Archivos de la Categoría 'Cine Iraní'

Baz´azif el sabio sufí crítica película

Baz azifDirección: Nacer Khemir.
Países: Túnez, Francia, Alemania, Reino Unido, Irán y Hungría.
Año: 2005. Duración: 98 min. Género: Drama.
Interpretación: Parviz Shahinkhou (Bab’Aziz), Maryam Hamid (Ishtar), Nessim Kahloul (Zaid), Mohamed Grayaa (Osman), Golshifteh Farahani (Nour).
Guión: Nacer Khemir y Tonino Guerra.
Producción: Cyriac Auriol y Ali-Reza Shojanoori.
Música: Armand Amar.
Fotografía: Mahmoud Kalari.
Montaje: Isabelle Rathery.
Diseño de producción: Nacer Khemir.
Vestuario: Maud Perl.

Programada dentro de Golem Verano 2008 y tras oir hablar de ella en esta blog, me animé a verla en casita.
No está mal, es necesario diría yo, abrirse a otras realidades a las películas de otros países, a fin de constatar lo que es más que evidente, que hay vida más allá de nuestro barrio, ciudad o país y que hay ciertas cosas que más allá de las lenguas o Dioses a los que rezar son universales, como el amor, el odio, la solidaridad o la bondad…

Esta película es una “desert-movie“, concepto que no sé si existe, pero me apetece denominarlo así. En un desierto vemos a un anciano ciego de nombre Baz Azif, acompañada de su nieta, Ishtar. El abuelo va al encuentro de otros derviches, a una reunión que se celebra cada 30 años. El abuelo y la nieta tienen una relación maravillosa, se cuidan mutuamente, y la niña está sedienta de oir las palabras sabias de su mentor y bastón espiritual.

En su travesía se cruzarán distintos personajes y se oirán muchas historias, sonaran bonitas melodías de voces magnetizadores, habrá desamores, reencuentros, y finales.

Quizá la muerte solo sea una “boda con la eternidad“, un leve tránsito que no ha de ser doloroso, no es un final porque la vida no es ya principio de nada.

Excelentes paisajes, poderosas interpretaciones, simbolismos y poesía, junto a cantos electrizantes hacen de esta evocadora película un deleite para los sentidos, una epifanía que nos libera del dolor.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Buda explotó por vergüenza crítica película

Buda explotó por vergüenzaDirección: Hana Makhmalbaf.
Países: Irán y Francia. Año: 2007.
Duración: 81 min. Género: Drama.
Interpretación: Nikbakht Noruz (Baktay), Abdolali Hoseinali (chico talibán), Abbas Alijome (Abbas).
Guión: Marziyeh Meshkini.
Producción: Maysam Makhmalbaf.
Música: Tolib Khan Shakhidi.
Fotografía: Ostad Ali.
Montaje: Mastaneh Mohajer.
Diseño de producción: Akbar Meshkini

Es evidente que un gran presupuesto no conlleva una buena película, como un bajo presupuesto implica la generación de una obra maestra. Si es cierto que a menudo la falta de capital agudiza el ingenio como le sucede a Baktay la niña protagonista. Baktay vive en unas cuevas. Su madre sale a hacer unos recados y ella, que tendrá tres o cuatro años se queda al cuidado de una recién nacido que llora porque tiene hambre. Baktay ata una cuerda al pie de su hermana y se va al mercado a comprar un cuaderno.
Como no tiene dinero, coge cuatro huevos y se los ofrece al tendero que vende cuadernos. Este le dice que los venda en el mercado y con el dinero que le den él le venderá el cuaderno. La niña va al mercado y dos huevos se le rompen. Nadie quiere sus huevos, pero un hombre quiere pan, así que le dice que si le lleva pan, se lo comprará. La niña va al horno y allí una mujer le cambia una hogaza de pan por los dos huevos. Luego el hombre de antes a cambio del pan le da unos billetes.

Con ese dinero Baktay compra un cuaderno y se dirige a la escuela. Logra llegar finalmente a una escuela, junto a su vecino, pero es una escuela de chicos, así que la mandan a la escuela de chicas, y consigue llegar, y como lleva un pintalabios hace que todas sus compañeras se pinten los labios, para enfado de la profesora que la pone de patitas en la calle.

A todo esto en su ir y venir Baktay se topa con unos niños belicosos que juegan a la guerra. La retienen y cavan una fosa para ellas, a la cual apedrearán, porque lleva los labios pintados, y quiere ir a la escuela a aprender cosas. La retienen junto a otras niñas en una cueva pero logra escapar. A su vecino también lo capturan y a poco se ahoga en una zanja de barro.

La historia como se verá tiene su miga, pero el gran acierto de la directora, está en los momentos en los que Baktay cae en manos de esos niños talibanes, obsesionados con matar, con un lenguaje belicoso, donde aparecen las palabras terrorista, infiel y Dios a menudo, demasiado tratándose de núbiles criaturas.

A ratos te pone un nudo en la garganta porque no está muy claro si lo que esos niños quieren realmente es jugar a morir o matar realmente.
La escena real es clarificadora. A una bomba mandando por los aires la figura de Buda, en las cuevas donde vive Baktay se suma esa otra donde los niños talibanes con sus palos de madera simulando metralletas le obligan a morirse. “Muérete Baktay sólo así serás libre”. Demoledor, aunque para una sociedad como la nuestra donde la gente se deprime al verse un michelín o una arruga frente al espejo, la epopeya de Baktay para comprar un cuaderno y su afán por aprender historias, le puede parececer una memez.

Por cierto, la directora, Hana Makhmalbaf tiene solamente 19 años.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

El viento nos llevará de Abbas Kiarostami crítica película

El viento nos llevará cartel películaTITULO ORIGINAL Le vent nous emportera
AÑO 1999
DURACIÓN 115 min.
PAÍS Irán, Francia
DIRECTOR Abbas Kiarostami
GUIÓN Abbas Kiarostami
MÚSICA Peyman Yazdanian
FOTOGRAFÍA Mahmoud Kalari
REPARTO Behzad Dourani
PRODUCTORA Coproducción Irán-Francia

Quien conozca el trabajo de Abbas Kiarostami la película no le deparará sorpresas. De nuevo surge el cine contemplativo, la observación de lo cotidiano. Unos hombres llegan en un todoterreno a un pequeño pueblo a 700 kilómetros de Teherán para grabar el funeral de una de las habitantes. Esto lo llevan en secreto y al niño que les recibe y acoge dicen ser buscadores de tesoros.

Se inicia con un plano general del coche llegando al pueblo entre campos verdes y amarillos de cereal. Toda la película registra los movimientos de Behzadque se supone es el director del documental. Todo cuanto acontece lo vemos a través de sus ojos.

Se van desgranando escenas de vida cotidiana. Los jóvenes están el campo pues es tiempo de recolección, mientras los ancianos, los niños y las mujeres permanecen en el pueblo. Los niños van a la escuela, las mujeres laboran, faenan, se ocupan de sus múltiples hijos, los ancianos beben té y pasan las horas mirando el horizonte.

Behzad conocerá a las gentes de ese pueblo del valle negro, donde se respetan las tradiciones, donde no hay tele ni radio, sí alguna moto, trabará amistad con el niño, con un hombre que cava un pozo junto al cementerio y a poco muere asfixiado. Conocerá también a su joven amada, que ordeñará leche fresca para él, pues a todos les honra su presencia y le recitará una poesía de Forough Farrokhzad que da nombre a la película.

Behzad recibirá llamadas de su productora y cada dos por tres irá hasta el cementerio, al punto más alto del pueblo donde hay cobertura y pedirá más tiempo, el necesario para que la potencial difunta, de más de cien años, finalmente muera y puedan llevar a cabo su objetivo.

Como dice el doctor su tiempo libre lo usa para contemplar la naturaleza, su gama de colores, su equilibrio perfecto. Hay imágenes de tortugas y de escarabajos peloteros afanados en su tarea, que no se rinden.

No hay sobresaltos en el cine de Kiarostami, ni efectimos sino un cine directo, sencillo, naturalista, algo parecido a un documental donde registrar un trozo de vida humana, un ejemplo de arqueología visual que servirá en el futuro de documento histórico.

Kiarostami debe el nombre de su película a un poema de Forough Farrokhzad (1935 – 1967)

El viento nos llevará

En mi noche, tan breve, ¡ay!
El viento está a punto de encontrar las hojas.
Mi noche tan breve está llena de devastadora angustia
¡Escucha!¿Oyes los susurros de las sombras?
Esta infelicidad que siento ajena a mí
Estoy acostumbrada a la desesperación
¡Escucha!¿Oyes los susurros de las sombras?
Allí, en la noche, algo está ocurriendo.
La luna está roja e inquieta.
Y, agarrada a este tejado
podría derrumbarse en cualquier momento.
Las nubes, como una multitud de mujeres de luto,
esperan el nacimiento de la lluvia.
Un segundo, y luego nada.
A través de esta ventana,
la noche tiembla
y la tierra deja de girar.
A través de esta ventana, un extraño se preocupa por
mí y por tí.
Tú, en nuestro césped,
pon tus manos -aquellos abrasadores recuerdos-
en mis tiernas manos
y pon tus labios, llenos de calor vital
en contacto con mis tiernos labios.
¡El viento nos llevará!
¡El viento nos llevará!

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg