Archivos de la Categoría 'Cine Rumano'

4 meses 3 semanas 2 días (Cristian Mungiu 2008)

4 meses 3 semanas 2 días

Título original: 4 luni, 3 saptamini si 2 zile. Dirección y guión: Cristian Mungiu. País: Rumanía. Año: 2007. Duración: 113 min. Género: Drama. Interpretación: Anamaria Marinca (Otilia), Laura Vasiliu (Gabita), Vlad Ivanov (Sr. Bebe), Alex Potocean (Adi), Luminita Gheorghiu (Sra. Radu), Adi Carauleanu (Sr. Radu), Madalina Ghitescu (Dora), Catalina Harabagiu (Mihaela), Sanziana Tarta (Carmen), Mihaela Alexandru (Daniela).

En 2007 esta película rumana dirigida por Cristian Mungiu se llevaría la Palma de Oro en Cannes. Es casi imposible llevar a la práctica con acierto y en toda la plenitud, las ideas que uno tiene en mente. En el caso de Cristian no sé cuales eran sus expectativas, pero la película, lo que el director nos ofrece es excelente.

Nos encontramos en Rumania, en los estertores del régimen comunista de Ceauşescu. Una estudiante universitaria, Gabita, se queda embarazada. Desea abortar, así que se pone en manos de un hombre capaz de llevarlo a cabo, acompañada en semejante trance por otra compañera, Otilia. Este periplo es la sustancia de la película.

Seguramente los americanos ante una propuesta similar hubieran optado por el morbo, por el sentimentalismo, por esa degración sentimental que uno acaba repeliendo por su falta de honestidad. En el caso de esta joyita rumana, todo lo que vemos se nos antoja, verdadero. La película casi a modo de documental retrata las calles, los edificios, los medios de transporte, y todo es feo, cutre, triste, pobre. Un mundo venido a menos, donde parece que no hay lugar para la alegría, para la esperanza. Basta ver la cara de Otilia en todo momento para ser partícipe de su tristeza, impotencia, resentimiento contra el mundo. Esa sensación de frustración donde uno anhela estar en otra parte, en otra piel, y no puede hacer otra cosa más allá de golpearse a cada rato contra los muros de la realidad.
Y cuando las jovenes no están en la habitación del hotel resolviendo su presente, Otilia está en casa de su novio, y allá su careto es un poema, con la cámara fija en su rostro, en un plano donde entran 8 personas que van saliendo de plano, mientras la gente no para de hablar, diciendo sandeces, celebrando y hundiendo a Otilia en su silla, la cual no ve más salida que coger la puerta y huir.
Queda claro, en la posterior secuencia, donde Otilia se reúne con su novio en su habitación, la diferente mentalidad con la que abordaban el tema del aborto las mujeres que las sufrían y a quienes a muchas de ellas les costaba su vida, y la de los hombres, que no iban más allá de satisfacer su pulsión sexual, sin importarle los lodos que pudiereon venir de aquellos polvos.

Anamaria Marinca (Otilia), Laura Vasiliu (Gabita)

Película dura, cruda, austera, efectiva, magnificamente interpretada, logrando con apenas nada, un climax que rara vez (desgraciadamente) uno tiene la suerte de ver en una pantalla. Háganse un favor. Véanla.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Reflejos (Mirrors, 2008)

Cartel ReflejosDirección: Alexandre Aja.
Reparto: Kiefer Sutherland (Ben Carson), Paula Patton (Amy Carson), Amy Smart (Angela Carson), Cameron Boyce (Michael Carson), Erica Gluck (Daisy Carson), Jason Flemyng (Larry Byrne).
Guión: Alexandre Aja y Gregory Levasseur.
Producción: Alexandra Milchan, Marc Sternberg y Gregory Levasseur.
Música: Javier Navarrete.
Fotografía: Maxime Alexandre.
Montaje: Baxter.
Diseño de producción: Joseph Nemec III.
Vestuario: Ellen Mirojnick y Michael Dennison.
USA, Rumanía 2008

El protagonista de esta película se llama Ben Carson, pero siendo interpretado por Kiefer Sutherland perfectamente podría haber sido una aventura más de Jack Bauer, el protagonista de la Serie 24. El prota de ambas, además de ser interpretado por el mismo actor, tiene el mismo registro y la misma entregada forma de actuar, el gafe que persigue a los que le rodean y la tendencia a destruir cosas a su paso también les es común. La diferencia, por tanto es mínima.

Kiefer SutherlandLa película es de las clásicas de terror y sigue un esquema también clásico de escena de transición, susto, escena de transición, susto, sangre, escena de transición, susto, susto,… hasta llegar a una resolución final de la trama que sin razonar el porqué de lo que ha ocurrido antes, nos deja algo dubitativos.

Hay algunas escenas truculentas, de las de carnaza, que unidas a las típicas de sobresalto, hacen que las 2 horas de película pasen entretenidas. La historia y algunos de los momentos que vemos, hacen recordar títulos anteriores como pueden ser El Exorcista, The Haunting, The Ring y alguna más de las de terror modernas, que se parecen mucho entre ellas.

reflejos mirrors espejosEsa es la principal sensación, la de haber visto ya casi todo lo que aquí nos muestran. Aún así la película es muy entretenida, los efectos especiales están bien llevados y no abusan en demasía de ellos. Sus casi 2 horas podrían haberse acortado algo, pero no hace realmente pesada.

Este tipo de películas no me apetece para nada analizarlas, pero seguro que si alguno tiene ganas de hacerlo, encuentra más de una incongruencia en la forma de desplazarse del maligno ser, no por los espejos, sino por los reflejos, más acertadamente, por una vez, según el título en español, que alguno podría haber traducido por espejos.

De hecho la película es un remake de una coreana (el estilo de terror es indudablemente coreano), titulada Geoul Sokeuro, Into the Mirror, que en España se tradujo como El Otro Lado del Espejo, que me recuerda más a Alicia en el País de las Maravillas.

Hablando de fallos, hay uno garrafal, pero lo voy a poner como SPOILER, ya que sucede al final de la película.
SPOILER

Aviso: Spoiler!

Cuando Sutherland sale de la casa en ruinas y empieza a ver todo como si estuviera reflejado en un espejo, los coches al verse también reflejados debería aparentar que conducen por la izquierda, pero no, van por la derecha, como siempre.


SPOILER

Para acabar un apunte: la banda sonora es de Javier Navarrete, otro compositor español que da así el salto a Hollywood, donde ya era conocido tras haber sido nominado al Oscar por El Laberinto del Fauno.

Ya en cuak | Reflejos

Web Oficial | Español | Inglés | IMDB

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

4 Meses, 3 Días, 2 Semanas (4 luni, 3 saptamini si 2 zile, 2007)

cartelDirección y guión: Cristian Mungiu.
Reparto: Anamaria Marinca (Otilia), Laura Vasiliu (Gabita), Vlad Ivanov (Sr. Bebe), Alex Potocean (Adi), Luminita Gheorghiu (Sra. Radu), Adi Carauleanu (Sr. Radu), Madalina Ghitescu (Dora), Catalina Harabagiu (Mihaela), Sanziana Tarta (Carmen), Mihaela Alexandru (Daniela).
Producción: Oleg Mutu y Cristian Mungiu.
Fotografía: Oleg Mutu.
Montaje: Dana Bunescu.
Diseño de producción: Mihaela Poenaru.
Vestuario: Dana Istrate.
Rumanía 2007

No es fácil que una película rumana llegue a nuestro país: somos dados a importar películas extranjeras de poco más que los países hispanohablantes, anglosajones o nuestros vecinos franceses y además la cinematografía rumana, con perdón, no es famosa ni por su volumen ni por su calidad en los últimos tiempos.

palma de oro en cannesPor eso esta película es un caso especial, ya que ha conseguido ser estrenada en salas, algo que no consiguen otras pelis españolas (tenemos ejemplos y más ejemplos) y además su carrera festivalera ha sido muy provechosa, empezando por la Palma de Oro del festival de Cannes y culminando con los premios del cine europeo, donde fue mejor película y su director también mojó.

Hoy en día Rumanía pertenece a la unión europea, pero la película está ambientada en los últimos coletazos del régimen comunista en el país. El tema que se trata es el del aborto (el periodo del título es el tiempo de embarazo), al que 2 jóvenes se enfrentan, teniendo que buscarse la vida en la clandestinidad ya que es algo ilegal.

Como es previsible, el tema es crudo y la visión que se da de él también lo es, ya que se ponen en juego muchas cosas, principalmente la vida. Ética y médicamente las opiniones son encontradas y cada cual tendrá la suya, no vamos a ser nosotros los que prediquemos sobre el tema, la película tampoco lo hace, sólo muestra unos hechos, pero espero que ello dé al menos en qué pensar a más de uno.

la chicaLa película solamente intenta contar una historia tal y como sucedería en la realidad, sin maquillarla ni edulcorarla. Quizás a muchos le parezca cruda y vean con malos ojos a la gente que está implicada en ella, como el frío médico que se encarga de la “operación”, pero así son las cosas prohibidas, no tienen garantía, con lo que a veces es peor el remedio que la enfermedad, ya que hablamos de médicos.

También es posible que más de uno entienda el porqué del reguero de rumanos que han salido de su país para recalar, entre otros, en nuestra antaño emigrante España, hoy refugio de inmigrantes en busca de una vida mejor que antes había que buscar fuera de nuestras fronteras.

En fin, temas políticos y sociales aparte, esta película, genialmente a mi entender dirigida, también hace hincapié en la amistad y el sacrificio. Si existiera un género que fuera el de película festivalera, esta iba a él de cabeza. Por supuesto, también se puede incluir en el cine de autor y como drama social puro y duro.

Web Oficial | Español | Inglés | IMDB

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Desacuerdo perfecto crítica película

Desacuerdo perfecto cartel películaDirección y guión: Antoine de Caunes.
Título original: Désaccord parfait
Países: Francia, Reino Unido y Rumanía.
Año: 2006.
Duración: 92 min.
Género: Comedia.
Interpretación: Jean Rochefort (Louis Ruinard), Charlotte Rampling (Alice d’Abanville), Isabelle Nanty (Rageaud), Ian Richardson (lord Evelyn Gaylord), Simon Kunz (Randall), James Thiérrée (Paul Gaylord), Raymond Bouchard (Gilbert Carrington), Yvon Back (productor), Charles Dance (maestro de ceremonias), Yves Jacques (Dr. Trudeau), Julie Du Page (Isabelle Carrington).
Producción: Pierre Kubel y Marie-Castille Mention-Schaar.
Música: Steve Nieve.
Fotografía: Pierre Aïm.
Montaje: Joële Van Effenterre.

Con la mención de esta película inauguramos la categoría de cine rumano, pues la película parece que ha sido coproducida por ese país. Desacuerdo perfecto es una loa al amor en las postrimerías de la existencia, ese cierre de círculo abierto al amor treinta años atrás, en los 70, que luego dio paso al distanciamiento y que ahora camino de la tumba, el destino da una oportunidad de cerrar.

La pareja en cuestión la integran un director de cine, Louis y su musa, la actriz Alice, los cuales tuvieron una aventura, que dio pie a unas cuantas películas con ella delante de la cámara y el detrás. Louis, que ha dejado el cine que le proporcionaba premios por el cine de consumo se traslada a Gran Bretaña a rodar su próxima película. Allí vive Alice casa con un Lord, viviendo en una majestuosa mansión. La llegada de Louis a territorio británico propicia el encuentro con su antiguo amor. El destino, y una buena interpretación por parte de Louis permite que este haga noche en casa de Alice.

La chispa salta de nuevo, el rescoldo de la pasión se agita y entre las briznas de besos apasionados resurge el león desmelenado demandando el tributo de la carne, aunque sea vía vaigra.

Juntar a actores de la talla de Jean Rochefort (Louis Ruinard), Charlotte Rampling (Alice d’Abanville) ofrece un buen resultado ya de por sí. Entre ellos hay química y eso se nota, si bien la comedia, a pesar de algunos golpes memorables como la cena con el empresario cacahuetero, resultaba bastante flojilla. El marido homosexual, el pedo perrorero y cosas similares buscan el chascarrillo pero no revisten la historia de humor puro y duro, ni británico ni francés.

Llevar a la gran pantalla la pasión de personas que superan los 60, Rampling 61 y Rochefort casi 80, es una novedad, plagado el cine de cuerpos danones de veinteañeras. Aún así, Rampling se despelota, ofreciéndonos un desnudo espléndido y si bien no tiene el morbo de la foto que le hizo Helmut Newton, está muy bien pasados los sesenta.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg