Archivos de la Categoría 'Cine Brasileño'

El lobo detrás de la puerta (Fernando Coimbra 2013)

El lobo detrás de la puerta cartel película

Película: El lobo detrás de la puerta. Título original: O lobo atrás da porta. Dirección y guion: Fernando Coimbra. País: Brasil. Año: 2013. Duración: 100 min. Género: Drama.Interpretación: Leandra Leal (Rosa), Milhem Cortaz (Bernardo), Fabiula Nascimento (Sylvia). Producción: Caio Gullane, Fabiano Gullane, Debnora Ivanov, Gabriel Lacerda, Pablo Torrecillas y Rodrigo Castellar. Fotografía: Lula Carvalho. Montaje: Karen Akerman. Dirección artística: Tiago Marques. Vestuario: Valeria Stefani.

Me alegro de traer para todos vosotros a este rincón virtual una película brasileña muy interesante y recomendable. Se titula El lobo detrás de la puerta y es un thriller dramático muy bien engrasado, de final demoledor.

A Bernardo, el protagonista el echar una canita al aire le sale muy caro. Bernardo está casado y tiene una niña de corta edad, y un buen día se cruza en su camino Rosa, una joven veinteañera con la que se acuesta en un principio y con quien más tarde reincide, sí amigos, la carne es débil y el deseo, insaciable. Al principio, a Bernardo aquello le mola, ya que tiene a su familia y a una joven a la que dobla la edad, con la que tener sexo de sobra y ¿sin compromiso?. El problema viene cuando Rosa, quiere ser algo más que alguien con quien follar y empieza ella también a hacer planes, junto a Bernardo.

“Todo se andará”, es la frase más oída de la boca de los infieles, en estas situaciones. Así, Bernardo no quiere más compromiso que el que depara un polvo rápido y unas horas de placer.

Rosa, al verse despechada y maltratada por Bernardo obrará en consecuencia.

La película se desarrolla con un flashback que abarca casi toda la película. Comienza con la desaparición de la hija de Bernardo y de su mujer Sylvia, y la presencia de ambos dos en la comisaría charlando con el inspector encargado del caso.

Leandra leal

Cuando Rosa acuda a la comisaría a declarar y dar su versión de la historia es cuando nosotros los espectadores, sabremos con pelos y señales toda la historia.

La historia, algo tan manido como una infidelidad y una venganza se plasma de manera muy real, con unas interpretaciones muy buenas, sobre todo de la actriz Leandra Leal (Río de Janeiro ,1982) y quizá sirva para que alguno, antes de cometer un adulterio se lo piense dos, o tres veces.

El lobo detrás de la puerta supone el debut en la dirección de Fernando Coimbra, película con la cual obtuvo el Premio Horizontes Latinos en el último Festival de San Sebastián.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Estómago

EstómagoDirección: Marcos Jorge.
Países: Brasil e Italia.
Año: 2007.
Duración: 112 min.
Género: Drama.
Interpretación: João Miguel (Raimundo Nonato), Fabiula Nascimiento (Íria), Carlo Briani (Giovanni), Babu Santana (Bujiú), Zeca Cenovicz (Zulmiro), Paulo Miklos (Etcétera), Jean Pierre Noher (Duque), Alexander Sil (Lino), Marcel Szymanski (Valtão), Sidy Correa (Bocazas), Rodrigo Ferrarini (Flacucho).
Guión: Lusa Silvestre, Marcos Jorge, Cláudia Da Natividade y Fabrizio Donvito; basado en un argumento de Lusa Silvestre y Marcos Jorge.
Producción: Cláudia Da Natividade, Fabrizio Donvito, Marco Cohen y Gabriele Muccino.
Música: Giovanni Venosta.
Fotografía: Toca Seabra

De las tres películas brasileñas que he visto recientemente, es Estómago la película que más me ha gustado y la que ha contado con menos medios materiales para su confección. La historia es mínima, pero tiene sus momentos tragicómicos hilarantes, esos que te reconcilian con la condición de ser humano y nos dejan en el lugar que nos corresponde.
El protagonista es Nonato, un fulano que llega a un bar, con una maleta de cartón, una mano delante y otra detrás. Tras zamparse un par de bocatas de masa frita, se hace el remolón y busca irse sin pagar. El dueño lo frena y a cambio de no pagar un duro por lo bebido y comido le invita a fregar los platos. Le ofrece poco después una alcoba donde pernoctar y así Nonato, pasará de limpiar a cocinar y el local recuperará cierto brillo y esplendor, se mostrará abarrotado de gente, todo por obra y gracia de Nonato que controla como pocos el arte de la fritura y será requerido por el dueño de un restaurante italiano que quiere que forme parte de su grupo de cocineros.

Nonato accede y así aumentará sus conocimientos culinarios.
Luego vemos también que Nonato está en la cárcel, por una acción que comete y que lo pondrá a la sombra una temporada. Nonato se enamora de una prostituta local, que se pirra por sus guisos, y es que ya dicen que al hombre/mujer se le conquista por el estómago. Pero la prostituta, que no es mujer de un solo hombre, profesional en extremo, no accederá fácilmente a los deseos de él, de convertirse en su mujer, pues el bueno de Nonato quiere llevarla al altar, convertirla en su esposa.
Los momentos en la cárcel son los más cachondos. Nonato entra en una celda que compartirá con otra media docena de presos. Al principio no pinta nada, pero una vez que todos se enteran de que él cocina, el jefe de la celda lo tendrá bajo su protección.

Así Nonato desplegará todos sus recursos culinarios para mejorar los guisos y alimentos que les ofrecen como comida, poniendo primero un poquito de ajo, cebolla, alecrín, y demás especies que el jefe le va consiguiendo, y es que donde hay (buena) comida hay alegría, para luego incluso traer productos de fuera, como algo de vino, un trozo de queso gorgonzolla, etc. A tanto llega la cosa que el jefe, en una reunión que tendrá con otro de los presos, le encarga un menú, que tendrá lugar en la cocina de la cárcel, con el visto bueno de los vigilantes, que a cambio disfrutarán del menú degustación que ofreceré Nonato. Lo surrealista de ciertas escenas, y la falta de pretenciosidad de la historia, embutida de realismo sucio, hace de esta comedia negra una joyita de humor ácido, que vale la pena ver, por lo que tiene la propuesta de singular y original y es que ya de entrada la historia del queso gorgonzolla contada por Nonato a sus compañeros de trena, es de las que prometen primero y cumplen después

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Tropa de élite

Tropa de éliteDirección: José Padilha.
País: Brasil.
Año: 2007.
Duración: 115 min.
Género: Drama, thriller.
Interpretación: Wagner Moura (capitán Nascimento), André Ramiro (André Matias), Caio Junqueira (Neto), Milhem Cortaz (capitán Fábio), Fernanda Machado (Maria), Maria Ribeiro (Rosane), Paulo Vilela (Edu), Fernanda de Freitas (Roberta), André Mauro (Rodrigues), Fábio Lago (Baiano).
Guión: José Padilha, Rodrigo Pimentel y Bráulio Mantovani.
Producción: Marcos Prado y José Padilha.
Música: Pedro Bromfman.
Fotografía: Lula Carvalho.

En cuanto a Tropa de Élite, esta se centra en la labor de este grupo militar, el cual con sus calaveras como emblema entra a fuego en las favelas, para frenar el avance de los narcotraficantes. La historia la cuentan varios miembros de este cuerpo especial, al tiempo que vemos algunas de sus acciones militares. La acción discurre en Río de Janeiro, en las favelas, en esos territorios sembrados de violencia y delicuencia, donde corre la droga, la sangre y donde es difícil que las fuerzas del orden entren, menos aún si unos y otros están de acuerdo en repartirse el pastel.

Me recuerda a Ciudad de Dios, pero sin el colorismo ni efectismo de esta. Tropa de élite, es más sobria, muestra una imagen bastante clara de la posición en la que se mueven unos y otros, y quizá busca disculpar las acciones de este cuerpo de élite, cuyos miembros admiten estar en guerra, contra el narcotráfico, lo cual supone entrar a saco en las favelas, disparar sin contemplaciones y matar cuantos sean necesarios. Esto se convierte en algo anecdótico, porque nada sabemos de la gente que vive en esos parajes, nada de sus aspiraciones o sueños, ya quienes vemos sólo trapichean con drogas ¿no vive ahí gente humilde pero normal?.

No se ocultan ciertas acciones violentas, bastante desagradables de ver, que muestra lo más descarnado de esa realidad, donde los policías honestos son presa fácil de la corrupción policial que les llevará a corromperse a cambio de dinero, haciendo la vista gorda a cuanto ven, dejando las favelas y a quienes viven en ellas, en manos de las mafias y narcotraficantes que mantendrán la situación silenciada con el fragor de sus armas. Es innegable que la película cuenta con un buen ritmo, y que se hace más larga en su final, cuando se nos explica el proceso de selección llevado a cabo para formar parte de esta tropa de élite. El final hace honor a una justicia poética, que en nada arregla o soluciona el problema.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

La vía láctea

A Vía LácteaDirección: Lina Chamie.
País: Brasil.
Año: 2007.
Duración: 88 min.
Género: Drama.
Interpretación: Marco Ricca (Heitor), Alice Braga (Júlia), Fernando Alves Pinto (Thiago).
Guión: Aleksei Abib y Lina Chamie; basado en un argumento de Lina Chamie.
Producción: Lina Chamie.
Fotografía: Kátia Coelho.
Montaje: André Finotti.
Diseño de producción: Mara Abreu.
Vestuario: Marjorie Gueller y Joana Porto

De buenas a primeras sin quererlo acabo de ver tres películas brasileñas: La Vía Láctea, Tropa de Élite y Estómago y he de decir que me han gustado. Las tres son diferentes pero todas ellas películas interesantes, que permiten acercarnos a una filmografía que en las pantallas españolas brilla por su ausencia, si bien las dos últimas creo que se han estrenado recientemente en España, lo cual no está nada mal.

La Vía Láctea es la clásica historia de amor malogrado, donde un hombre madurito, escritor de profesión, queda prendado de una bella joven, actriz de teatro pero con ánimo de ser veterinaria (a quien pone cara y cuerpo la actriz Alice Braga, vista en Crossing Over, la cual ya hemos criticado aquí).

Al hombre lo vemos al comienzo de la película salir de su apartamento todo enloquecido, tras hablar por teléfono con su pareja, la cual le dice que es mejor dejarlo correr, que no conviene seguir juntos. Él sale a la calle, agita los brazos, esquiva varios coches, hasta que uno de ellos le arrea un buen meneo y cae al suelo. Luego la historia va atrás en el tiempo, se nos presentan los hechos; cómo se conocieron, cómo se cuajó su historia de amor, cómo poco a poco eso que se llama amor se fue disolviendo en la leche diaria que mamamos, y cómo el destino mostrará cartas negras para los enamorados. Todo ello queda aderezado con reflexiones interesantes a cargo de ella. Que la historia no siga un curso lineal, no logra más que marear, pues no sabemos si nos hallamos en el momento presente o en qué momento del pasado. Hay momentos surrealistas, en los cuales personajes de la calle, mendigos en su mayoría, charlan con el protagonista o vallas publicitarias que le dicen qué hacer, todo ello para dotar el film de ciertas miras intelectuales, que son sólo humo.

La ciudad en la que moran los protagonistas es Sao Paulo, una ciudad caótica, la segunda más poblada de Suramérica después de Ciudad de México, plagada de favelas, de niños en la calle pidiendo, un sitio hostil en el que se mueven nuestros personajes. Sacan adelante la historia la buena labor interpretativa de los actores y actrices y un ritmo compulsivo a ratos en excesivo agitado, con escenas rodadas cámara en mano, y si merece la pena verla es por tener una noción de que tipo de películas son capaces de hacer los brasileños.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

promesas del este crítica película

Promesas del EsteDirección: David Cronenberg.
Países: Reino Unido, Canadá y USA.
Año: 2007.
Duración:: 100´
Género: Drama, thriller.
Interpretación: Viggo Mortensen (Nikolai Luzhin), Naomi Watts (Anna Khitrova), Vincent Cassel (Kirill), Armin Mueller-Stahl (Semyon), Sinéad Cusack (Helen), Jerzy Skolimowski (Stepan).
Guión: Steve Knight.
Producción: Paul Webster y Robert Lantos.Música: Howard Shore.
Fotografía: Peter Suschitzky.
Montaje: Ronald Sanders.
Diseño de producción: Carol Spier.
Vestuario: Denise Cronenberg

David Cronemberg con guión de Steve Night nos cuenta una truculenta historia que acontece en Londres, ciudad que por otra parte reconocemos únicamente porque vemos el Gherkin (el famoso pepino) y el puente sobre el Tamesis, dado que se rodó en escenarios que muestran la otra cara menos conocida de la luminosa Londres, donde las mafias rusas ventilan sus asuntos, sin escatimar sangre ni métodos violentos, seccionar los dedos de las víctimas por ejemplo para no dejar rastro al no haber huellas digitales. Coincidió el rodaje con la muerte en Londres del ex-espía ruso Litvinenko, asesinado con Polonio, pero en palabras del director, la mafia rusa presente en Londres no les dio ningún quebradero de cabeza durante el rodaje.

Empieza la película, con un tal Soyka, ruso, que es degollado en una barbería, en un ajuste de cuentas. En la siguiente secuencia una joven rusa, Tatiana, va a una farmacia a pedir ayuda, conducida después a un hospital, fallece mientras da a luz a su hija. La comadrona que trae al mundo a la recién nacida de nombre Anna, encuentra un cuaderno (mcguffin literario) entre las pertenencias de la difunta, que se lleva a su casa, donde sus tíos que son rusos, le echarán una mano con la traducción del diario.

Kirill y NikolaiEse hecho trivial hace que Anna se sitúe en el punto de mira de la mafia, cuyo jerarca, Semyon se ofrece a hacer de traductor, toda vez, que al rebuscar en el cuaderno, Anna encontrase una tarjeta donde viene la dirección del restaurante que dirige Semyon. En el cuaderno se cuentan cosas horripilantes que en nada benefician a Semyon ni a su díscolo hijo Kirill, juerguista, bebedor y gay no confeso, en las antípodas del carácter analítico y severo de su progenitor. El trío lo completa, Nikolai, chofer de Kirijl, el cual va a asumiendo pequeños menesteres, pero el cual gracias a su determinación y firmeza en sus acciones irá escalando peldaños, hasta que le llegue la oportunidad de cruzar el umbral y acceder de lleno a la organización, mientras que va flirteando con Anna y dejándose querer por Kirill al que manipula a su antojo al saberse objeto del deseo de este.

A pesar de este planteamiento, la película no se convierte en una ristra choricera y sangrante de ejecuciones y violencia gratuita, a la mayor gloria de las mafias locales, sino que prima la austeridad visual, el golpe certero y contundente.
Nikolia será uno más del grupoEl ritmo es pausado, y pincelada a pincelada, el ocaso presente se perfila en todo su esplendor, con una realidad sangrante, descarnada y violenta, una violencia que por otra parte no busca el efectismo, sino que más bien repele y asusta.

La película aparentemente parece fácil de rodar (aunque Cronemberg afirma que le costó mucho mover a su equipo por la ciudad de Londres, dado que tenía que pedir multitud de permisos a las juntas vecinales), con pocos personajes, escasas localizaciones, casi todas en interiores o decorados (la escena del baño se hizo en uno), sin alocadas persecuciones, ni tiroteos, sino una violencia marcada por la crudeza. A pesar de esto, hay una secuencia (hecha sin dobles) de gran fisicidad que tiene lugar en un baño turco que pone los pelos de punta, por su perfecta ejecución, por la mezcla de lo grosteco y lo sexual, porque rara vez se ve algo así en pantalla, donde parece que lo que está sucediendo es real, y nos entran ganas de socorrer al actor y donde queda claro que matar a alguien, en una lucha cuerpo a cuerpo, no es tan fácil como nos hacen creer.

Cassel parece que sólo pudiera hacer papeles de canalla, que por otro lado se le dan muy bien, transfiriendo a sus ojos la intensidad, mala uva y apasionamiento visceral que precisa su personaje.
A Vigo lo veo más aquí que en su papel de Alatriste, como ese frío ejecutor, que a pesar de su fisonomía rocosa y pétrea, a pesar de ese corazón congelado, oculta algún as en la manga que lo redimirá a nuestros ojos, el cual sabedor de su papel en esta historia está dispuesto a un gran sacrificio, como da fe su rostro postrero, fijo, inalterado, propio del que ha vuelto del más allá y aquí ya todo le resulta indiferente.
Naomi Watts, es la que menos me ha gustado, quizá porque a pesar de la transformación que el cuaderno obrará en su vida, ya para siempre, no acabo de verla en el papel, viéndola vagar con su moto de aquí para allá, remendando su existencia con flecos ajenos, sin que sea capaz de transmitirme nada.

Al ver la película doblada nos perdemos esa labor interpretativa que se da al imitar un acento, como hicieron los actores, los cuales, hablaban en inglés con acento ruso, teniendo en cuenta que Cassel es francés, Mortensen americano, Armin Mueller-Stahl alemán.

Como dice el cartel publicitario de la película cada pecado deja una marca, es cierto, aquí se dan cita un puñado de perdedores, que juegan con cartas marcadas, mientras el destino les hace un corte de mangas y les envía postales, donde se lee varias veces la palabra felicidad, término que en todo caso estos desgraciados, pululantes por ambientes inhóspitos y acerados sólo conocen de oídas, porque a ellos les tocó perder, desde el mismo momento en que el doctor les dio unas palmaditas en el culo y rompieron a llorar. El maestro Cronemberg, imparte una lección de buen cine, donde demuestra lo fácil que parece sacar adelante una película, cuando los actores son de nivel y la historia se cuenta sola.
No le hago una reverencia porque no estoy para alardes, y a mi edad mis rodillas son dos bolsas de arroz inflado, pero de buena gana haría unas cuantas genuflexiones.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg