Archivos de la Categoría 'Cine Polaco'

Essential Killing (Jerzy Skolimowski 2010)

Essential Killing poster movieTítulo original: Essential Killing Dirección: Jerzy Skolimowski
País: Hungría, Noruega, Polonia, Irlanda
Año: 2010 Duración: 83 min. Género: Thriller, Bélico
Reparto: Vincent Gallo, Emmanuelle Seigner, Stig Frode Henriksen, Nicolai Cleve Broch, David L. Price, Phillip Goss, Varg Strande, Tracy Spencer Shipp, Torgrim Ødegård, Eirik Daleng, Zach Cohen, Lars Markus Verpeide Bakke, Even Løken Bergan, Iftach Ophir, Niklas Nygaard, Thomas Berg, Lars Berg Jensen, Anders Kile Grønningsæter, Christian Teisnes, Håkon Speirs Færvik, Morten Enger
Guión: Jerzy Skolimowski, Eva Piaskowska Productora: Recorded Picture Company (RPC), Element Pictures, Skopia Film, Mythberg Films
Efectos visuales: Albert Szostkiewicz
Fotografía: Adam Sikora Guión: Eva Piaskowska, Jerzy Skolimowski
Montaje: Réka Lemhényi

Tras ver esta película uno queda, valga el oximorón, ensordecido por el silencio más abismal. Este es el gran logro de este artificio artístico. Puede verse en cualquier parte del mundo sin problema, ya que los escasos diálogos que hay son en los primeros diez minutos, luego todo es una huida hacia delante, la que debe emprender un hombre que tras ejecutar a unos soldados americanos, es llevado a una prisión de seguridad y después a un centro de aislamiento en Europa del Este. Allí el convoy que los transporta, a él y a otros presos, se va por el barranquillo, a resultas de lo cual el preso pone pies en polvorosa, tras matar a otros dos hombres.

Luego azuzado por sus captores y por un medio hostil, un bosque nevado, donde hace mucho frío y nada que llevarse a la boca como alimento, el preso fugado se las habrá de ingeniar para tratar de sobrevivir, con la esperanza de que su fuga le lleve a alguna parte.

La experiencia del fugado, nada tiene que ver con otras parecidas como El fugitivo, pues aquí todo resulta extremadamente crudo. El frío, el hombre, los lobos, los captores, todo está en contra del huido que ya sea comiendo hormigas, rascando la corteza vegetal de los árboles, robando pescados que comerá crudos, o buscando sustento lácteo en una madre amantadora, tratará de sobrevir convertido en un animal.

Los 80 minutos son lo suficientemente consistentes como para que no resulte ni breve ni tediosa. El actor que encarna al fugado es el singular Vincent Gallo, que lo borda. Hace su tragedia extensible al espectador, condición indispensable para que esta película llegue a traspasar la malla de la indiferencia. Tras la cámara Jerzy Skolimowski, otro tipo muy singular (hablé hace un tiempo de su trabajo Cuatro noches con Anna). Una apuesta muy interesante no apta para todos los públicos. Hay quien no aguanta estar más de cinco minutos sin oir a alguien hablar en la pantalla grande, aunque no sean más que boludeces.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Cuatro noches con Anna (Cztery noce Z Anna)

Cuatro noches con AnnaTítulo internacional: Four Nights with Anna
Título original: Czery noce z Anna
País: Polonia, FR año: 2008 género: ficción
Dirección: Jerzy Skolimowski duración: 87′
Guión: Ewa Piaskowska, Jerzy Skolimowski reparto: Artur Steranko, Kinga Preis
Fotografía: Adam Sikora montaje: Cezary Grzesiuk
Escenografía: Marek Zawizrucha
Vestuario: Joanna Kaczynska música: Michał Lorenc
Productor: Paulo Branco, Jerzy Skolimowski
Producción: Alfama Films, Skopia Film, Wild Bunch Production, Telewizja Polska – Agencja Filmowa
Distribuidores: Les Films du Losange ventas en el extranjero: Elle Driver

El protagonista es Leon Okrasa, un tipo que es el tonto del pueblo que trabaja en un hospital en los fogones, incinerando a los muertos, el cual un buen día ve como violan a una chica. Ese hecho le marca. Él siempre defiende su inocencia con los hechos delictivos. Pero a raíz de ese acontecimiento, comienza a sentir algo por la chica violada llamada Anna. Así ese sentimiento amoroso que siente hacia la chica se convierte en una obsesión, la cual lleva al hombre a entrar a hurtadillas en el domicilio de su amada, y esperar agazapado entre las sombras, pasando así cuatro noches en su cuarto, hasta que lo pillan y debe confesar, su amor, ante el juez. En esas horas de espera, tendrá tiempo de pintar las uñas de los pies de su amante y dejarle una alianza en el baño. Para ello prepara una sustancia que al ser ingerida por la chica la deja medio atorrijada por las noches. Anna trabaja en el hospital.

Este hecho lo sacó el director polaco de la prensa. Jerzy Skolimowski hacía 17 años que no rodaba una película y ha vuelto a su Polonia natal para hacerlo. El resultado es una película asfixiante, merced a una extraordinaria fotografía de Adam Sikora. Los personajes se mueven entre sombras, pero bien iluminados, de tal modo que a pesar de la falta de luz, nos enteramos de qué es lo que pasa.

La historia es sencilla, menor, pero lo que hace de Cuatro noches con Anna algo especial es su puesta en escena, la buena labora actoral, la dirección de actores, la fotografía, los desangelados paisajes, y una historia de amor especial, que deja en el espectador un regusto amargo y cierto desasosiego, algo que sólo ciertas películas logran transmitir.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg