Archivos de la Categoría 'Cine Cubano'

La Edad de la Peseta (The Silly Age, 2006)

la edad de la pesetaDirección: Pavel Giroud.
Reparto: Mercedes Sampietro (Violeta), Iván Carreira (Samuel), Susana Tejera (Alicia), Carla Paneca (Nuria), Esther Cardoso (el televisor), Claudia Valdés (niña), José Ángel Egido (don Ramón).
Guión: Arturo Infante.
Producción: Camilo Vives, Jaume Roures y Delfina Catalá.
Música: Ulises Hernández.
Fotografía: Luis Najmías Jr.
Montaje: Lester Hamlet.
Dirección artística: Vivian del Valle.
Cuba, España, Venezuela 2006

Coproducción española, cubana y venezolana que recrea la vida de una divorciada y su hijo cuando se mudan a vivir a la casa de la madre de ella en el año 1958, en pleno estallido de la revolución cubana liderada por Fidel Castro.

Vemos al propio Fidel hablando en inglés en el inicio de la película, así como algunas imágenes documentales también al final.

madre e hijoEs una historia sencilla, de la complicidad que va creciendo entre el nieto, un chaval de 10 años que está creciendo y descubriendo cosas nuevas cada día, y la abuela, a la que no le gustan los niños, pero que acaba adaptándose a él, incluso cogiéndole cariño.

El último vértice del triángulo es la madre, luchando por un lado por encontrar trabajo y sacar adelante a su hijo al mismo tiempo que se plantea si el matrimonio es lo mejor para ambos.

Es una película reflexiva, que se detiene en los detalles y cuya narración fluye de forma pausada, a ese ritmo que asociamos siempre a los países caribeños.

El significado del título es explicado en un rótulo al inicio: “La Edad de la Peseta: Expresión utilizada en Cuba para nombrar el periodo comprendido entre los 7 y 11 años previo a la adolescencia”.

nieto y abuelaObviamente ese título viene de la edad en la que se encuentra el crío protagonista, que se ve sumergido en un momento de su vida en el que ya no se siente como un niño en muchos aspectos, pero todavía lo consideran como tal todos los que le rodean. La confusión y el afán por absorber cosas nuevas están a la orden del día en su vida.

Cuba eligió esta película para representar a su país tanto en los Oscars 2008 como en los Goya 2008, pero sólo en los segundos consiguió pasar el corte y está entre las 5 nominadas en la categoría de película extranjera de habla hispana.

La abuela es interpretada por Mercedes Sampietro, dejando constancia de que sigue siendo una de las grandes actrices españolas. Muy emotiva.

Enlace | Web Oficial | IMDB

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Suite habana crítica película

Suite habana cartel películaDirección y guión: Fernando Pérez.
Países: Cuba y España.
Año: 2003.
Duración: 84 min.
Producción: José María Morales y Camilo Vives.
Música: Edesio Alejandro y Ernesto Cisneros.
Fotografía: Raúl Pérez Ureta.
Montaje: Julia Yip.

Hace unos días di mi parecer sobre Madrigal, dirigida por Fernando Pérez. Ahora vuelvo con una película suya de 2003.
Podemos considerarlo como una película sin diálogos, que asemeja un documental. El director sigue durante un día a media docena de personas. Su cámara, sus ojos, ven sus actividades ya sean en el trabajo como en el hogar. Vidas normales, aburridas, tediosas. Pérez, afín al régimen, entre los protagonistas no selecciona balseros, ni revolucionarios. Son gente que ven discursos de Fidel en televisión, escuchan canciones de Silvio Ródriguez y llevan sus vidas sin muchas complicaciones filósoficas, si bien esto es una presunción, ya que el no haber diálogos, ni expresarse, hemos de sacar conclusiones por lo que vemos.

Vemos a un chico con una minusvalía psíquica que va al colegio y el amor que le profesa su padre, arquitecto que deja todo, para ocuparse de su chiquillo. Otros jóvenes quieren ser artistas, lograr una ocupación como actor, otro hace chapuzas y el último arregla la vías del tren. Una señora mayor no tienen ningún sueño. Sea como fuere, en las casas de los protagonistas, abundan los desconchones, reina la austeridad, se bañan con el agua de un cazo y no hay el menor alarde.

Cuando llega la noche, y la película se apaga, los rostros de los protagonistas, muestran todo, menos alegría, más bien está presente, la desesperanza, la frustración, la impotencia, el abatimiento. No hay rabia, ni resentimiento, sino una derrota asimilada, como si sus corazones también con desconchones no desentonasen con cuanto les rodea. Eso me parece a mí, si bien el director seguro que ha querido plasmar todo lo contrario; la honestidad, el tesón, la humildad y la resignación de un pueblo que no se deja doblegar, que sigue luchando, que tiene sueños que cumplir y ama su tierra, por lo que no tiene intención de irse a ninguna parte.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Madrigal crítica película Cubana

Madrigal cartel películaDirección y guión: Fernando Pérez.
Países: Cuba y España.
Año: 2006.
Duración: 110 min.
Género: Drama.
Interpretación: Carlos Enrique Almirante (Javier), Carla Sánchez (Eva), Luis Alberto García (Ángel), Liety Chaviano Pérez (Luisita), Yailene Sierra Rodríguez (Elvira), Armando Fernández Soler (anciano), Ana Celia de Armas Caso (Stella Maris), Carlos Lázaro Díaz Alfonso (director).
Producción: José María Morales y Camilo Vives.
Música: Edesio Alejandro.
Fotografía: Raúl Pérez Ureta.
Montaje: Íñigo Remacha y Julia Yip.
Dirección artística: Erick Grass Marrero.
Vestuario: Miriam Dueñas

Una historia de amor en dos partes. Ambientada en La Habana, Javier es un joven actor de teatro el cual durante una de sus representaciones en la que va vestido de monja, su única espectadora, deja la sala momentos antes de que a él le toque actúar. Ese hecho hace que Javier quiera conocer más en profundidad esa espectadora. La chica se llama Luisita, vive sola en una casa grande que es la envidia de los demás. Javier y Luisita intiman. Su relación se cimentará sobre la sinceridad mutua que mantendrán; sin secretos, ni mentiras, solo la verdad como bandera.
Javier a pesar de lo que siente por Luisita sigue acostándose con Eva, una actriz de la compañía y escribe relatos eróticos, oculta lo que quiere y cuenta lo que le conviene.

Luisita es especial, vive en su mundo particular, atenazada por complejos y traumas que dificultan su trato con los otros. Su cuarto está vetado a todo el mundo. Ojea con tristeza las fotos de su madre en una revista porno, desde donde su madre da muestra de su buen hacer en su trabajo, chupando un miembro erecto.

Eva y Javier

Cuando ambos se juntan Luisita no deja que Javier hable, solo le deja escuchar lo que ella tiene que decir y le enseña a éste su trabajo como forense. Delante del cuerpo muerto todo son preguntas sin respuestas; el cuerpo corrupto, el alma también, las mentiras corrompiendo el agua que nos intoxica cada día. Los planteamientos filosóficos insuflan la historia, y cada personaje suelta frases lapidarias, planteando las grandes preguntas que siguen sin ser resueltas todavía. El contenido de la obra que se representa sigue ese misma línea trascendental.

Javier fantasea, incorpora cuanto le sucede a su relato y va mezclando realidad y ficción borrando la línea que separa ambos mundos. Un hecho trágico marcará el comienzo de la siguiente historia de amor, en la que el relato de Javier ya ha tomado cuerpo. Se repiten algunos personajes, la historia es entonces más lúbrica, en el reino de Eros, todo son magreos, enculamientos, mamadas, orgías en las calles, el sexo es el alimento de esa carne ávida de deseo y vaciamiento seminal. Todo fluye.

Si el planteamiento filosófico y la carga poética que cada personaje lleva en sus manos, llegan al espectador su visionado puede convertirse en una experiencia catártica, sino es así, nos hallamos ante una película original, rara, atemporal, de personajes sufrientes, con estrecheces económicas y mentales, que ciñen sus acciones, acorralando la sinceridad en pos de la lubricidad, donde el manto de la mentira les arropa y da calor a sus noches de placer, mientras los perdedores van buscando una piedra y una soga con la que poner fin a todo cuanto antes.

Si esta película, coproducción España-Cuba, no ha funcionado mal en taquilla quizá se deba a su contenido erótico, poco habitual en nuestras carteleras. Son muchos hombres y mujeres los que aparecen despendolados, entre ellos la bella actriz Carla Sánchez (la cual ha intervenido en series españolas como Los simuladores, El internado o En el síndrome de Ulises). La actriz Ana Celia de Armas (que sale en la serie El internado, donde interpreta a Carolina), tiene un corto papel en la segunda historia.

Yailene Sierra Rodríguez | Habana Blues

Carla Sánchez

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg