Archivos de la Categoría 'Películas 2001'

The Office Versión Británica

The office ukTítulo Original: The Office
Dirección y Guión: Ricky Gervais, Stephen Merchant
Reparto: Ricky Gervais (David Brent), Martin Freeman (Tim Canterbury), Mackenzie Crook (Gareth Keenan), Lucy Davis (Dawn Tinsley)
Reino Unido, 2001-2003

Después de ver el remake americano de la serie The Office y quedarme un poquillo defraudado, me ha dado por hacer algo que nunca debe hacerse, y ha sido ver la versión original de la serie, es decir, la británica.

Sabía que no debía hacerlo, y os recomiendo en estos casos que no veáis 2 versiones de una serie o película, sobre todo si la primera que habéis visto no os ha parecido del todo buena, porque las comparaciones son odiosas, y por mucho que la segunda que veáis sea mejor, siempre queda el regustillo.

En este caso hay que decir que ambas versiones tienen a los mismos personajes y las mismas tramas, al menos en esta primera temporada, por lo que la comparación es inevitable.

Ricky GervaisUna de las cosas que menos me había gustado de la versión americana eran las pantomimas del prota, interpretado por Steve Carrell. En la original las payasadas y el estilo son iguales, aunque cambia el actor, que es Rick Gervais, y al ser desconocido se hace más llevadero. Además es uno de los creadores y director de la serie y por si fuera poco, además productor de la americana.

La pareja formada por uno de los jóvenes comerciales y la secretaria, que no son pareja como tal, pero se pasan todo el día flirteando y tonteando, no está tan lograda. En la versión americana tenían mucha más chispa, hacían buena pareja, en esta no tanto. Ella es Lucy Davis, que ha participado en varias series, pero no es muy conocida, y él un cómico inglés algo más conocido, pero al que le falta un punto para ser realmente gracioso. Se llama Martin Freeman y ha hecho películas como La Guía del Autoestopista Galáctico o Love, Actually.

ve y coge la guitarraA su tontorrón rival en la oficina y mano derecha del jefe lo interpreta otro cómico inglés, MacKenzie Crook, de quien el nombre seguro que no dice mucho, pero que seguro recordaréis como uno de los 2 piratas tontorrones de la película Piratas del Caribe, que siempre iban juntos, el larguirucho que siempre perdía el ojo de cristal.

Esta serie, a pesar del éxito, sólo duró 2 temporadas, del 2001 a 2003, más un especial de Navidad de 2 episodios. Como ya os contaba en su momento, a su “hermana” americana parecen haberla querido estirar más y recientemente ha terminado su cuarta temporada, y la quinta ya la tienen entre manos, para empezar a finales del próximo septiembre. También se han hecho versiones en otros países, pero os prometo, que no las veré.

Versión Americana | 1×01 | 1×02 | 1×03 | 1×04 | 1×05 | 1×06

Web Oficial | BBC

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Serendipity (2001)

SerendipityDirección: Peter Chelsom.
Reparto: John Cusack (Jonathan Trager), Kate Beckinsale (Sara Thomas), Jeremy Piven (Dean), Molly Shannon (Eve), John Corbett (Lars Hammond), Bridget Moynahan (Halley Buchanan), Eugene Levy (Macall Polay), Lucy Gordon (Caroline Mitchell), Kate Blumberg (Courtney).
Guión: Marc Klein.
Producción: Peter Abrams y Robert L. Levy.
Música: Alan Silvestri.
Fotografía: John de Borman.
Montaje: Christopher Greenbury.
Diseño de producción: Caroline Hanania.
Dirección artística: Tracey Gallacher, Andrew M. Stearn y Tom Warren.
Vestuario: Marie-Sylvie Deveau y Mary Claire Hannan.
Decorados: Catherine Davis y Carol Lavoie.
USA 2001

En mi cruzada personal contra los traductores de películas, con los que me meto en una peli sí y otra también, tengo que decir que más fácil que esta ocasión no lo tienen. Seredipity tiene traducción al castellano, Serendipia, por lo que dejar el original en esta ocasión y hacer las escabechinas que hacen en otras, no tiene ningún sentido. Vale que la palabreja no es muy elegante que digamos, pero no menos que la original.

En cualquier caso, vamos a empezar por el principio y explicar lo que es una serendipia. En la película la protagonista, Sara, lo explica como un accidente afortunado que sucede, a la hora de hablar del nombre del bar en el que van a tomar algo ya que se llama Serenditipy 3 y si no me equivoco es un bar real de Nueva York (que más quisiera que poder confirmarlo por haber estado allí). Los traductores no se molestan, claro está, ni de nombrar la palabra en castellano (cierto es que no aparece en el Diccionario de la Academia de la Lengua, pero su uso se está generalizando). Las serendipias suelen referirse de forma mayoritaria al mundo de la ciencia, descubrimientos realizados por casualidad o al de la literatura, autores que han hablado sobre algo antes de ser conocido, que luego ha resultado ser tal cual lo explicaban. En cualquier caso se puede aplicar también en sentido general como se hace en la película.

El Trío calaveraLa historia es la de una pareja que coincide en unos grandes almacenes, tras un amistoso altercado con unos guantes se van juntos a tomar un café y pasan un rato muy agradable, parecen hechos el uno para el otro, pero cada cual tiene su vida y se han de separar, esperando que el destino los junte de nuevo. Esto no tarda en suceder, porque unos minutos después, ambos recuerdan haber olvidado algo en la mesa y vuelven al mismo lugar al mismo tiempo.

Entonces deciden pasar unas horas juntos, patinar en Central Park y charlar. Parecen hechos el uno para el otro, pero ella quiere estar segura, por lo que realizan un “juego” de subir por los ascensores del Hotel Waldorf. Si ambos seleccionan el mismo piso, será que están hechos el uno para el otro. Ambos lo hacen, pero una serie de incidentes impedirán que lleguen a encontrarse, por lo que se separan definitivamente.

Antes de eso, él había escrito su nombre en un billete de 5 dólares, con el que habían pagada y ella en la primera página de un libro, El amor en los tiempos del cólera (G. García Márquez), que vendió en una tienda de 2ª mano, por lo que ambos todavía disponían de una remota posibilidad de encontrarse de nuevo.

los 2 tortolitosQuedando así las cosas, la acción se traslada a 5 años más adelante (con una curiosa escena que simboliza el paso del tiempo), cuando Jonathan está a punto de casarse, pero un “bombardeo de Saras” le hace recordar a todas horas a aquella chica. A ella le pasa algo parecido y varias señales le indican que debe ir a buscarlo. Ambos han estado todo ese tiempo mirando respectivamente los reversos de las portadas de “El amor en los tiempos del cólera” en las librerías de 2ª mano y los billetes de 5 dólares, en busca de esa pista sobre el gran amor perdido.

Ambos están comprometiéndose con unas parejas a la que no consideran la ideal, por lo que en un último impulso se lanzan en círculo ha buscarse el uno al otro. Podemos suponer cómo va a acabar la cosa, pero la gracia está en seguir el viaje que ellos mismos realizan.

En la película hay muchos toques románticos, también destaca el humor y las citas cinéfilas, se hace referencia a varias películas: La Leyenda del Indomable, El Mago de Oz, El Padrino (y la 2), etc. Incluso hay referencias astronómicas y mitológicas a Casiopea (que dudo pueda verse desde el centro de Manhattan). En algunos aspectos recuerda a Alta Fidelidad, también protagonizada por Cusack, con un personaje similar.

Porque, efectivamente, John Cusack es el protagonista, y la chica Kate Beckinsale, que forman una buena pareja, aunque sólo los vemos juntos en el chispeante encuentro inicial y, ¿puede que al final?

Web Oficial | Español | Inglés

Enlace | IMDB

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Mi Descarada Chica (My Sassy Girl – Yeopgijeogin geunyeo, 2001)

My Sassy GirlDirección: Jae-young Kwak
Reparto: Tae-hyun Cha (Kyun-woo), Ji-hyun Jun (La chica), Jin-hie Han (Padre de la chica), Sook-hee Hyun (Madre de la chica)
Guión: Jae-young Kwak basado en las historias reales de Ho-sik Kim
Fotografía: Sung-Bok Kim
Montaje: Sang-Beom Kim
Dirección artística: Yun-hie Song
Corea del Sur 2001

Viajando en el metro, un joven salva a una chica borracha de caer a las vías. Después se montan en el mismo vagón y la chica cae desmayada tras vomitar a un hombre en la cabeza. La gente piensa que él es el novio de la chica, y ante la confusión decide hacerse cargo y llevarla a un hotel para que descanse, pero por otra confusión él acabará en la cárcel. Al día siguiente, cuando parece que su apacible vida (a pesar de las palizas que le da su madre con lo primero que pilla, por no hacer lo que le manda) puede volver a su cauce, como un tranquilo estudiante de ingeniería, recibe una llamada de la chica pidiendo explicaciones por lo sucedido.

Ella es de “las de su tipo”, y aunque borracha no le gusta mucho, cuando no lo está sí que le parece una chica atractiva. Según se van conociendo comprueba que no es así. La chica es descarada, mandona y agresiva, pero induce en él una especie de fascinación que le obliga a obedecerla en lo que le dice y satisfacer todos sus deseos, desde ponerse sus zapatos de tacón a pedir en las cafeterías lo que ella le ordena, no lo que él realmente quiere. A pesar de todo lo que sufre, él se esfuerza en complacerla, pero cuanto más le da ella más le pide.

La ParejitaNo voy a contar más sobre el argumento, pero hay que decir que se dan unas cuantas situaciones realmente divertidas, como cuando se repiten su entrada en prisión, o la tiene que llevar de nuevo al hotel (“nos conocemos desde hace 3 días y ya hemos pasado 2 noches en un hotel”). La trama se va complicando, porque ella tiene un pasado oculto relativo a su anterior pareja y cuando están los 2 juntos, además de humillarlo y golpearlo constantemente (amenazándolo constantemente con la frase: “¿Quieres morir?” cada vez que él duda), les ocurren cosas de lo más inverosímil.

La película se puede incluir en el género de lo que los americanos llaman comedia romántica, pero con la salvedad de que la película es de nacionalidad coreana, y está realizada a la forma de las locas comedias coreanas, tan exageradas en algunos aspectos. Los personajes a veces se pasan de tontos (parece que les falta un hervor), gesticulan muchísimo y gritan a la menor oportunidad, se mezclan por momentos la típica cordialidad oriental con la crueldad que también les caracteriza. Es una comedia que tiene algunos toques absurdos o cuanto menos extraños, pero es que es la típica forma de actuar coreana, como hemos podido ver, por ejemplo, en The Host.

La película es del 2001 y debe ser porque estaba cerca el mundial jugado allí en 2002, donde precisamente fueron los coreanos los que nos echaron, que la película está dividida como un partido de fútbol en dos tiempos y una prórroga.

Como comedia romántica, también tiene sus puntos tiernos, sobre todo cuando se encuentran y ella tiene una cita a ciegas, que él le dice unas cuantas cosas que la hacen pensar y luego mientras ella va al baño le cuenta a él las “reglas” que hay que cumplir para estar con una chica así y luego ella le intenta buscar desesperadamente.

Voy de guayNo cabe duda que los americanos han visto el filón en ella, una de las comedias románticas con más éxito de los últimos años en Asia, y escenas como esta última descrita seguro que tienen maestría en hacerlas, pero ese toque loco y despiadado que le da la chica y el aspecto sumiso y obediente del chico veo más difícil que lo igualen. Ya han rodado la nueva versión (con director francés, Yann Samuell), que está previsto que se estrene este mismo año. La protagonista es Elisha Cuthbert, a la que no veo yo en estas situaciones, sobre todo tras ver hace poco Captivity o recordando la comedia La Chica de al lado aunque espero que nos llegue a sorprender. Después de hacer visto la peli original, suele suceder que las nuevas versiones hagan perder encanto a la historia y gustar menos.

Entre los dos protagonistas hay eso que tanto se busca entre las parejas en las películas: química. Sea él haciendo el tonto o recibiendo golpes o ella poniendo cara de buena mientras le pide o hace las cosas más crueles, te transmite emoción y te lo crees. Eso será lo más difícil en la nueva versión que han hecho, que la pareja protagonista, que es la que lleva el peso de toda la historia, consigan transmitir al otro lado de la pantalla sus sentimientos, que los espectadores se lo crean.

Por parte del guión no hay excesivo problema, porque se aleja de los típicos tópicos del género, no cae en la banalidad y tiene una frescura y originalidad que estamos viendo en los últimos años mucho más procedente del cine oriental que del norteamericano.

A burriquínHacia la parte final de la película hay un momento en que el protagonista dice que es cuando empezó a escribir en internet las historias que le ocurrían con su chica, en una especie de homenaje a ella, que quería ser guionista y que siempre escribía locas historias (que incluso hacían vomitar a los productores). Realmente es así como ocurrió. Se supone que la película está basada en una serie de historias, también supuestamente verdaderas, que el joven publicaba en internet.

Son graciosas las escenas en las que él se ve obligado a leer (¿Quieres morir?) los guiones que ella le escribe, siempre protagonizados por una heroína venida del futuro, y donde se ve lo que sucede en la historia.

Hay otra frase que también me ha hecho mucha gracia. Es al principio, cuando el chico cuenta su infancia y que sus padres querían una niña, y lo había vestido y educado como tal hasta los 7 años: “Pensé que mi pene se haría pequeño hasta desaparecer, pero sucedió todo lo contrario”.

Como curiosidad, en la película tiene importancia en alguna escena y suena de fondo el canon de Pachelbel, que el chico dice que es su favorita y recientemente también sonaba esta misma música en el (inconcluso) final de la serie Jericho.

Enlaces | Web Oficial | IMDB

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

La Sorpresa (Javier Fesser, 2001)

Del cortometraje que os traigo hoy no voy a decir absolutamente nada. Es de los que hay que ver, imperiosamente. Javier Fesser es de esos autores que te suelen dejar una sonrisa en la boca, pero después de ver este corto que realizó para el Notodofilmfest, seguro que se os tarda en quitar el nudo del estómago por todo lo que representa.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

La Primera Vez (2001)

La Primera VezDirección y Guión: Borja Cobeaga
Reparto: Mariví Bilbao (Begoña) y Aitor Beltrán (Daniel)
Música: Aránzazu Calleja
Fotografía: Ignaco Giménez-Rico
Montaje: Rori Sáinz de Rozas
Duración: 12 minutos
España, 2001

De Borja Cobeaga se ha hablado mucho este año ya que consiguió meter su corto Éramos Pocos entre los 5 finalistas al Oscar junto a otro corto también español, Binta y la Gran Idea. Ninguno de los 2 se consiguió traer la estatuilla para casa, pero Cobeaga ha logrado subir un escalón dentro del cine español, que no reconoce sus talentos sin que lo hayan hecho antes fuera.

La Primera Vez fue su debut dentro de la dirección, es del año 2001 y cuenta la historia de Begoña (Mariví Bilbao), una anciana que ve que el final de su vida se aproxima y quiere dejar de ser virgen, para lo que llama a una agencia que le envía un chico a casa, Daniel (Aitor Beltrán), que cuando ve la papeleta que tiene por delante, las cosas no se le ponen fáciles, ya que este no será un trabajo más.

Mariví Bilbao haciendo este tipo de papeles lo borda. A pesar de que su interpretación es seria, es inevitable que te haga soltar la carcajada. Lo mismo pasa con la historia, no tiene nada de original, pero es divertida, por lo que el corto está muy bien.

Recibió una nominación a los Goya y ganó varios premios a nivel nacional, como en los festivales de Gijón o Málaga.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

En la habitación crítica película

En la habitación cartel películaDirección: Todd Field.
País: USA.
Año: 2001.
Duración: 130 min.
Interpretación: Sissy Spacek (Ruth Fowler), Tom Wilkinson (Dr. Matt Fowler), Nick Stahl (Frank Fowler), Marisa Tomei (Natalie Strout), William Mapother (Richard Strout), William Wise (Willis Grinnel), Celia Weston (Katie Grinnel), Karen Allen (Marla Keyes), Frank T. Wells (Henry).Guión: Rob Festinger y Todd Field; basado en una historia de Andre Dubus.
Producción: Graham Leader, Ross Katz y Todd Field.
Música: Thomas Newman.
Fotografía: Antonio Calvache.
Montaje: Frank Reynolds.
Vestuario: Melissa Economy.
Decorados: Shannon Hart.

Todd Field es un ex-actor que debuta en la dirección con “En la habitación“. La premisa es similar a “La habitación del hijo” del italiano Nanni Moretti: ¿qué hacer ante la muerte de un hijo?, ¿cómo digerir el dolor? ¿qué hacer para no volverse loco y seguir viviendo?.

La acción transcurre en una pequeña localidad costera del estado de Maine en los Estados Unidos, donde vive un matrimonio, junto con su hijo Frank, universitario, que en el periodo vacacional va a casa de sus padres. El padre, Matt es doctor y la madre Ruth da clases de música. El hijo está enamorado y sale con una mujer mayor que él, Natalie, madre de dos hijos pequeños, la cual recibe las visitas de su ex-pareja Richard del cual no está separada y que la insta violentamente a retomar su relación, a “que todo vuelva a ser como antes”.

La madre, una convincente Sissy Spacek es una mujer sobreproteccionista, fría e implacable, poco comunicativa con su hijo, dada a reprobar cuanto este hace, sin darle nunca una palabra de aliento o reconocimiento. Por el contrario su marido Matt, mantiene una estupenda relación con su hijo. Juntos van a pescar langostas, charlan y pasan el tiempo en paz y armonía. El padre tampoco reprueba la relación de su hijo con una chica mayor, con descendencia y una ex-pareja violenta, al ver que su hijo está enamorado de ella.

Natalie y Frank félices sobre la hierba frescaLa tragedia se masca cuando Frank en una trifulca con Richard que va a visitar a Natalie recibe un disparo de Richard y acaba muerto. La buena situación económica del padre del asesino, y la falta de un testigo presencial, que afirme haber visto a Richard disparando el arma homicida, impiden que Richard no solo no sea condenado a la pena de muerte sino que es muy posible que de pasar por la cárcel en menos de diez años estuviera fuera, según les hace saber el abogado que les lleva al caso.

Tras la muerte del hijo la relación de Ruth y Matt se enquista. No hablan de lo ocurrido con la esperanza de que así, el dolor remita, sin darse cuenta, de que es cuando lo hablan, cuando tiene lugar esa “catarsis” que les permitirá mirar de frente al dolor que sienten, a la soledad que les ahoga, y a la desesperanza que les consume, con unas palabras subida de tono, duras, desgarradoras, poniendo las cartas sobre la mesa, diciendo lo que uno piensa del otro, sin cortapisas, ni falsas veladuras, para a partir de ese momento, juntos, incrédulos ante la solución que la justicia les brinda, tomar una decisión, que no les devolverá a su hijo ni seguramente alivie sus penas.

La película que podría presumirse como un dramón propio de un telefilme de sobremesa, no lo es, gracias a unas interpretaciones portentosas, tanto de Sissy Spacek, Tom Wilkinson y Marisa Tomei, unos diálogos que van conformando y matizando la personalidad de cada uno de ellos, a medida que va “in crescendo” el climax angustiante en el que Todd Field nos sume tras la muerte de Frank, con un ritmo pausado, sin sobresaltos, con un buen uso de la elipsis y de planos abiertos en los que no vemos el final. Donde no prima, lo que es de agradecer, el morbo, el sensacionalismo gratuito, ni la lágrima fácil, en una historia proclive a ello, sino unos corazones rotos, desolados, impotentes, que se arrastran por el fango, clamando venganza, mientras bailan una danza macabra….

Todd Field en Cuak | Crítica Juegos secretos

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

A mi madre le gustan las mujeres crítica película

A mi madre le gustan las mujeres cartel películaDirección y guión: Inés París y Daniela Fejerman.
País: España.
Año: 2001.
Duración: 96 min.
Interpretación: Leonor Watling (Elvira), Rosa Mª Sardá (Sofía), María Pujalte (Jimena), Silvia Abascal (Sol), Eliska Sirova (Eliska), Chisco Amado (Miguel), Alex Angulo (editor), Aitor Mazo (psiquiatra), Xabier Elorriaga (Carlos).
Producción ejecutiva: Beatriz de la Gándara.
Música: Juan Bardem.
Fotografía: David Omedes.
Montaje: Fidel Collados.
Dirección artística: Soledad Seseña.
Vestuario: Vicente Ruiz.

Una noche tres hijas se enteran de boca de su madre (separada) de que ésta, se ha enamorado de una chica checa, veinte año más joven que ella.

Las tres hijas son diferentes. Una, Maria Pujalte, está casada, tiene un hijo y ha cambiado sus sueños de juventud por una cara de mala hostia que asusta mientras su matrimonio pende de un hilo. La otra, Silvia Abascal, es una hippy desenvuelta, tanto en el sexo como con las drogas con aptitudes artísticas que plasma como cantante. La tercera, Leonor Watling trabaja en una editorial, sueña con publicar una novela y tiene el don de hacer mierda todo cuanto toca, como se verá con su pretendiente.

Una vez enteradas las vástagas de la noticia, se ponen manos a la obra ya que no pueden permitir que su madre siga con la joven. La película cuenta con escenas hilarantes, explotando una vis cómica de Leonor que ya había manifestado en la recomendable “Inconscientes“. La escena del polvo es divertidísima.

Las actrices de la película Watling, Pujalte, Abascal, Sardá..

La película nos permite pasar un buen rato, y echarnos unas cuantas carcajadas. La hasta entonces latente identidad sexual de la madre da mucho juego. La chica checa, Eliska Sirova, borda su papel, pero la mejor sin lugar a dudas es Leonor Watling.

Choca que en una pareja que se quiere, o se ama, o se desea, no se den un beso en toda la película. Pues bien Rosa María Sardá que es la madre y la chica checa no pasan de algún tibio abrazo y poco más, todo muy formal y nada apasionado. Esto resulta a todas luces inverosimil.

Si la película la dirigen dos chicas lesbianas y la trama gira entorno a las relaciones lésbicas , que menos que alguna escena como Dios manda, un claro ejemplo lo tenemos en “Cachorro” de Albadalejo, con un comienzo de película que permite adivinar por donde van los tiros. Ahí la película decepciona, por lo demás “A mi madre le gustan las mujeres” es un pasatiempo sin pretensiones que divierte y hace pasar un rato entretenido.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Pearl Harbor crítica película

Pearl Harbor crítica películaDirección: Michael Bay.
País: USA.Año: 2001.
Interpretación: Ben Affleck (Rafe McCawley), Josh Hartnett (Danny Walker), Kate Beckinsale (Evelyn Johnson), Cuba Gooding Jr. (Doris ‘Dorie’ Miller), Dan Aykroyd (capitán Thurman), Tom Sizemore (Earl), William Lee Scott (Billy), Greg Zola (Anthony Winkle)
Guión: Randall Wallace.
Producción: Jerry Bruckheimer y Michael Bay.
Música: Hans Zimmer.Fotografía: John Schwartzman.
Montaje: Roger Barton, Mark Goldblatt, Chris Lebenzon y Steven Rosenblum

Tsssssssssuuuu no se duerma todavía. Esto de Pearl Harbor es un cachondeo, como el Titanic, con barcos que se hunden, mucha gente saltando por la borda, y los arrumacos parejiles.
Me ha costado horrores terminarla.

Con la primera hora de película alucinaba. Aquello parecía un videoclip de Areosmith o de Enriquito iglesias, con ese tono de postal, con puestas de sol y música ligera de fondo. Los pilotos levantan sus aparatos, y se dedican a cazar a las enfermeras que se dejan tocar gustosamente ante tanta acrobacia aérea.

Luego viene la segunda hora y entonces resuenan las banderas, se hincha el pecho de esplendor patrio americano, y empieza el ataque por sorpresa de los japoneses. No hay nada como el “factor sorpresa”

Ben Affleck es Rafe McCawleySiempre hay un héroe que atiende a su heroína y en este caso, se trata de dos héroes. Los dos apuestos y fornidos pilotos enamorados de la misma enfermera que pone las inyecciones como Jesulín de Ubrique las banderillas, !a dos manos!

Luego van a la guerra, con sus aparatos, y se cargan unos cuantos cazas japoneses, y son unos héroes y les dan una medallas, y los mandan a una misión suicida, pero eso para un héroe es “pecata minuta”
Alguien tiene que palmarla para que todos lloremos un poquito.

La banda sonora de Hans Zimmer cumple las expectativas. Los efectos especiales (de Industrial Light & Magic) son buenísimos, espectaculares, sin lugar a dudas lo único reseñable de esta insufrible y agotadora Vamos vamos que nos vamos película, porque es mas larga que un dolor de muelas y además sin justificación, porque he visto documentales de 45´ sobre este ataque Japonés que son más entretenidos y didácticos que este derroche presupuestario para poner de manifiesto que los Japoneses les masacraron a los Americanos por sorpresa.

Si alguien tiene tiempo de sobra, y cree en la rencarnación pues que la vea y si aguanta hasta el final que me cuente que tal le ha ido.

Dirige este indigesto producto pirotécnico el sin par Michael Bay (Corrupción en Miami, La isla)

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Día de entrenamiento crítica película

Día de entrenamiento películaDirección: Antoine Fuqua.
País: USA. Año: 2001.
Duración: 120 min.
Interpretación: Denzel Washington (Alonzo Harris), Ethan Hawke (Jake Hoyt), Scott Glenn (Roger), Tom Berenger (Stan), Cliff Curtis (Smiley), Snoop Dogg (Sammy), Charlotte Ayanna (Lisa Hoyt)Guión: David Ayer.
Producción: Robert F. Newmayer y Jeffrey Silver.
Música: Mark Mancina.
Fotografía: Mauro Fiore.
Montaje: Conrad Buff.
Diseño de producción: Naomi Shohan.
Dirección artística: David Lazan

Denzel Washinton es uno de esos actores que enaltece las películas en las que interviene. En esta ocasión da vida a un duro policía (Alonzo Harris) pasado de rosca que no es trigo limpio, envuelto en tramas de drogas y ajustes de cuentas, algo que no es propio de un policía cuya encomienda consiste en servir y proteger al ciudadano americano.

Denzel Washintong en Traning DayEthan Hawke es Jake Hoyt, un policía apocado y legal, padre de familia que va a realizar una patrulla junto a Alonzo, del cual pretende aprender que significa ser un buen policía, batiéndose el cobre en las calles, infectadas de delincuentes, drogadictos, violadores, y bandas rivales.

El quid como en toda película de policías que se precie, consiste en juntar a dos policías, con personalidades situadas en extremos opuestos (algo que dio muy buenos frutos en la saga de Arma Letal) y ponerles a patrullar juntos, en ese día de entrenamiento para Jake, que da título a la cinta.

Eva Mendes en la cama con Denzel WashintongLa cosa no cuaja. El poli malo tratará de llevar al poli bueno por el mal camino, induciéndole a tomar drogas, a corromperse, a ser parte activa de un crimen y casi lo consigue, sino es porque el poli bueno acaba rebelándose y le da la vuelta a la tortilla.

Si la película intenta ser una crítica al sistema policial no lo consigue. No basta con ponerle a un tío la placa de policía, diciendo memeces, “jugando a la locura”, pringando todo lo que toca. El resultado que la película arroja es una historia banal e inconsistente de violencia gratuita, en la que la pupila retiene en todo caso la belleza de la sensual Eva Mendes y unas escenas de acción bien realizadas y fotografiadas. Las interpretaciones son convincentes, pero es la historia en sí la que falla.

Dirige Antoine Fuqua (Lagrimas de Sol)

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Lucía y el sexo crítica película

Paz Vega en Lucía y el sexoGuión y dirección: JULIO MEDEM. Intérpretes: PAZ VEGA (Lucía). TRISTÁN ULLOA (Lorenzo). NAJWA NIMRI (Elena). DANIEL FREYRE (Carlos). ELENA ANAYA (Belén). JAVIER CÁMARA (Pepe). SILVIA LLANOS (Luna). DIANA SUÁREZ (Manuela).Dirección de fotografía: KIKO DE LA RICA. Segundo operador: JOSU INCHAUSTEGI. Montaje: IVÁN ALEDO. Música: ALBERTO IGLESIAS. Dirección artística: MONTSE SANZ. Efectos especiales: MOLINA E.E. Localizaciones: Madrid y Formentera. Duración: 128 minutos

Las películas de Julio Medem son singulares y muy particulares. Es de esos directores que deja su impronta en su trabajo. Lucía y el sexo es el quinto trabajo del director. Funcionó muy bien en taquilla, mucho mejor que las cuatro anteriores (Vacas, La ardilla Roja, Tierra, Los amantes del círculo polar), quizá por que la película derrocha erotismo, (el sexo y los excesos Torrentianos, Almodovarianos o Amenabarianos llenan los cines) merced a dos actrices, Paz Vega y Elena Anaya que ponen toda la carne en el asador para acometer sin cortapisa alguna sus interpretaciones, en sendos papeles turbios, atormentados, en las que sacan de paseo sus miedos y fantasías personales.

El guión es obra de Medem y la pega que tiene es que o te metes de lleno en la historia y te crees lo que ves, o pasas de ella, y lo más seguro es que ni llegues a terminarla. El protagonista es Lorenzo, un escritor de éxito con su primera novela, que lleva tres años preparando la segunda novela, el cual una noche es abordado por Lucía, una joven que se le declara. Luego los dos deciden vivir juntos, la cosa en un principio pinta bien («me voy a morir de tanto amor» dice cuando se acuestan).

Lorenzo es un creador que está en el dique seco, hasta que a través de su amigo Pepe conoce a Belén. Lorenzo descubre que a raíz de un polvazo salvaje que echó hace unos años con una desconocida ahora es padre de una niña llamada Luna. Ya sabemos que a Medem le gustan mucho los juegos de palabras, como los nombres capicuas, Ana y Otto de los amantes del círculo polar y que es un gran escritor, como queda patente en las palabras que Ana dirige a Otto: “Voy a quedarme aquí todo el tiempo que haga falta. Estoy esperando la casualidad de mi vida, la más grande. Y eso que las he tenido de muchas clases. Podría contar mi vida uniendo casualidades”

Saberse padre hace que Lorenzo entre en una espiral en la que no es capaz de controlar sus actos, no se quiere a sí mismo y no quiere hacer sufrir a Lucía (“es mejor que no me esperes”), para acabar en coma en un hospital. Lucía entonces quiere poner tierra de por medio y se va a Formentera, alimentándose de tranquilidad y reposo. Pero como el círculo debe cerrarse, allá conoce a Elena, la cual no puede llorar más, que regenta un hospedaje, en donde se alojará Lucía y donde habita también Carlos, hombre de oscuro pasado.

Lorenzo habla de una isla que tiene dos ventajas: ” la primera ventaja es que cuando el cuento llega al final no se acaba, sino que se cae por un agujero… y el cuento reaparece en la mitad del cuento. La segunda ventaja, y la más grande: que desde aquí se le puede cambiar el rumbo”

El faro fálico de Lucía y el sexo Medem rueda escenas eróticas con desparpajo, sin cortarse un pelo, así la primera hora es una sucesión de encuentros sexuales, que aumentan en intensidad cuando entra en escena Belén. Pero Lucía y el sexo, no es sólo una película erótica. Medem quiere hablar de otras cosas: el tormento que sufre un escritor cuando es incapaz de crear ante un folio en blanco, la sumisión y dependencia ligada al amor doliente, la responsabilidad de la paternidad involuntaria y desconocida, la mirada deformada que nos devuelve el espejo al mirarnos en él, la perdida de una hija…

Medem consigue que sus actores y actrices estén mejor que nunca: Paz Vega, Elena Anaya y Tristán Ulloa nunca han estado también como en esta ocasión. Destaca también la sugerente música de Alberto Iglesias, y la fotografía de Kiko de la Rica. Viendo la película dan ganas de ir a Formentera, a perderse y desconectar de todo.

Si tú me dejas, si me das tiempo” dice Lorenzo en la película. El tiempo necesario para que las heridas cautericen, las lagrimas afloren, las cosas encajen y todo vuelva a la “normalidad”.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg