Archivos de la Categoría 'Cine Irlandés'

El irlandés (John Michael McDonagh 2011)

El irlandés película cartelPelícula: El irlandés. Título original: The guard.
Dirección y guion: John Michael McDonagh. País: Irlanda. Año: 2011.
Duración: 96 min. Género: Comedia negra, thriller.
Interpretación: Brendan Gleeson (sargento Gerry Boyle), Don Cheadle (agente federal Wendell Everett), Mark Strong (Clive Cornell), Liam Cunningham (Francis Sheehy-Skelfington), Fionnula Flanagan (Eileen Boyle), Pat Shortt (Colum Hennessey), David Wilmot (Liam), Rory Keenan (Aidan McBride).
Producción: Chris Clark, Ed Guiney, Andrew Lowe y Flora Fernandez-Merango.
Música: Calexico.
Fotografía: Larry Smith. Montaje: Chris Gill.
Diseño de producción: John Paul Kelly. Vestuario: Eimer Ni Mhaoldomhnaigh

Es justo decir que El Irlandés es un soplo de aire fresco en una cartelera que semana tras semana se aposenta en lo acomodaticio, comercial y palomitero, ya que John Michael McDonagh se aventura por otros caminos, no inexplorados, pero sí menos trillados, donde la historia coge fuerza y alza el vuelo en especial gracias a un guión sorprendente.

Al éxito del film contribuye en gran medida, la presencia de ese pedazo de actor que es Brendan Gleeson, el cual parece que no está programado para interpretar nunca mal, y brilla en cualquier película. Aquí es el protagonista absoluto, dando vida al sargento Gerry Boyle, un tipo peculiar, sin hijos ni mujer, que va de putas, juguetea con las drogas y adapta la ley a su manera. Más allá de estos asuntos periféricos y triviales, el caso es que un buen agente de la ley, con buen olfato e íntegro, a su manera.

La acción discurre en la localidad irlandesa de Galway, en la que va a tener lugar un movimiento de peso dentro del tráfico drogas internacional que propicirá la llegada a Galway del agente federal Wendell Everett, que como no puede ser de otra manera está en las antípodas de Gerry. Ya saben un tipo íntegro, honesto, trabajador, responsable, abstemio, aburrido, padre de familia, perfecto esposo, etc.

Pero Gerry y Wendell tendrán que trabajar juntos y encontrarán puntos en común, porque a pesar de las diferencias comparten un sentido de la justicia parecido.

Verla en versión original es más que recomendable, porque a pesar de que hablan inglés entre ellos, también suena el gaélico irlandés y a menudo hay juegos de palabras y expresiones que se pierden con la traducción (como sucedía con Bienvenido al norte).

El guión es hilarante, hay momentos brillantes, por lo que tienen de surrealistas a la par que verosímiles.
¿Western crepuscular?. Sí.

El irlandés, es una película singular, original, negra, divertida, trepidante y reflexiva.
Ahí es nada.

Me hubiera gustado verla junto a mi amigo Louis Mikel, que vive en Dublín para contrastar esa imagen que dan los irlandeses.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

This must be the place (Paolo Sorrentino 2011)

This must be the place cartel película SorrentinoPelícula: Un lugar donde quedarse (This must be the place). Título original: This must be the place.
Dirección: Paolo Sorrentino.
Países: Italia, Francia e Irlanda.
Año: 2011. Duración: 118 min.
Género: Comedia dramática. Interpretación: Sean Penn (Cheyenne), Frances McDormand (Jane), Eve Hewson (Mary), Judd Hirsch (Mordecai), Kerry Condon (Rachel), Harry Dean Stanton (Robert Plath), Joyce Van Patten (Dorothy Shore), David Byrne (él mismo), Olwen Fouéré (madre de Mary), Shea Whigham (Ernie Ray).
Guion: Paolo Sorrentino y Umberto Contarello; basado en un argumento de Paolo Sorrentino. Producción: Francesca Cima, Nicola Giuliano y Andrea Occhipinti. Música: David Byrne, con letras de Will Oldham.
Fotografía: Luca Bigazzi. Montaje: Cristiano Travaglioli. Diseño de producción: Stefania Cella. Vestuario: Karen Patch

A Paolo Sorrentino merece la pena seguirle la pista. Quién haya visto sus anteriores trabajos: L´uomo in piú, Le conseguenze dell´amore o Il divo sabe que Sorrentino tiene un mundo propio, su propio universo.

Esto en sí mismo no es bueno ni malo, pero testifica su singularidad como artista, que lo es.

En esta película Sorrentino decidió cruzar el charco e irse a rodar a los Estados Unidos, contando como protagonista principal con Sean Penn, el cual ya sabemos que no le tiembla el pulso a la hora de elegir sus papeles.

Aquí Penn encarna a Cheyenne un hombre cincuentón, que hace 30 años triunfó en la música, hasta que lo dejó, atormentado con la muerte de dos fan que se suicidaron quizá influenciados por sus letras góticas, tristes, deprimentes. Lo estético se volvió existencial o mejor, dejo de ser existencia gracias a la música y Penn desde entonces carga no solo con esa cruz, sino también con el hecho de no haber visto a su padre en treinta años, y volver a reencontrarse con él en un tanatorio.

Cheyenne sale de Dublín, donde vive junto a su mujer, para saldar las deudas con su pasado. En el entierro de su padre, judío, descubre cómo este sufrió la humillación por parte de un nazi, en campo de concentración, el cual todavía vive en una caravana en medio de la nada.

Sí, el viaje exterior, esa travesía por unos Estados Unidos inmensos, de carreteras interminables, donde el gris del asfalto se funde con el horizonte, supone a su vez un viaje interior en Cheyenne que debe mudar la piel, o más bien desprenderse de su máscara, vaciar lo estético para que aflore lo existencial, dejar esa depresión y tristeza que lo lastra, para soltar lastre, recuperar el cariño de su padre a través de un acto heroico y nada más heroico que una venganza. Y luego seguir viviendo.

Sorrentino logra hipnotizar, con esa combinación alquímica, de imágenes y música (una banda sonora de David Byrne brillante). Ciertos encuadres son de la marca Sorrentino, también su forma de arañar las historias, de mostrar seres descarnados, perdedores, que llevan su cruz a cuestas o en este caso una maleta con ruedas.

La escena en la que Cheyenne conversa con un hombre tatuado en la barra de hablar acerca de la bondad y la compasión es impagable.

Grazie Sorrentino.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Indomable (Steven Soderbergh) 2011

Indomable cartel películaPelícula: Indomable.
Título original: Haywire.
Dirección: Steven Soderbergh.
Países: USA e Irlanda.
Año: 2011.
Duración: 93 min. Género: Acción, thriller.
Interpretación: Gina Carano (Mallory Kane), Michael Fassbender (Paul), Ewan McGregor (Kenneth), Michael Douglas (Coblenz), Bill Paxton (Sr. Kane), Channing Tatum (Aaron), Antonio Banderas (Rodrigo), Michael Angarano (Scott), Mathieu Kassovitz (Studer). Guion: Lem Dobbs.
Producción: Gregory Jacobs y Ryan Kavanaugh.
Música: David Holmes.
Fotografía: Steven Soderbergh.
Montaje: Steven Soderbergh.
Diseño de producción: Howard Cummings.
Vestuario: Shoshana Rubin

Dice uno de los personajes de la película, que todo es cuestión de dinero. Con la que está cayendo comprometer unos cuantos millones de dólares para hacer este pestiño, duele (desconozco qué tal ha funcionado en taquilla. Por España pasó sin pena ni gloria).

La historia va de una chica la agente Mallory Kane, la cual trabaja para una agencia privada, la cual realiza encargos para el Gobierno. Un buen día a la chica se la quieren quitar del medio tras realizar un encargo, pero ella que es más listuca que los ratones coloraos, es capaz de escurrir el bulto repetidas veces, dándole a cada cual su merecido.

En un restaurante, huye por los pelos, en el coche de un chico que estaba allí (lo cual nos recuerda a Bourne y el mini), a quien le cuenta toda su vida, con la idea de que si no sale viva, al menos la policía y por ende, los espectadores sepamos lo que ha pasado (para esto se recurre a reiterados flasback).

Así, mamporro va, mamporro viene, de ciudad en ciudad, y secuencia a secuencia vemos como Mallory va repartiendo jarabe de palo sin escatimar esfuerzos, huyendo, ajusticiando, hasta el final.

Poco aporta esta película al prestigiado director Steven Soderbergh, quien a menudo amenaza con retirarse, pero que ahí sigue haciendo películas sin parar (algunas como Contagio de buen nivel). Si las próximas son como esta, si que sería buena idea que se tomara un descanso. Quizá no indefinido, pero que cuando ruede, lo haga con una buena historia entre manos, y no con pasatiempos pueriles como este.

Además, en verano a mí me apetecen gazpachitos, salmorejos, zumitos, cosas refrescantes, no refritos como este.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Essential Killing (Jerzy Skolimowski 2010)

Essential Killing poster movieTítulo original: Essential Killing Dirección: Jerzy Skolimowski
País: Hungría, Noruega, Polonia, Irlanda
Año: 2010 Duración: 83 min. Género: Thriller, Bélico
Reparto: Vincent Gallo, Emmanuelle Seigner, Stig Frode Henriksen, Nicolai Cleve Broch, David L. Price, Phillip Goss, Varg Strande, Tracy Spencer Shipp, Torgrim Ødegård, Eirik Daleng, Zach Cohen, Lars Markus Verpeide Bakke, Even Løken Bergan, Iftach Ophir, Niklas Nygaard, Thomas Berg, Lars Berg Jensen, Anders Kile Grønningsæter, Christian Teisnes, Håkon Speirs Færvik, Morten Enger
Guión: Jerzy Skolimowski, Eva Piaskowska Productora: Recorded Picture Company (RPC), Element Pictures, Skopia Film, Mythberg Films
Efectos visuales: Albert Szostkiewicz
Fotografía: Adam Sikora Guión: Eva Piaskowska, Jerzy Skolimowski
Montaje: Réka Lemhényi

Tras ver esta película uno queda, valga el oximorón, ensordecido por el silencio más abismal. Este es el gran logro de este artificio artístico. Puede verse en cualquier parte del mundo sin problema, ya que los escasos diálogos que hay son en los primeros diez minutos, luego todo es una huida hacia delante, la que debe emprender un hombre que tras ejecutar a unos soldados americanos, es llevado a una prisión de seguridad y después a un centro de aislamiento en Europa del Este. Allí el convoy que los transporta, a él y a otros presos, se va por el barranquillo, a resultas de lo cual el preso pone pies en polvorosa, tras matar a otros dos hombres.

Luego azuzado por sus captores y por un medio hostil, un bosque nevado, donde hace mucho frío y nada que llevarse a la boca como alimento, el preso fugado se las habrá de ingeniar para tratar de sobrevivir, con la esperanza de que su fuga le lleve a alguna parte.

La experiencia del fugado, nada tiene que ver con otras parecidas como El fugitivo, pues aquí todo resulta extremadamente crudo. El frío, el hombre, los lobos, los captores, todo está en contra del huido que ya sea comiendo hormigas, rascando la corteza vegetal de los árboles, robando pescados que comerá crudos, o buscando sustento lácteo en una madre amantadora, tratará de sobrevir convertido en un animal.

Los 80 minutos son lo suficientemente consistentes como para que no resulte ni breve ni tediosa. El actor que encarna al fugado es el singular Vincent Gallo, que lo borda. Hace su tragedia extensible al espectador, condición indispensable para que esta película llegue a traspasar la malla de la indiferencia. Tras la cámara Jerzy Skolimowski, otro tipo muy singular (hablé hace un tiempo de su trabajo Cuatro noches con Anna). Una apuesta muy interesante no apta para todos los públicos. Hay quien no aguanta estar más de cinco minutos sin oir a alguien hablar en la pantalla grande, aunque no sean más que boludeces.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Once (John Carney, 2006)

OnceDirección y guión: John Carney.
Reparto: Glen Hansard (chico), Markéta Irglová (chica), Hugh Walsh (Timmy), Gerry Hendrick (guitarrista), Alastair Foley (bajista), Geoff Minogue (Eamon), Bill Hodnett (padre del chico), Danuse Ktrestova (madre de la chica), Mal Whyte (Bill), Niall Cleary (Bob).
Producción: Martina Niland.
Música: Glen Hansard.
Fotografía: Tim Fleming.
Montaje: Paul Mullen.
Diseño de producción: Tamara Conboy.
Vestuario: Tiziana Corvisieri
Irlanda 2006

Rodada en 17 días y con toques autobiográficos del propio director, la película transcurre en Dublín, doblada buena parte en las calles de la ciudad (sobre todo Grafton Street), con la cámara al hombro, como se suele decir, un presupuesto mínimo que no llegó a los 200.000€.

Trata sobre un cantante callejero que por el día toca canciones populares y por la noche sus creaciones propias, además de trabajar arreglando aspiradoras en la tienda familiar. Un día conoce a una chica checa mientras está cantando y entabla con ella una relación que se inicia gracias a la música y va avanzando poco a poco.

él y ella en dublinDado que trata sobre 2 cantantes aficionados, pero entregados a la música, ésta está presente durante toda la película y hay canciones realmente buenas metidas en la acción, como la primera que tocan juntos en la tienda de música, ella al piano y él con su guitarra. Se titula “Falling Slowly” y junto a “If You Want Me” aparece en la lista de 59 precandidatas al Oscar a la mejor canción de este año. El actor protagonista, Glen Hansard, es el autor de todas las canciones.

Once es una película realista, que retrata la vida en Dublín de gente corriente, un irlandés que sobrevive como puede, y unos inmigrantes que lo pasan peor pero también se las arreglan para ser todo lo felices que pueden con sus limitaciones.

El estilo musical con las canciones intercaladas hace la película muy llevadera. La trama no es muy profunda, todo hay que decirlo, pero la historia es entretenida a pesar de no salirse de lo corriente. Quizás intente abusar un poco de la interiorización de los personajes sin acabar de definir estos en profundidad, dejándolo dibujados para esta historia concreta, pero sin darles vida más allá de lo que vemos.

De él sabemos que sigue colado por su novia, que se ha marchado de la ciudad y se ha ido a Londres y utiliza la música para sacarse la melancolía que lo envuelve. De ella que se dedica al presente, aunque intente pesar en el futuro, porque no le queda otra y tiene una hija a la que sacar adelante.

La pareja y el productorAmbos se sienten solos y encuentran el uno en el otro la compañía que ansían, pero tienen otras historias, sentimentales y familiares, que tienen que atender, por eso su relación no fluye como debiera. El cartel de la película expresa muy bien ese acercamiento, sin tocarse, pero mirándose a los ojos y avanzando juntos.

Los actores que los interpretan, a los que me refiero como él y ella porque verdaderamente los personajes no tienen nombre, son el irlandés Glen Hansard, y la checa Marketa Irglova. Entre ellos hay ese feeling tan difícil de conseguir, hay química, lo que es básico para hacer más creíble la historia. Las 2 interpretaciones son cercanas y naturales, acordes con los personajes que interpretan. Ambos son debutantes, así que han entrado con buen pie en el cine, a pesar de hacerlo con una película pequeña.

El final de la película también me gusta, porque deja las cosas justo en el que punto en que se deberían quedar, sin epílogos innecesarios ni rótulos de basados en hechos reales que me ponen malo. Esta puede ser una historia real o inventada, ¿cambiaría algo? Que nos cuenten lo que haya que contar y punto, ya decidiremos nosotros ni nos creemos que pueda suceder o no.

No voy a contar más, habrá que verse la película entera para llegar a ese punto, es sólo una hora y cuarto. Muy recomendable también para los que conozcan Dublín, porque se ven muchas escenas rodadas en la calle en diferentes lugares de la ciudad.

Web Oficial | Inglés | Español | IMDB

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Matador crítica película

MatadorDirección y guión: Richard Shepard.
Países: USA, Alemania e Irlanda.
Año: 2005.
Duración: 97 min.
Género: Comedia negra.
Interpretación: Pierce Brosnan (Julian Noble), Greg Kinnear (Danny Wright), Hope Davis (Bean), Philip Baker Hall (Sr. Randy), Adam Scott (Phil Garrison), Dylan Baker (Lovell), Portia Dawson (Guenivere), Jonah Meyerson (Chico de 10 años), Maureen Muldoon (Gretchen), Antonio Zavala (Barman).
Producción: Pierce Brosnan, Beau St. Clair, Sean Furst y Bryan Furst.
Música: Rolfe Kent.
Fotografía: David Tattersall.
Montaje: Carol Kravetz-Aykanian. Diseño de producción: Robert Pearson.
Dirección artística: Marcelo Del Río.Vestuario: Catherine Marie Thomas

Pierce Brosnan desligado ya de su rol de James Bond, acomete este proyecto dando vida a un peculiar asesino a sueldo que atiende al nombre de Julián Noble.
La noche en la que Julián cumple años, mientras se encuentra acodado en la barra del bar trasegando tequila mexicano conoce a un vendedor Danny Wright, que está en México para cerrar un acuerdo.

El azar quiere que lo dos permanezcan varios días en el hotel, y salgan juntos por ahí, y acudan a ver una corrida (de toros). De ahí el paralelismo entre el matador-torero y el matador-matón a sueldo.

La película no llega a ser del todo prescindible gracias a la interpretación de los dos protagonistas principales: Pierce Brosnan (Julian Noble), Greg Kinnear (Danny Wright). Brosnan compone bien el papel de un peculiar matón a sueldo, insensible, paródico y adicto al sexo. Kinnear, encarna de modo solvente a ese ciudadano de a pie que sin comerlo ni beberlo entra en el flujo magnético de Julián dejándose seducir por la alocada vida del primero.

Esta comedia negra ha pasado por los cines sin ninguna resonancia en taquilla, ni en Estados Unidos ni en Europa. Magros resultados pues para una película divertida y original, bien interpretada, que sin ser brillante tiene algún buen momento.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg