Archivos de la Categoría 'Cine Alemán'

Schutzengel (Til Schweiger 2012)

Schutzengel

www.cuak.com

El actor Til Schweiger (os sonará de haberlo visto en Malditos Bastardos) dirige y guioniza Schutzengel, película que se estrenó con éxito en su país de origen, Alemania, en 2012. Anteriormente Til Schweiger, con la comedia, Kokowääh coronó la taquilla durante cinco semanas consecutivas y terminó siendo la película alemana más taquillera de 2011, con más de 4.315.000 entradas vendidas. Además os interesará saber que en 2013 se estrenó Kokowääh 2.

Schutzengel no es un comedia, más bien un thriller trepidante.

El protagonista, el actor Til Schweiger, da vida a Max, un soldado retirado a quien le asignan la misión de proteger la vida de una adolescente llamada Nina (interpretada por su hija Luna Schweiger), convertida en testigo protegido, al visionar un asesinato en el que está implicado Henri, un multimillonario dedicado al tráfico de armas, a quien no se le pone nada por delante, comprando o acallando cuantas voluntades sean necesarias, para cumplir sus objetivos.

Max se toma la custodia de Nina como algo personal e irá matando a cuantos malotes se pongan en su camino. En su huida se esconden en casa de Rudi, amigo de Max, también militar en su día, a quien le faltan las piernas, y a quien Rudi le debe la vida. En casa de Rudi se producirá de nuevo una balacera, que el director escenifica a cámara lenta, al ralentí, mientras los cascotes van cayendo al suelo, como si se tratara de algo artístico.

Nina necesita insulina para no entrar en shock, mientras que Max no sabe en quién puede confiar, pues los tentáculos de Henri llegan a todas partes.

Las dos horas y cuarto de metraje de la película me resultan excesivos, porque la historia no da mucho de sí y enseguida resulta reiterativa, además no hay mucho que contar, más allá de escenificar la lucha por la supervivencia de cualquier ser humano, el afán de Max por proteger a una víctima inocente, exaltar los valores de la amistad (entre Max y Rudi), o entre Max y Nina quien por primera vez en la vida (una vida vivida hasta entonces sin cariño, en orfanatos de mala muerte) es feliz e incluso la posibilidad real al final para Max de dejar su vida como soldado y rehacerla en Reino Unido junto a Sara la mujer que ama.

www.cuak.com

www.cuak.com

Entre medias, el director suelta algún pullazo en contra de los agentes de policía y el trato que estos dan a sus compañeras de cuerpo o plasma la prepotencia y el poder que ostentan ciertos empresarios sin escrúpulos, en connivencia con las más altas instancias policiales.

Un happy end complaciente y optimista, convierte todo lo anterior visto, en un cuento de hadas, donde prevalece el amor y la posibilidad de enmienda sobre las armas.

Resumiendo, que la vida puede ser maravillosa, la película no lo es tanto.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

El hombre más buscado (Anton Corbijn 2013)

www.cuak.com

www.cuak.com


Interpretación: Philip Seymour Hoffman (Günther Bachmann), Rachel McAdams (Annabel Richter), Willem Dafoe (Thomas Brue), Robin Wright (Martha Sullivan), Grigoriy Dobrygin (Isaa Karpov), Nina Hoss (Erna Frey), Daniel Brühl (Maximilian). Guion:Andrew Bovell; basado en la novela de John le Carré.

El hombre más buscado es una estupenda película que hará las delicias de quien vaya al cine esperando ver una película que contenga suspense, intriga, buenísimas interpretaciones, un guión sólido y un final impactante. El guión, obra de Andrew Bovell, está basado en una novela de John Le Carré.

La historia que vemos resulta muy interesante. En Hamburgo (Alemania) están ubicadas agencias que luchan contra el terrorismo yihadista. Al mando de una de ellas está Günter, que hace el trabajo sucio que los alemanes, a tenor de lo que establece su Constitución, no pueden legalmente hacer.

Saltan todas las alarmas cuando llega a la ciudad portuaria de Hamburgo (estupendamente fotografiada, radiografiando así una ciudad gris, apagada, mortecina, fría, inclemente), Isaa Karpov, un checheno medio ruso, desgreñado y harapiento, quien tras haber sido torturado en Rusia, de donde huye, que tiene en su haber varias condenas por sabotajes, se presenta en la ciudad alemana buscando a un banquero, al cual reclamar el dinero de una herencia paterna.

Uno de los miembros de la casa en la cual se aloja Karpov, se pone en contacto con Annabel, una abogada que trabaja en una asociación que lucha por los derechos de los apátridas que buscan asilo en Alemania.

La historia se va poco a enredando, toda vez que Karpov contacte con el banquero y sepa que le espera una fortuna en forma de herencia, dinero que Karpov detesta porque está manchado de su sangre, al ser su progenitor un criminal.

Annabel se afanará en proteger a Karpov y a su vez Günter y los suyos tratarán de mantener al resto de las Agencias a raya, ganando tiempo, con la idea de que el dinero de Günter les permita echar el guante a un prestigiado árabe que aboga por el diálogo y la paz, al tiempo que financia ciertos movimientos insurgentes yihadistas, o eso es lo que Günter quiere demostrar con la investigación que tiene entre manos hace meses.

No voy a abundar en el argumento de la película para no desvelar ninguno de los muchos momentos sorprendentes que atesora.

Mantiene la película un ritmo fluido, trepidante diría, y se sostiene casi sola gracias a la memorable interpretación del desgraciadamente desaparecido Philip Seymour Hoffman, que se come la pantalla a bocados cada vez que aparece, al tiempo que bebe y fuma de manera compulsiva, en la piel de un espía amargado y cansado, dedicado en cuerpo y alma a su trabajo, como si no hubiera nada más que eso, un trabajo pleno que no deja resquicio para pensar en nada más, en una lucha denodada, sin cuartel, contra los esquejes del mal islamistas.

Rachel Adams

Muy bien definidos e interpretados están también el resto de los personajes, tanto Annabel (muy intensa y esforzada, siempre sensual, Rachel McAdams), una niña pija que quiere salvar el mundo con su bonhomía, el banquero, interpretado por Dafoe, que tiene la ingrata labor de limpiar la mierda de su padre, banquero, antaño conniviente con criminales y mafiosos, Martha de la Agencia americana, perro viejo que se las sabe todas y miente más que habla, o Erna (Nina Hoss, a quien recomiendo que veáis en la ineludible Una mujer en Berlín) que trata de mantener algo de humanidad en una tarea, la suya, que no deja lugar para los sentimientos.

Constatar como muchos de los Gerifaltes de estas Agencias ponen por delante sus intereses personales (su ansía de medrar, de obtener reconocimiento, de colgarse medallitas) antes que pensar en las personas como seres humanos que son, deja la esforzada e ingente labor de Günter en agua de borrajas, una injusticia, otra más.

Ya sabéis los daños colaterales de querer un mundo (paranoico y febril) mejor, más seguro.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

The robber (Benjamin Heisenberg 2010)

The robber Benjamin Heisenberg

Director: Benjamin Heisenberg
Año: 2010
País: Alemania
Género: Drama, deporte, suspense
Duración: 97 minutos
Elenco: Andreas Lust , Markus Schleinzer , Franziska Weisz , Florian Wotruba

La historia está basada en la vida de Johann Rettenberger. Johan deja la cárcel después de seis años a la sombrea por un robo a mano armada. En la cárcel le veremos correr en el patio y correr sobre una cinta en su celda. Una vez fuera, retomará sus dos pasiones: correr y robar bancos. Ambas le sacian, sin que aflore, no obstante, en su rostro una mínima emoción.

Johann es tan bueno corriendo que gana el maratón de Viena, derrotando así a muchos profesionales. A pesar de todo, Johann sigue robando, no puede evitarlo. Restablece su relación con una antigua novia. A pesar de su frialdad, ambos acaban en el lecho, si bien el amor sincero recibido no es suficiente para reflotarlo.

Johann acaba convertido en un fugitivo, siempre corriendo, huyendo de la ley, tanto como de sí mismo. La historia resulta dramática e interesante. Todo ello gracias a Andreas Lust que hace todo un papelón.

The robber es una película alemana interesante y recomendable, por lo que tiene de original, máxime, al estar basada en hechos reales.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

En la estela de la noche (Im Sog der Nacht 2009)

En la estela de la nocheTítulo: En la estela de la noche
Título original: Im Sog der Nacht
País: Alemania – Suiza
Año: 2009
Duración : 85 minutos
Productora: Paycom
Director: Markus Welter
Género: Suspense, Thriller
Guión: Moritz Gerber
Reparto: Nils Althaus (Roger), Lena Dörrie (Lisa), Stipe Ercep (Chris), Urs Bihlerr, Samuel Weiss, Nina Hesse Bernhard, Mia Hesse, Martin Ostermeier, Manfred Liechti, Thomas Douglas y Lisa Susanne Bentzien.

En esta película suizo-germana nos encontramos con un trío de jóvenes que decidirán salir de su letargo existencial (o más bien del día a día anodino, gris y reiterativo, de cualquier persona corriente) atracando nada menos que un banco. Roger ve como su novia lo manda a paseo y nada mejor, piensa, que superar una separación que volándose la tapa de los sesos. La cosa no va según lo previsto y en lugar de materia gris, Roger se vuela media oreja, adquiriendo un tono Van Goghiano. Mientras el hombre practicaba con su escopeta, en el piso de arriba, Lisa y Chris estaban sofocando su ardor sexual. Alertados por el disparo acuden a casa de Roger y le curan. Luego, los tres se irán de juerga, para poco después, dado que parece que ninguno tiene nada que perder, tomar la decisión de atracar un banco. Dicho y hecho. Todo sale a la perfección, y poco después se encuentran en una casita de madera, de un tía de Lisa, en la montaña, con un buen botín. Lo que no tenían muy estudiado estos ladrones amateur era que hacer una vez fueran ricos, y ahí reside el acierto del film, pues todo toma entonces una deriva aciaga, complicándose a cada paso que dan, borrando huellas de sangre, que son usurpadas por nuevos actos delictivos, en una espiral sin freno, que les llevará a los tres al borde del precipicio. Además durante el atraco algo se complicó, un hecho que hará que ya nada vuelva a ser como antes. Como jóvenes en flor que son, en el trío surgen los celos, las pasiones, los reproches, la traición, los silencios, las promesas incumplidas etc.

Markus Welter, su director, se sirve de una duración limitada (no llega a los 90 minutos), para de forma sucinta y contundente mostrar ese derrumbe y lo hace con ritmo y notable soltura. No estamos para sorpresas, pero el enfoque dado a la historia, con esa relaciones que surgen entre los protagonistas y ese ambiente hostil, ese mundo que se viene abajo a cada paso que dan, me ha dejado un buen sabor de boca, una vez visionada.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Bon apetit (David Pinillos 2010)

Bon apetit cartel películaDirección: David Pinillos.
Países: España, Alemania y Suiza. Año: 2010.
Duración: 90 min.
Género: Drama, romance. Interpretación: Unax Ugalde (Daniel), Nora Tschirner (Hanna), Guilio Berruti (Hugo), Herbert Knaup (Thomas).
Guión: David Pinillos, Juan Carlos Rubio y Paco Cabezas.
Producción: Pedro Uriol. Música: Marcel Vaid.
Fotografía: Aitor Mantxola.
Montaje: Fernando Franco.
Diseño de producción: Mario Suances.
Vestuario: María Manchado

El joven Daniel se traslada a Zurich desde Bilbao, su ciudad natal, a trabajar en el restaurante de un prestigiso chef. Quiere progresar en lo suyo y de paso saldar cuentas con el pasado; sus padres están separados, y alcanzar notoriedad en la restauración es una manera tan buena como cualquier otra de demostrar a su padre que él es alguien.
Intimará prontamente Dnaiel con una de las empleadas en el restaurante, Hanna, la sumiller, una joven alemana que está manteniendo una relación con el chef, que dicho sea de paso está casado.

El trío lo completa el italiano Hugo, un apuesto mozo que ayudará a Daniel a encontrar su camino. Es Bon apetit, una tragicomedia sensible y emotiva, trazada con buen gusto y acierto. Los personajes se mueven perdidos en un laberinto amoroso, en un continuo te quiero, no te quiero, me gustas pero no lo suficiente como para compromoterme contigo. Uno se enamora de quien no conviene, de seres dispuestos a hacerte daño. Es ahí donde la película crece, lejos de los fogones, si bien estos representan su parcela de realidad; las ansias de medrar por parte de un joven con ambición, que busca estrellas, no en el firmamento, sino sobre el papel, en cualquiera de estas guías gastronómicas, que son biblias y haces de luz para mucha gente.

Acertada la pareja protagonista; tanto Unax Ugalde como Nora Tschirner están muy bien en sus papeles. Unax borda el papel de perdedor, desbordado ante las situaciones que vive, sin llegar a controlar apenas nada. Nora transmite fortaleza y debilidad, dan ganas de abrazarla y consolorla, pero también de bailar al son de su alegría, de su afable carácter.

Ahora que muchos jóvenes están saliendo de España forzados por las circunsntancias, a labrarse un porvenir, Bon Apetit, expone lo contrario; personas que se fueron buscando no saben muy bien qué allende sus fronteras, pero que más experimentados y curtidos, buscan en sus lugares de origen, la forma de buscarse la vida, de alcanzar esa armonía y equilibrio que es el trasunto realista de la felicidad.

Bon Apetit como una bomba lapa te hace polvo dentro al tiempo que la ves. Pero no hay sensiblería alguno. Prima el realismo y ahí es donde la película gana muchos más enteros.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Sin identidad (Jaume Collet-Serra 2010)

Sin identidad poster peliculaPelícula: Sin identidad. Título original: Unknown. Dirección: Jaume Collet-Serra. Países: Reino Unido, Alemania y Francia. Año: 2011. Duración: 113 min. Género: Thriller. Interpretación: Liam Neeson (Dr. Martin Harris), January Jones (Elizabeth Harris), Diane Kruger (Gina), Aidan Quinn (el otro Martin Harris), Frank Langella (Rodney Cole), Bruno Ganz (Ernst Jürgen), Sebastian Koch (profesor Bressler), Olivier Schneider (Smith). Guion: Oliver Butcher y Stephen Cornwell; basado en la novela “Out of my head” de Didier Van Cauwelaert. Producción: Leonard Goldberg, Andrew Rona y Joel Silver. Música: John Ottman y Alexander Rudd. Fotografía: Flavio Labiano.

A pesar de tratarse de un coproducción franco-británico-germana, el director es catalán y el actor protagonista es americano. Una película globla por tanto.
Sin identidad es una película que va de más a menos. Comienza de forma trepidante. Un biólogo llega con su mujer a Berlín a un congreso. Se deja el maletín en el aeropuerto. Repara en ello cuando ya está en el Hotel Adlon Berlinés. Deja el hotel a todo correr para recuperarlo. El taxi en el que va sufre un accidente y cae a un río. La corajuda mujer que conduce el taxi lo saca del vehículo antes de irse al fondo del río, salvándole la vida. Una vez vuelto en sí, tras cuatro días en coma, el accidentado no recuerda muy bien lo que le ha sucedido. Al ir recordando comprueba que otro hombre ocupa su lugar. La misión consiste por tanto en recuperar su identidad.
Jaume Collet-Serra logra una película a ratos entretenida, que se va diluyendo a medida que avanza. En su tramo final ofrece al espectador un golpe de efecto que consigue ensamblar todas las piezas que hay sobre el tapete, dando respuestas a las demandas que nos ofrecemos desde el comienzo.
Liam Neeson se encuentra agusto y da el callo como héroe de acción, como ya hizo en Taken. A su lado Diana Kruger destaca por su belleza y su arrojo. Bruno Ganz, tiene un pequeño papel, y da muestra de su talla actoral. Aparece también Sebastian koch, en la piel del profesor Bressler cuyo rostro conocemos de haberlo visto en La vida de los otros o El libro negro)
A estas alturas es cada vez más difícil ofrecer algo original al respetable, así que lo máximo a lo que podemos aspirar en la mayoría de los casos y en producciones como esta, es a que lo que vemos tenga ritmo y consistencia y nos divierta.
A pesar de los pesares Sin identidad ofrece un entretenimiento vibrante, sostenido a ratos, que se olvida casi al mismo tiempo que se visiona.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Lourdes (Jessica Hausner 2009)

Lourdes cartel películaDirección y guión: Jessica Hausner.
Países: Austria, Francia y Alemania.
Año: 2009.
Duración: 99 min. Género: Drama.
Interpretación: Sylvie Testud (Christine), Léa Seydoux (María), Bruno Todeschini (Kuno), Elina Löwensohn (Cécile), Gerhard Liebmann (padre Nigl), Gilette Barbier (Sra. Hartl), Katharina Flicker (Sonja), Linde Prelog (Sra. Huber).
Producción: Martin Gschlacht, Philipe Bober y Susanne Marian. Fotografía: Martin Gschlacht. Montaje: Karina Ressler.
Dirección artística: Katharina Wöppermann. Vestuario: Tanja Hausner

Lourdes se ha convertido hace ya tiempo en un parque temático de la fe. Está claro que ante situaciones desesperadas el ser humano se aferra a lo que sea, y sea creyente o no, muchos son los que cada año, desde cualquier parte del planeta se dirigen a la localidad francesa de Lourdes, con la esperanza de que la Virgen, los sane o minore en algo sus dolencias.
La película recoge el paso por la ciudad de un grupo de personas que auxiliados por unas voluntarias y voluntarios pasarán unos días en Lourdes, realizando todas las actividades propias de su visita, que comprenden baños, visitas a la Iglesia, misas grupales, etc.

Christine, una de las jóvenes postrada en una silla de ruedas, impedida de brazos y piernas, pedirá con todas las fuerzas que se obre el milagro, el cual tendrá lugar. Ante esa situación la actitud de sus compañeros de viaje es dispar; están los que se alegran de corazón, los menos, porque la mayoría, cegados por la envidia, se hacen la siguiente pregunta ¿por qué ella y no yo?.
Es el egoísmo, la salvación de uno mismo, el sentimiento que se impondrá sobre cualquier otro. Por no mentar cómo el hecho de pasar de estar postrada en un silla de ruedas, a caminar por su propio pie, obrará también el milagro de que las miradas de los hombres que si antes se posaban en ella cargadas de compasión ahora lo hagan con el fulgor del deseo.

Para nada la película es una crítica furibunda contra los que creen en este tipo de cosas, sino que con gran maestría y sutileza, Jessica Hausner (directora y autora de este meritorio guíon) presenta una miríada de personajes dispares, que vistos en conjunto y en perspectiva conforman un fresco plausible del alma humana, azuzada por la duda, el orgullo, la bondad, en una marejada de sentimientos que la razón dificilmente logra canalizar, donde se tocan muchos temas fundamentales y donde el personaje del cura desempeña un papel crucial (como se suele decir no da puntada sin hilo y algunas conversaciones quedan para el recuerdo, como cuando el cura interpela a Christine sobre si el hecho de que esta pudiera mover brazos y piernas la haría más feliz, cuando lo importante es cambiar lo de dentro, planteando la pregunta de qué es ser normal).

No hay concesiones para el sentimentalismo, ni para los lloriqueos. Prima la sequedad emocional. Cada uno tiene sus razones para estar allí. No todos buscan un auxilio corporal, sino también mental, o simplemente anhelan y piden la gracia divina que les otorgue la presencia de alguien que ocupe el hueco insondable que deja la soledad en el hogar.

La fe no unifica la conducta de los creyentes, ni todos la viven en igual modo. Precisamente la joven en la que se obra el milagro no es creyente, lo cual todavía crispa más a los devotos, que ven como sus rezos, plegarias y el seguimiento a pies juntillas de las palabras de Cristo, y sus reiteradas visitas a Lourdes, no suponen una preferencia, una mejor posición entre esos que se verán agraciados con la gracia de Dios en forma de milagro sobre su persona, y es que los caminos del Señor son tan inextricables como lo es su forma de actuar.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

El escritor

El escritor cartel películaTítulo original: The ghost writer. Dirección: Roman Polanski. Países: Francia, Alemania y Reino Unido. Año: 2010. Duración: 128 min. Género: Thriller. Interpretación: Ewan McGregor (escritor), Pierce Brosnan (Adam Lang), Kim Cattrall (Amelia Bly), Olivia Williams (Ruth Lang), James Belushi (John Maddox), Timothy Hutton (Sidney Kroll), Eli Wallach (anciano), Tom Wilkinson (Paul Emmett), Robert Pugh (Richard Rycart). Guión: Robert Harris y Roman Polanski; basado en la novela “El poder en la sombra”, de Robert Harris. Producción: Roman Polanski, Robert Benmussa y Alain Sarde. Música: Alexandre Desplat. Fotografía: Pawel Edelman. Montaje: Hervé de Luze.

Ha vuelto el mejor Polanski. Con el título de El escritor (El escritor fantasma sería la traducción en sentido literal, o mejor El negro, como se conoce a quienes escriben libros para otros), llega a nuestras pantallas esta entretenidísima producción.
A pesar de ser un ficción no cuesta identificar a los personajes de la película con otros reales.
El protagonista innominado es un escritor en la sombra, que recibe el encargo de pulir las memorias de Adam Lang, ex-primer ministro británico, quien se encuentra en el punto de mira, acusado de haber luchado contra presuntos terroristas de forma expeditiva, abusando de las torturas, siguiendo el genuino método de George W. Bush, con el Tribunal de la Haya queriendo encausarlo por crímenes contra la humanidad.

La editorial quiere publicar el libro ya, y el escritor se trasladará por periodo de un mes a una isla en territorio americano donde reside el ex-primer ministro, a fin de leer el manuscrito, custodiado como si tratara de algún cuadro de Van Gogh y hacer las correcciones pertinentes que hagan el libro asumible por el gran público, si bien estos libros se venden como rosquillas a nada que quien lo publica sea un personaje público con cierta notoriedad (de ahí que a gente como Hillary Clinton y otros tantos les paguen un pastón por sus memorias).

El lugar al cual se trasladará nuestro escritor es un sitio gris, frío, desnortado, envuelto en brumas, donde llueve incesantemente, donde tener el mar al lado no le confiere belleza alguna habida cuenta del mal tiempo que hace.
Adam Lang está rodeado de un equipo de personas que tratan de contrarrestar los ataques de la prensa e incluso nuestro escritor, ya metido en harina, confeccionará el discurso de defensa de Adam Lang.
El actual escritor, reemplaza al anterior, que murió en trágicas circunstancias. Esclarecer los hechos será para nuestro escritor una labor más absorbente que la de pulir el manuscrito, si bien todo estará relacionado como se verá, y el escritor a su buen arte con la pluma suma una gran astucia que le hará ir tirando del hilo hasta esclarecer los hechos y entender el por qué de la actuación de Adam Lang a quienes muchos acusan de ser un mero títere de los americanos.

Polanski consigue mantener un climax desasosegante y enfermizo de comienzo a final, manejando bien el ambiente, las luces y sombras, el mortecino paraje desolado, un hotel vacío perdido en medio de la noche, casas inanimadas que parecen oficinas, el mar gris y ferrys vapuleados por las olas. Buena labor interpretativa la llevada a cabo por Evan McGregor que confiere a su personaje la ingenuidad y sorna necesarias para hacerlo entrañable, al que le secunda Olivia Williams estupenda en su papel de desquiciada y despechada mujer herida.

El escritor es una inteligente sátira contra la clase política, contra esos mandatarios que se creen por encima del bien y del mal, desconectados de la realidad y de la ciudadanía, donde afloran las rencillas y enemistades personales, el quítate tú para ponerme yo, la malsana ansia de poder, los tejemanejes para quitar del medio a quien molesta demasiado. Hay destellos de buen humor, y una trama apasionante, enfatizada por una música extraordinaria, con un ritmo trepidante, que te deja sin resuello hasta la escena final, que no puede ser más “impactante”.

Un thriller muy notable que vale la pena ver.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Flor del desierto (Desert Flower, 2009)

Flor del desierto cartel peliculaTítulo original: Desert flower. Dirección: Sherry Hormann.
Países: Alemania, Austria y Francia.
Año: 2009.
Duración: 124 min.
Género: Biopic, drama.
Interpretación: Liya Kebede (Waris Dirie), Sally Hawkins (Marylin), Timothy Spall (Terry Donaldson), Juliet Stevenson (Lucinda), Craig Parkinson (Neil), Anthony Mackie (Harold), Meera Syal (Pushpa), Soraya Omar-Scego (Waris de niña). Guión: Sherry Hormann; a partir de la novela autobiográfica de Waris Dirie. Producción: Peter Herrmann. Música: Martin Todsharow.
Fotografía: Ken Kelsch.
Montaje: Clara Fabry. Diseño de producción: Jamie Leonard.
Vestuario: Gabriele Binder

La protagonista de esta historia es Waris, una mujer somalí que logró huir de su aldea, el día que la iban a desposar a la tierna edad de 13 años con un vejestorio que le triplicaba la edad. Tras cruzar el desierto Waris Dirie lograría llegar a casa de su abuela y de allí en avión ir a parar la embajada de Somalia en Londres, donde trabajaría limpiando, esclavizada, sin pisar la calle durante años, hasta que como consecuencia de una guerra civil en Somalia, dejaría la embajada años después de su llegada, convertida ya en una bella mujer, para sorprenderse con cuanto le rodeaba. Ese mismo día irá a esconderse en los baños de un centro comercial, donde conocerá a Marylin, con quien mantendrá una amistad de por vida. La misma que le ofrecerá un techo donde guarecerse y un hombro en el que llorar.

La película está basada en el libro autobiográfico de Waris Dirie, cotizada modelo que haría llegar su problemática hasta el edificio de la ONU, dando una conferencia acerca de la ablación, que ella mismo sufrió cuado tenía 3 años, práctica habitual hoy en día en países africanos, que entienden el sexo femenino como algo impuro, de ahí que cuando dejan de ser bebes para ser niñas, de modo pedestre y rudimentario les seccionan el clítoris y los labios para posteriormente coserlas sobre la marcha, dejando el orificio cerrado y las más de las veces infectado, a resultas de lo cual luego vendrán infecciones, enfermedades o simplemente la muerte. El día que son entregadas a sus maridos estos las descosen, las violan y así es como luego alumbran los hijos.

La historia es un claro ejemplo de superación personal, de esas historias que acaban bien, porque Waris Dirie tuvo la suerte de contarlo y no quedarse en el camino. Tuvo la fortuna de que un famoso fotógrafo quedase prendado de ella mientras ésta pasaba la fregona en una hamburguesería y le ofreciera posar por él, y ella accediera y comezara luego un desfile triunfal por pasarles de medio mundo, alcanzar notoriedad, y gracias a ser un figura pública, hacer público el problema de la ablación.

Todo esto es la historia que vivió Waris Dirie, el problema es que la película quiere combinar la tragedia personal con momentos propios de un spot de compresas, sin que en ningún momento logre coger el tono, ni de comedia ni de drama. La actriz Liya Kebede sabe posar y resulta expresiva y sensual ante la cámara, pero el guión es tan flojo y las secuencias tan triviales en su mayoría, que me pregunto si el libro es igual de malo que la película.

Una historia trágica, de realización personal, entrega y sufrimiento, no se convierte en un buen libro (y en esta caso en película) si no entran en juego otras muchas cosas. Apenas vemos la evolución interior que sufre la protagonista, lo que ésta piensa sobre el modo de vida europeo, sobre su profesión de su modelo, sobre su privilegiada situación económica, etc. Al menos a mí esos temas me hubieran resultado mucho más interesante que verla desfilar, posar, viajar o ir tras su idealizado pretendiente, ya que buena parte de la pelícual resulta monótona y plomiza.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Al otro lado (Auf der anderen seit, Fatih Akim 2007)

Al otro lado cartel película Título original: Auf der anderen seite.
Dirección y guión: Fatih Akin.
Países: Alemania y Turquía.
Año: 2007. Duración: 122 min. Género: Drama.
Interpretación: Nurgül Yeşilçay (Ayten Öztürk), Hanna Schygulla (Susanne Staub), Patrycia Ziolkowska (Lotte Staub), Baki Davrak (Nejat Aksu), Tuncel Kurtiz (Ali Aksu), Nursel Köse (Yeter)
Producción: Fatih Akin, Andreas Thiel y Klaus Maeck.
Música: Shantel. Fotografía: Rainer Klausman.
Montaje: Andrew Bird.
Dirección artística: Tamo Kunz y Sirma Bradley.
Vestuario: Katrin Aschendof.

Al igual que en su último trabajo, la exultante y deliciosa Soul Kitchen, Fatih Akim, consigue en sus películas transmitir muchas cosas al espectador, gracias a personajes creíbles, vitales, que se mueven en ciudades vivas, como en este caso Estambul, de la que Ohran Pamuk nos habla largo y tendido en su libro Estambul. Uno llega a percibir los sonidos, las fragancias, los reflejos dorados sobre fachadas ajadas. La historia transcurre a caballo entre Alemania y Turquía.

Un abuelo que quiere compañía femenina llegará a un acuerdo con una prostituta para que se vaya a vivir y se acueste con él, a cambio de recibir esta un estipendio parejo al que cobra ejerciendo la profesión más antigua. El abuelo recibe las visitas de su hijo, profesor en Bremen de literatura alemana. La combinación del carácter violento del octogenario y bastante mala suerte hacen que un mal golpe acabe con la vida de la bacante, la cual tiene una hija en Alemania a la que hace muchos años que no ve y a quien envía dinero mensualmente.

A consecuencia del óbito, el hijo no querrá saber nada más de su padre, y se afanará en una misión imposible: ir a Estambul y encontrar a la hija de la muerta.

Mientras, Ayten la hija de la difunta, sin saber lo que le ha sucedido a su madre, quiere ir a Alemania a su encuentro, y ya en territorio germano, tras conocer a las mafias turcas locales, decide buscarse la vida por su cuenta, ayudada por Lotte, una joven generosa, de quien se enamora, ofreciéndole esta su casa para vivir y su cama para dormir. La mala suerte hará que a esta le pidan los papeles y sea deportada a su país, yendo a la trena a pagar por una deuda que tenía con la justicia. Lotte se mudará a Estambul para hacer todo lo posible para liberar a Ayten, en contra del parecer de su madre, que no entiende tanta generosidad (algo curioso en alguien que a esa misma edad era hippy, fumaba porros, y recorría el mundo haciendo auto-stop pregonando el amor libre).

Es Al otro lado, una película de encuentros y desencuentros, de pérdidas, y reconciliaciones, renuncias y sacrificios, narrado todo ello con garra, logrando grandes cotas de emotividad, gracias a un guión bien armado, que retrata muy bien los conflictos sentimentales que nos asolan, con actores que transmiten mucho (en especial el trabajo de Hanna Schygulla, la madre de Lotte), personas que se lamen las heridas, y tiran para adelante gracias a otros animales heridos como ellos que les escuchan y acompañan y cuya presencia barrena su tristeza permitiéndoles mirar al futuro, sin anclajes territoriales, ni más compás que el de un corazón que late de nuevo, en una ciudad abierta en canal, también latente.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg