vestuario: Arantxa Exquerro y Guillén Doz

De tu ventana a la mía supone el debut en la dirección de Paula Ortiz. En la película se dan la mano tres historias, con las mujeres como protagonistas, ambientadas en distintas décadas.

En una de ellas, a una mujer soltera que reside con su hermana le diagnostican un cáncer de pecho, mientras se ensimisma con las fotos de los actores de cine, dejando de lado el amor que la brinda un sastre local.

En otra una mujer que vive en un casa en medio de la nada, ve cómo a su marido lo llevan preso, al tiempo que se queda embarazada.

En la última una joven descubre el amor, y casi de inmediato el desamor al constar que su amante, ha recalado en otros brazos de mujer, y que lo suyo fue una historia más.

Las tres historias se van intercalando, a veces con un ovilla de lana rojo como elemento conector.

La fotografía, obra de Miguel Ángel Amoedo es una maravilla. Las interpretaciones brillan a gran altura y en pos de un dramatismo, que a menudo cala en el ánimo del espectador a no ser que uno tenga el corazón forrado de piedra, se ofrecen silencios, pausas, esperas, recreaciones en los rostros de los personajes femeninos que plasman desamor, desesperanza, amargura, tristeza, soledad, pero al mismo tiempo alegría, iluisión, esperanza, porque la vida hay que cogerla por los cuernos y poner al tiempo buena cara si no quieren hundirse en la sima que se abrirá bajos sus pies.

Un debut interesante y plausible por lo singular de la propuesta (a pesar de la solemnidad y artificio en ciertas secuencias). Se podía haber hecho un trabajo más depurado con el guión y haber avanzado más en la cohesión, pero la película atesora momentos de gran intensidad dramática y poética, y se aleja de lo trillado de otras propuestas que pueblan las carteleras.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Saluda al diablo de mi parte (Juan Felipe Orozco 2011)

Saluda al diablo de mi parte poster movieDirector: Juan Felipe Orozco.
Guión: Carlos Esteban
País: Colombia
Año: 2011
Género: Thriller
Elenco: Edgar Ramírez (Angel) Ricardo Vélez (Leder) Carolina Gómez (Helena) Salvador del Solar (Moris)
Fotografía: Luis Otero
Música: Jermaine Stegall
Vestuario: Juliana Rincón
Producción: Sara Millán

Desde Cuak estamos interesados en todo tipo de cine, Colombiano también por supuesto. Saluda al diablo de mi parte es una producción colombiana que data del año 2011, de los hermanos Orozco. Juan Felipe dirige y Carlos Esteban escribe el guión.

El protagonista es Angel, antaño guerrillero, que tras dejar las armas, se incorpora a la sociedad acogiéndose a un plan del Gobierno por el que se pretende integrar a los que dejan las bandas armadas, a fin de conseguir una convivencia más pacífica, remplazando las balas por palabras.

Ángel vive con su hija en un piso y trata de hacer una vida normal. No lo tiene fácil porque su pasado es un lastre a la hora de buscar trabajo y va viendo como le cierran las puertas en las narices en más de una ocasión.

De repente un día, en su domicilio aparecen unos tipos que secuestran a Ángel y a su hija. Los secuestradores fueron en su día víctimas de Ángel y de la guerrilla, y ahora quieren hacerle pagar por lo que le hicieron. El secuestrador se halla en silla de ruedas y su vida es un infierno. El deseo de venganza es sú unica razón para vivir. A Ángel le dan un plazo de 72 horas en el que deberá asesinar a unas cuantas personas, en su día guerrilleros. Si no lo hace su hija morirá.

Ante esa tesitura Ángel debe pues aferrar las armas y volver a la lucha, en este caso ya sin ideología alguna, movido por el deseo de salvar el pellejo de su hija.

Lo que luego sucede es un paroxismo de violencia explícita, que va cada vez a más, hasta la escena en la gravera, donde acontece una de las escenas más burras y salvajes que uno haya visto.

La historia tiene su trasfondo e invita a la reflexión, si bien más que por la introspección, y habida cuenta de que la misión tiene fecha de caducidad, ni Ángel, ni el secuestrador, ni los espectadores tenemos tiempo suficiente para reflexionar sobre el devenir de los acontecimientos, sobre las consecuencias que tienen algunas acciones, la fina línea que separa a los verdugos de las víctimas y como a menudo son roles intercambiables.

A nivel técnico el film brilla a gran altura. Uno de sus puntos fuertes es la presencia de Edgar Ramírez, que tras haberlo visto en Carlos o La Noche más oscura, sigue aquí con otro papel donde él solito se arroga el peso de la película sobre sus hombros.

Podía haber dado más de sí la película, haber hecho más hincapie en la reflexión, pero si la entendemos como un thriller funciona a la perfección

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

El irlandés (John Michael McDonagh 2011)

El irlandés película cartelPelícula: El irlandés. Título original: The guard.
Dirección y guion: John Michael McDonagh. País: Irlanda. Año: 2011.
Duración: 96 min. Género: Comedia negra, thriller.
Interpretación: Brendan Gleeson (sargento Gerry Boyle), Don Cheadle (agente federal Wendell Everett), Mark Strong (Clive Cornell), Liam Cunningham (Francis Sheehy-Skelfington), Fionnula Flanagan (Eileen Boyle), Pat Shortt (Colum Hennessey), David Wilmot (Liam), Rory Keenan (Aidan McBride).
Producción: Chris Clark, Ed Guiney, Andrew Lowe y Flora Fernandez-Merango.
Música: Calexico.
Fotografía: Larry Smith. Montaje: Chris Gill.
Diseño de producción: John Paul Kelly. Vestuario: Eimer Ni Mhaoldomhnaigh

Es justo decir que El Irlandés es un soplo de aire fresco en una cartelera que semana tras semana se aposenta en lo acomodaticio, comercial y palomitero, ya que John Michael McDonagh se aventura por otros caminos, no inexplorados, pero sí menos trillados, donde la historia coge fuerza y alza el vuelo en especial gracias a un guión sorprendente.

Al éxito del film contribuye en gran medida, la presencia de ese pedazo de actor que es Brendan Gleeson, el cual parece que no está programado para interpretar nunca mal, y brilla en cualquier película. Aquí es el protagonista absoluto, dando vida al sargento Gerry Boyle, un tipo peculiar, sin hijos ni mujer, que va de putas, juguetea con las drogas y adapta la ley a su manera. Más allá de estos asuntos periféricos y triviales, el caso es que un buen agente de la ley, con buen olfato e íntegro, a su manera.

La acción discurre en la localidad irlandesa de Galway, en la que va a tener lugar un movimiento de peso dentro del tráfico drogas internacional que propicirá la llegada a Galway del agente federal Wendell Everett, que como no puede ser de otra manera está en las antípodas de Gerry. Ya saben un tipo íntegro, honesto, trabajador, responsable, abstemio, aburrido, padre de familia, perfecto esposo, etc.

Pero Gerry y Wendell tendrán que trabajar juntos y encontrarán puntos en común, porque a pesar de las diferencias comparten un sentido de la justicia parecido.

Verla en versión original es más que recomendable, porque a pesar de que hablan inglés entre ellos, también suena el gaélico irlandés y a menudo hay juegos de palabras y expresiones que se pierden con la traducción (como sucedía con Bienvenido al norte).

El guión es hilarante, hay momentos brillantes, por lo que tienen de surrealistas a la par que verosímiles.
¿Western crepuscular?. Sí.

El irlandés, es una película singular, original, negra, divertida, trepidante y reflexiva.
Ahí es nada.

Me hubiera gustado verla junto a mi amigo Louis Mikel, que vive en Dublín para contrastar esa imagen que dan los irlandeses.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Lobos de Arga (Juan Martinez Moreno 2011)

Lobos de ArgaPelícula: Lobos de Arga.
Dirección y guion: Juan Martínez Moreno. País: España.
Año: 2011. Duración: 97 min.
Género: Comedia negra, fantástico, terror. Interpretación: Gorka Otxoa (Tomás Mariño), Carlos Areces (Calisto), Secun de la Rosa (Mario), Luis Zahera (sargento de la Guardia Civil), Mabel Rivera (Rosa), Manuel Manquiña (Evaristo), Marcos Ruiz (Diego).
Producción: Tomás Cimadevilla. Música: Sergio Moure.
Fotografía: Carlos Ferro. Montaje: Nacho Ruiz Capillas.
Diseño de producción: Sandra Frantz.
Vestuario: Beatriz San Juan

Lobos de arga ofrece un producto humorístico con hombres lobo de por medio. Todo empieza cuando Tomás Mariño, vuelve a su pueblo, tras varias décadas fuera del mismo, en el que le rendirán homenaje, haciéndolo hijo predilecto, pues el mozo es escritor. Ha publicado una novela que nadie ha leído, pero eso no importe, y tiene ya el estatus de famoso.

Tomás llega al pueblo y enseguida se topa con sus raíces, con su tío Evaristo, que además de alcalde es capellán, con Calisto, su amigo de la infancia, al que nunca más llamó por teléfono ni escribió cuando dejó el pueblo, y tiene ese herida la cual todavía le supura, y recibe la inopinada visita de Mario, el editor de Tomás, que al olfatear que su amigo se dispone a escribir otra novela quiere estar cerca Tomás.

Como nos hacen saber al comienzo de la película, con los títulos de crédito iniciales, mediante dibujos animados, sabemos que una lugarteniente del pueblo se acostó con un gitano, forzándolo, matando luego a todo el poblado, y recibiendo de paso la maldición de la mujer del amante, que supone que un hombre lobo debe comer carne de los Mariño si quiere que la maldición desaparezca, a los 100 años de haberse producido el nacimiento de la criatura.
Tomás se planta en el pueblo para aliviar los problemas de los lugareños, dado que si él muere, la maldición desaparecerá.

La combinación de juntar a Carles Areces, Gorka Otxoa y Secún de la Rosa, sólo puede depararnos unas cuantas risas, merced a unos cuantos diálogos absurdos y situaciones todavia más absurdas.
Las cartas se ponen sobre la mesa antes que después, pero un ritmo bríoso, algunos gags que funcionan, unos actores que se toman en serio sus trabajos y secundarios como Luis Zahera en la piel del Sargento de la Guardia Civil, todo ello en unos bellos parajes montañosos gallegos, hacen de Lobos de Arga, una apuesta interesante y singular dentro del cine patrio, que logra entretener, sin mayores pretensiones. Pretender que el ciudadano de a pie, se deje 8 euros por ver una película como está en el cine, es mucho pretender, y con la subida del IVA, aún más.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Stolen (Justin Chadwick 2011)

Stolen tv movie BBCTítulo original: Stolen
Director: Justin Chadwick
País: Reino Unido
Guión: Stephen Butchard
Año: 2011
Género: Thriller
Interpretación: Inokentijs Vitkevics… (Georgie) Anna Krippa Anna Krippa …(Russian Woman) Iulia Iarova (Iulia Iarova) … Russian Girl Yusra Warsama Yusra Warsama… Anna Costa Gloria Oyewumi Gloria Oyewumi… (Rosemary) Damian Lewis Damian Lewis (DI Anthony Carter)

Stolen es una denuncia contra la actividad ilegal del tráfico de niños. Según nos cuentan al final de la película más de un millón de niños al año son objeto de tráfico, siendo vendidos a otras personas, bien con fines sexuales, como para ser esclavizados en actividades ilícitas lo cual genera un negocio de billones de dólares.

Son tres las historia que vemos. La principal recae en Rosemary una niña africana que llega a Londres y tras pisar el aeropuerto, sin un adulto cerca, es recogida por la policía que la dejan en una casa de acogida. El inspector Anthony lleva años con el tema del tráfico de niños, que para él es ya algo personal y se afana con el caso de Rosemary tratando de poner cara al traficante infantil, quien parece tener todo bajo control. Otro caso es de un joven asiático que llega a suelo británico camuflado dentro de un contenedor, para luego ser esclavizado dentro de una casa, cuya misión será la de regar unas macetas de cannabis, sin llegar a ver nunca la luz del sol.
La última historia es la de Georgie, que tras llegar ilegalmente a Reino Unido recae en un hangar, donde un esclavista, da techo a un grupo de hombres, y a quien a cambio de lavar, planchar y recoger le da algo de dinero hasta que el joven no pueda más y estalle.

El gran acierto de Stolen es que la película no cae en sentimentalismos, sino que de forma bastante cruda expone lo que hay, que es todo menos agradable. En algunos momentos el director si que busca el aliento poético, contrastando las vidas humanas robadas recortadas contra edificios gigantescos que rascan las nubes, dando cuenta de la insignificancia de nuestras existencias, vaciadas más si cabe, cuando no hay seres queridos, ni palabras de apoyo ni compasión cerca en esos menores indefensos que necesitan cariño y ayuda más que nadie.

El protagonista, el inspector Anthonyes el televisivo Damian Lewis. Stolen es una producción para la televisión británica BBC.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Shame (Steve McQueen 2011)

Cartel pelicula ShameDirección: Steve McQueen.
País: Reino Unido. Año: 2011. Duración: 97 min.
Género: Drama.
Interpretación: Michael Fassbender (Brandon), Carey Mulligan (Sissy), James Badge Dale (David), Nicole Beharie (Marianne), Hannah Ware. Guion: Steve McQueen y Abi Morgan. Producción: Iain Canning y Emile Sherman.
Música: Harry Escott.
Fotografía: Sean Bobbitt.
Montaje: Joe Walker.
Diseño de producción: Judy Becker.
Vestuario: David C. Robinson. Distribuidora: Alta Classics.

Al inicio vemos a un joven de unos treinta y pico años en pelota picada saliendo del catre tras haber tenido una relación sexual de pago. Luego vemos que esto lo realiza con frecuencia. Nada tiene esto de extraño habida cuenta que cada día en el mundo se realizan millones de transacciones sexuales. Luego vemos que el protagonista, un tal Brandon, tiene un problema con el sexo, que no puede pensar en otra casa, y que lejos de aliviarlo, el sexo como adición, lo lleva cada día que pasa al borde del precipicio.

A esa tendencia autodestructiva, se suma para empeorar las cosas la presencia en su apartamento de su hermana Sissy, la cual es muy diferente de Brandon. Si el primero es aseado, limpio, cuidadoso, meticuloso, ordenado, etcétera, su hermana es todo lo contrario lo que propicia los roces. Esto es solo la punta del iceberg, porque entre ellos pasó algo. En su juventud Sissy buscaba la muerte y ahora, unas décadas después sigue queriendo destruirse, lo cual en nada a ayuda a la salud mental de Brandon, quien poco a poco irá cayendo en una senda de autodestrucción, de perdida de valores y referencias que le harán entrar en barrena.

El director, Steve McQueen que ya contó con Michael Fassbender en su estupendo anterior trabajo Hunger, plasma con elegancia esa bajada a los infiernos, porque el problema de Brandon no es sexual, sino que éste ha perdido la capacidad de sentir, de emocionarse, y cuando en raras ocasiones esto le sucede, cuando una lágrima por ejemplo aflora en su rostro al oír cantar a su hermana en un local la canción New York, New York, no está a gusto, porque siente que esa no es su verdadera naturaleza, y esto le contraría. Lo mismo le sucede en el affaire que mantiene con su compañera de trabajo. Cuando esta le ofrece besos, caricias, abrazos, palabras, cariño en definitiva, él no coge el tono, no logra la erección deseada porque necesita lo impersonal de una prostituta, lo mecánico del sexo retribuido, aquello que logra mantener bajo control y una relación amorosa es otra cosa, porque todo está por descubrir, y ahí precisamente lo mágico y subyugante de la misma.

Fabuloso Fassbender en su papel. Él solito carga con el peso de la historia secundado por Carey Mulligan también brillante. Lo más relevante de esta película en mi opinión es lo bien definido que queda explicitado el vía crucis del protagonista, como el director con acierto plasma el sexo, no como un disfrute para el protagonista, sino como una condena, como una adicción más, como ese último trago que nunca es el último, mediante unas escenas que lejos de excitar provocan tristeza y desolación, como el plano con la cara de Brandon, mientras hace un trío, sufriendo, un rostro descompuesto que cuesta reconocer.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Carjacked (Secuestro express John Bonito 2011)

secuestrada poster movieDirector: John Bonito
Guión:Sherry Compton, Michael Compton
Año: 2011
País: EEUU
Duración: 87 minutos
Género: Secuestros, thriller
Elenco: Maria Bello (Lorraine), Stephen Dorf (Roy) Connor Hill (Chad)

El director John Bonito dirige a Maria Bello en una película que dista de ser preciosa. Una vez hecho el chascarrillo, entramos en harina. En la mayoría de los thrillers los diálogos son un mal menor, algo que debe estar ahí flotando en el ambiente al tiempo que suenan los disparos o atronan las explosiones. En esta road-movie, que parece ser algo trepidante en su comienzo, no lo es tanto, porque más de la mitad de la película se la pasan los tres protagonistas dentro de un vehículo, cruzando los Estados Unidos, rumbo hacia México.

La protagonista de la historia es Lorraine, una madre que anda de pleitos con su marido, quien le quiere quitar la custodia del hijo, pues le echa en cara que no es una buena madre. Cuando ésta se halla en la noche con su hijo en una gasolinera comprando unas minipizzas, en su vehículo se cuela un delincuente, que pistola en mano, les obligará a guardar silencio y a recorrer unos cuantos kilómetros en plan familia féliz, a fin de sortear los posibles controles. Si acatan todas las órdenes recibidas nada les pasará. Ese es el trato. Así que los tres se disponen a pasar unas cuantas horas juntas, y el atracador quiere ejercer de padre del niño, y Lorraine desfogarse verbalmente con el atracador, y así al tiempo que van haciendo millas se van conociendo manteniendo una conversación civilizada.

Luego, después de mucha cháchara banal, de repente todo se precipita y pasamos de las palabras a los hechos y la rehén se viene arriba, y saca a relucir su lado más mácarra y al grito de “quiero guerra”, de hecho la da, y entonces a mí me da la risa, porque no sé qué diantres estoy viendo y el final es de risa.

Semejante pestiño no se lo recomiendo ni a mi peor enemigo. Hay miles de maneras más interesantes de perder una hora y media.

No confundir este Secuestro express, con la película venelozana del mismo título del año 2005, la cual si merece la pena visionar.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg