Archivos de la Categoría 'Cine chileno'

Humanimal (Chile, 2008)

Desde el otro lado del charco, concretamente desde Chile, nos han hecho llegar la noticia de un preestreno de cine fantástico que esperemos pueda llegar hasta nuestras pantallas, se trata de la película Humanimal.

Entre el equipo con el que cuenta se encuentra en la dirección Francesc Morales, que a la gran mayoría no os sonará, porque este es su debut en el largometraje, pero que ya ha dirigido unos cuantos cortos. En la producción ejecutiva está Jorge Olguín, quien sí ha contado con algunas películas con algo más de éxito, como Sangre Eterna y Ángel Negro, ambas nominadas en el festival cine fantástico de Fantasporto, uno de los de referencia en el género. Entre los protagonistas: Ramón Llao, Sebastián Layseca y Jenny Cavallo.

El propio autor nos ha pasado el argumento de la película, muy descriptivo por si mismo:

La película consiste en la primera “fábula de terror”, y narra como un par de animales, la torpe Tortuga (Llao) y el inteligente Zorro (Layseca), viven encerrados en una casa. Su tormentosa relación se intensifica luego de que ambos se enamoran de Gata (Cavallo), quien está interesada en aquel que logre incorporar hábitos humanos. Es una historia que tiene un comienzo bastante inocente, pero a medida que avanza se pone cada vez más intensa hasta explotar, y como toda fábula, es finalmente una historia moralizadora contada a través de metáforas.

Humanimal

El largometraje de cine fantástico (orientado al terror sicológico) tiene altas expectativas de explotación a nivel internacional debido a que además de ser un proyecto poco convencional dentro del género, no tiene diálogo. Los actores de ella visten durante toda la película trajes de
animales.

No tenemos muchas oportunidades de que nos llegue cine chileno hasta España, donde incluso las producciones nacionales se ven en ocasiones ahogadas por los estrenos norteamericanos. De momento el día 15 de Septiembre en la web oficial se subirá el primer teaser promocional de la original película y tendremos ocasión de saber algo más sobre su estilo. Por ahora, mucha suerte para sus creadores en este proyecto.

Web Oficial | Humanimal

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

El regalo de Silvia crítica película

El regalo de Silvia cartel películaAño 2002
Nacionalidad España-Chile-Portugal
Género Drama
Duración 103 m.
T. original El regalo de Silvia
Dirección Dionisio Pérez Galindo
Intérpretes Bárbara Goenaga (Silvia) Luis Tosar (Carlos) Víctor Clavijo (Mateo) Adriana Domínguez (Inés) María Bouzas (Conchi)
GuiónDionisio Pérez Galindo
Fotografía Alfonso Parra
Música Jorge Aliaga
Montaje Pedro Santos

El regalo de Silvia no está nada mal tratándose de una ópera prima, del director Dionisio Pérez Galindo. Las más de las veces los autores noveles quieren abarcar muchas cosas y al final prima la indefinición. Aquí son cuatro historias las que se van contando simultáneamente. El común denominador es que tres de ellos han recibido un transplante y la cuarta es la que ejerce de donante voluntaria, dado que aquejada de una depresión crónica cree que la única manera que tiene de ser feliz es donando sus órganos tras su muerte.

Uno de los transplantados recibe un corazón y ve como su situación económica mejora ya que tras entrar a trabajar en una fábrica de pizzas, al poco será nombrado encargado y verá aumentar sus ingresos, lo suficiente como para cambiar de casa y mudarse con su mujer y sus dos hijas a un chalecito. Pero no todo es un camino de rosas, porque ya sabemos que los encargados no son bien vistos, menos aún cuando debe echar gente a la calle y dar el la cara.

Otro joven, Mateo, recibe un hígado. De pasado problemático, aficionado al alcohol, va dando pequeños golpes que le prepara el dueño de un taller. Tras estar al borde la muerte y recibir el hígado, vuelve a las andadas desoyendo las palabras de los médicos y pronto frecuentará de nuevo las barras de los bares, los putis y el taller de Iñaki con tal mala suerte que acabará pisando un mes la trena. Algo que le hará cambiar su forma de ver las cosas. Trabará amistad con un joven que le idolatra, que está incluso dispuesto a irse con él al sur, a cambiar de aires, aunque a veces no se cubren y los cubre la arena y la madera.

La tercera transplantada, Inés, recibe unas córneas y así puede empezar a ver. Como sucedía en la película de The Eye, parece que el hecho de poder ver, no mejora las cosas. Comienza a descubrir su cuerpo y también el del sexo opuesto, pero deslumbrada por la realidad circundante y las palabras engatusadores verá que el amor es otra cosa, que no hace falta ver para sentirlo.

El tema del transplante al final no deja de ser una circunstancia baladí, con la que unir tres historias que bien pueden funcionar solas. Ya que los temas que se plantean van más allá de la mesa de operaciones y en ningún momento las historias entran en colisión.

Su modestia y sencillez hacen de esta la película algo agradable de ver. Es cierto que apenas conmueve, que las escenas en las que Inés requerirían una actriz con más registros, así como unos diálogos que hicieran sus circunstancias más próximas (al igual que el encuentro en la cárcel). El pero que le veo es que a pesar de que las situaciones que se cuentan son cotidianas, a mí al menos no han llegado a conmoverme, y el fin creo que de esta y de cualquier películas es mudar nuestra actitud pasiva para implicarnos de lleno con la historia.

Actores como Luis Tosar, Víctor Clavijo o Bárbara Goenaga son lo mejor de la película haciendo sus papeles los más creíbles y entrañables.
Siempre queda una puerta abierta a la esperanza y si bien a menudo la vida nos da portazos en las narices, ya vivir es un regalo y un presente (que dirían Los Rodríguez) y hay que aprovechar el tiempo que estamos por aquí para vivir y dejar vivir.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Mi mejor enemigo crítica película

mi mejor enemigoDirección: Alex Bowen Carranza.
Países: Chile, Argentina y España.
Año: 2005.
Duración: 100 min.
Género: Drama, comedia.
Interpretación: Nicolás Saavedra (Rodrigo Rojas), Erto Pantoja (Osvaldo Ferrer), Miguel Dedovich (Enrique Ocampo), Jorge Román (Carlo Alberti), Juan Pablo Miranda (Guillermo Mancilla), Pablo Valledor (Jorge Salazar), Felipe Braun (Capitán Riquelme), Víctor Montero (Javier Orozco), Andrés Olea (José Almonacid), Diego Quiroz (Figueroa).
Guión: Julio Rojas y Paula del Fierro.
Producción: Alez Bowen Carranza y Pablo Trapero.
Música: Tobar & Miranda.
Fotografía: José María Hermo.
Montaje: Danielle Fillios.
Dirección artística: Verónica Astudillo.
Vestuario: Loreto Vusckovic.

Ójala las guerras se sucedieran como los chistes del humorista Gila. Recuerdan aquello de ¿oiga, es el enemigo..?. Esta película recurre al lado más absurdo de la guerra. Porque la guerra por encima de todo es una estupidez. Cogen a soldados y los mandan a lugares de los que no han oído hablar, les dan un arma y les dicen que cuando vean al “enemigo” disparen. Hay que matar el mayor número de ellos.

Si la guerra se sucede en plan videojuego, muchos lo sobrellevan sin preocupaciones. Pegan unos tiros se cargan los que pueden y regresan. Cuando el “enemigo” se personaliza, y tiene un rostro, entonces matar no es fácil. Es como sacrificar al cerdo que has estado meses alimentando. Se convierte en algo personal, y nada hay más personal y horrendo que quitar la vida a una persona.

La historia acontece en la Patagonia en 1978, donde un destacamento de cinco soldados y su sargento, Chilenos son enviados hasta la frontera con Argentina, donde puede tener lugar una guerra. Una vez instalados en su trinchera, descubren que a pocos metros hay soldados argentinos montando guardia en su respectiva trinchera. También son media docena.

El aburrimiento es la madre de todos los vicios y también del hermanamiento, así que poco a poco irán confraternizando, unos con los otros, sin reparar en nacionalidades. Si hay hombres de por medio, el partido de fútbol es inevitable. Luego se hablará de las minas respectivas, de los bailes de cada partido. Pasarán un buen rato juntos. Perdidos en medio de la nada. En un territorio basto y desierto. Donde el cielo se junta con la tierra sin rastro humano. Donde matar no tiene ningún sentido. Allí, donde Cristo dio las tres voces, aún menos.

La historia está por encima de las interpretaciones que son justitas. El mensaje es lo que nos deja esta intimista y agradable coproducción chileno-argentino-española. Un mensaje de paz en tiempos de guerra, donde incidir en la importancia de la vida humana. Algo que películas recientes como Feliz Navidad también trataron con menos gracia y más ñoñez que esta.

A mí las películas bélicas que más me gustan son las antibelicistas como Mediterraneo, por ejemplo, un peliculón que vería una y cien veces.

Enlaces | Películas Chilenas

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

En la cama crítica película chilena

En la cama cartel película chilenaDirección: Matías Bize.
Países: Chile y Alemania.
Año: 2005.
Duración: 85 min.
Género: Comedia dramática.
Interpretación: Blanca Lewin (Daniela), Gonzalo Valenzuela (Bruno).
Guión: Julio Rojas.
Producción: Adrián Solar y Christoph Meyer-Wiel.
Música: Diego Fontecilla.
Fotografía: Cristián Castro y Gabriel Díaz.
Montaje: Paula Talloni.
Dirección artística: Constanza Meza-Lopehandía y Mercedes Marambio.

Hace poco hablaba aquí de Mujeres infieles taquillazo chileno. Ahora le toca al turno a otra película más minoritaria donde habla de sexo pero donde el planteamiento es diferente.

Una pareja hace el amor en un hotel. No se conocen, cuerpos innominados, antes y después, pero se desean y ese deseo les lleva al catre. No es el sexo lo más íntimo de la persona, porque más allá del cuerpo está la mente y ahí no se puede acceder. No quiere ella que él le cuente cosas de su pasado, porque sabe que no se volverán a ver, que ha sido un rollo placentero de una noche, que luego sus caminos se separarán y nunca más convergirán, así que para que hablar de sus respectivas existencias, de sus anteriores amores, si no hay proyecto en común, ni visos de continuidad.
Un único escenario: la cama de un hotel sobre la que la pareja practica sexo, charla y un suelo donde ella interpreta una canción. También un baño donde reponer fuerzas y buscar algo de intimidad. Unidad de tiempo: unas horas hasta que amanezca.

Bruno y Daniela en la camaHace falta tener las cosas muy claras y un sólido guión para que con estos mimbres la película resultante no sea tediosa y reiterativa. Buena labor interprativa de la pareja protagonista formada por Blanca Lewin (Daniela) y Gonzalo Valenzuela (Bruno), valerosos en sus papeles, desentendidos de la cámara, capaces de transmitir muchas cosas con sus palabras y sus miradas, que se desnudan no solo de cuerpo (hay muchos revolcones, pero lejos de Nine Songs, donde si que había sexo explícito, aquí es sexo es más suave, bonitos cuerpos de curvas derrapantes, que la cámara embellece aún más) sino también de alma, abriendo la puerta a los recuerdos, algunos nada agradables, que se despachan convencidos de que no habrá ulteriores encuentros. Nunca fuimos, somos, ni seremos nada, dice ella, consciente de su fracaso, de su infelicidad autoimpuesta y de la imposibilidad de cambiar las cosas. Esta noche de placer no será otra cosa que un recreo antes de su nueva vida de casada y un descanso para él antes de su viaje.

El director Matías Bize (1979, es esta su segunda película,con la que se llevó el máximo galardón, La espiga de Oro del Festival de Cine de Valladolid. Ha estrenado, su última película Lo bueno de llorar, presente en la 52 Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci) ) rehuye de los planos fijos a fin de que la historia no decaiga, con planos cortos y rápidos, diferentes encuadres, pantalla divivida en dos, que le dan el ritmo preciso. Se incrustan anécdotas personales, reflexiones sobre la vida, el cine, las mujeres, Dios, que van jalonando los diferentes encuentros sexuales.
Depende del espectador ver en esta película a dos personas follando todo el tiempo o ir algo más allá y apreciar sus virtudes, que las tiene.

Enlaces Página oficial

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Mujeres infieles crítica película Chilena

mujeres infielesDirección: Rodrigo Ortúzar Lynch.
País: Chile.
Año: 2004.
Duración: 107 min.
Género: Comedia dramática.
Interpretación: María José Prieto (Cecilia Ureta), Lucía Jiménez (Roberta Lake), Gabriela Aguilera (Virginia), Sigrid Alegría, María Izquierdo (Eva Soler), Viviana Rodríguez (Carola), Cristian Campos (Alberto Valdés), Liliana Ross (Teresa Vial), Benjamín Vicuña (Christian), Daniel Alcaíno (Mario).
Guión: Walter Slavich y Marcelo Slavich; basado en un argumento de Rodrigo Ortúzar Lynch y Juan José Hurtado.
Producción: Verónica Uman.
Música: Quique González.
Fotografía: Juan Carlos Bustamante.
Montaje: Marcela Saenz.
Dirección artística: Paulina Braithwaite

Si no me falla la memoria esta es la primera película Chilena que tenemos el honor de comentar en nuestra blog. Muy pocas o ninguna película de este país llega a nuestras carteleras y de hacerlo es porque en sus países han sido un éxito rotundo. Según se afirma el 62% de las mujeres chilenas casadas son o han sido infieles con sus parejas. Este es el título de la película, Mujeres infieles y comienza con una pareja practicando sexo en un motel. Ella se llama Cecilia Cecilia en el motelUreta y trabaja en un canal de televisión como presentadora. Es infiel. Cuando el maromo, Alberto Valdés, jefazo de la cadena se va a echar “el cigarrito de después” y prende el encendedor, tiene lugar una explosión. Cecilia está nerviosa porque presume que su compañero Mario Guzmán sabe algo acerca de sus devaneos sexuales.

La acción se retrotrae unas horas antes y vemos como a Mario lo destinan a un parque de bomberos a hacer un reportaje. Cuando está allí escuchan una explosión y los bomberos y los periodistas van a ver qué es lo que ha sucedido, allí encontrarán el cadáver de Alberto y a Carola en bolasCecilia bajo una manta, para escarnio público con la cámara “informando” a sus espectadores.
Otras mujeres, como Carola Fisher también buscan sexo y amor en los brazos de otros hombres, más jóvenes en su caso, que no son sus maridos, sino los hijos de estos, creando legiones de cornudos que deben recurrir a investigadores privados (como la pareja homosexual, creadores de “Los diez mandamientos de la mujer infiel” que expondrán en televisión en el programa de Mario) si quieren saber si sus mujeres riegan fuera del tiesto.

Una psicóloga, Eva Soler, es el puerto al que arriban las mujeres infieles a confesar sus faltas sexuales y explayarse. La sexóloga no juzga y dice cosas como estas a Virginia, una de sus pacientes la cual ha tenido un orgasmo mientras veía como el fornido jardinero de hercúleo torax ponía a punto sus flores. Has de ser fiel. No a tu marido. Tu marido puede ser un A galopar a galopar hasta enterrarlos en el maraccidente en tu vida. Has de ser fiel a ti misma. Tu sigue el camino del orgasmo. El orgasmo es un derecho humano. En televisión Eva afirma que si hay tanta infidelidad femenina es porque los hombres son cómplices, que si el 62% de las mujeres es infiel, entonces lo podemos considerar como algo normal.

Roberta (Lucía Jiménez) llega a Santiago de Chile después de siete años en España para abrir un local, un sex-shop. “Calidad de sexo es calidad de vida” es su lema. Cristina casada con Mario cae rendida a sus pies y se enamora de ella a las primeras de cambio, como le cuenta a la sexóloga y se dan un homenaje con unas cuantas copas de más y el alcohol actuando como lubricante del deseo.

Virginia, arquitecta, quiere hacer el amor y esto le dice a su marido mientras comen pero este le replica que cada cosa tiene su momento y que debe dar gracias a Dios con todo lo que tiene y no quejarse. El “sexo por goteo” hace que Virginia fantasee y esté dispuesta a buscarse las Virginia descubre la utilidad de un vibradorhabichuelas fuera del nicho conyugal, aunque se con un trozo de latex con forma de pene y varias marchas.

El conejo, la chirla, la alfombra, la bigotuda, el chocho, el choricuaco, el coño, la castaña, la zorra, el potorro….!qué rico es el castellano!. (Cuando la vean entenderán lo que digo)
No faltan los golpes de humor como la escena en la que “el consolador se va de marcha”.

La nómina de actrices de la película son todas ellas muy guapas y no dudan en despelotarse Mujer contra mujer Roberta y Cristinasobre todo Viviana Rodríguez (Carola) y María José Prieto (Cecilia Ureta). Sigrid Alegría (Cristina) no se destapa pero al igual que Gabriela Aguilera (Virginia) están guapísimas. Finalmente la deshinbida Lucía Jimenez aporta la presencia española al film, junto a las canciones que suenan de Quique González; Pequeño Rock and Roll, Crece la hierba, Aunque tú no lo sepas, del que recomiendo encarecidamente escuchar su disco Salitre 48.

Cecilia pagará sus culpasMujeres infieles no es más que una entretenida película sin mayor pretensión que la de hacernos echar unas risas, con varios despelotes, con parejas a la deriva que encuentran en la cama ajena la manera de saciar sus deseos, con la profundidad en sus planteamientos de un orinal y un puñado de hombres reducidos a cornudos, si bien como dice Eva para que una mujer sea infiel con un hombre hace falta otro hombre, o que haga de amante o una mujer.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg