Archivos de la Categoría 'Películas 2010'

El hombre sin pasado (Lee Jeon-beom 2010)

El hombre sin pasado poster movie
Título internacional: The man from nowhere.
Título original: Ajeossi.
Dirección y guion: Lee Jeon-beom
País: Corea del Sur Año: 2010.
Duración: 119 min. Género: Acción, thriler
Interpretación: Won Bin (Cha Tae-shik), Kim Sae-ron (Jung So-mi), Kim Hee-won (Man seok),
Song Young-chang (Sr. Oh), Kim Tae-hoon (Chi-gon), Thanayong Wongtrakul (Ramrowan), Kim Hyo-seo (Hyo-jeong).
Producción: Lee Tae hun Música: Shim Hyun-jung.
Fotografía: Lee Tae-yoon Montaje: Kim Sang-bum.
Diseño de producción: Yang Hong-sam. Vestuario: Jang Ju-hee.

El hombre sin pasado es una estupenda película coreana del año 2010 que merece y mucho la pena ver. El protagonista es, Tae-shik, un personaje siniestro que trabaja como userero. Ya saben compra cosas de valor a precio ridículo, a personas que necesitan algo de dinero como el comer. A pesar de esa aura siniestra, una niña, So-mi, se le acerca y busca su compañía. La madre de la niña se dedica a la prostitución, roba a quien no debe, y acaba asesinada. La niña, se queda sin madre y acaba en un muladar donde se ve obligada a realizar acciones para unos mafiosos, esperando tener la edad suficiente para ser asesinada y sus órganos distribuidos de manera ilegal por todo el país. Este es el escenario escabroso, cruel, violento y desolador.

Tae-shik que cubre su rostro con un mechón de pelo negro que vela parte del mismo, ocultando así su pena y tristeza, se ve envuelto, a regañadientes en una trama infernal: plantar cara a los mafiosos.

Pero Tae-shik no es un mindundi, no, es nada menos que una máquina de matar perfectamente entrenada y engrasada, a quien, encontrar a la niña, le obligará a moverse rápido y poner todo su mundo patas arriba. En ese cuerpo a cuerpo con los mafiosos, no faltan las escenas violentas, la sangre a raudales, los hachazos, el vuelo de los cuchillos, los cuerpos cercenados, con unas coreografías espectaculares.

El hombre sin pasado

Las dos horas que dura la película se pasan en un suspiro, ya que si la primera media hora transcurre tranquilamente, luego todo se acelera, hacia un final hipnótico.

Bonita la fotografía, perfecto el montaje, grandilocuente la música, ajustadas las interpretaciones (muy bien el actor Won Bin y estupenda la inocencia de la niña, Kim Sae-ron) y cómo de telón de fondo, un mundo sucio, cutre, bárbaro, sórdido, vaciado de amor, no todo él, por eso, porque Tae-shik le coge el gusto a eso de emocionarse e incluso a llorar a moco tendido, tenemos ante nosotros un peliculón contundente, sensible, delicado, potente, y vibrante que hay que ver (una y otra vez).

En Corea del Sur les gustó mucho esta película. El hombre sin pasado lo vieron 6 millones de surcoreanos. En España no ha sucedido lo mismo pues paso a hurtadillas por la cartelera. Una pena. Por eso es hora de reivindicara esas películas que valen la pena. Aviso a navegantes. Esta es una de ellas.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

The yellow sea (Na Hon-jin 2010)

The yellow sea poster movie
Dirección: Na Hong-jin
Dirección artística: Hwang In-jun
Diseño de producción: Lee Hwo-Kyoung
País: Corea del Sur
Año: 2010
Género: Thriller, drama
Duración: 140 minutos
Guión: Na Hong-jin
Música:Jang Young-kyu, Lee Byung-hoon
Fotografía: Lee Sung-je
Montaje: Kim Sun-min
Protagonistas: Ha Jung-woo (Gu-Nam), Kim Yun-seok (Myun), Cho Seong-Ha, Lee Chul-Min, Kim Jae-hwa

The yellow sea es una película surcoreana del 2010, cuyo visionado recomiendo para cualquier cinéfago que se precie de tal. No sé el motivo, pero la mayoría de las pelis coreanas que voy viendo superan con creces las dos horas. En este caso sus 140 minuitos quedan justificados dado que la historia que se quiere contar necesita tener el crono de su lado para ser explicitada como merece.

La historia transcurre en la ciudad fronteriza de Yanji, entre Corea del Norte, China y Rusia, donde la mayoría de la gente se dedica al trapicheo y a actividades al margen de la ley. Allí tenemos a un taxista, Gu-nam, desesperado, quien lo que gana trabajando se lo gasta jugando a las cartas, soñando con ir a China a buscar a su mujer que lo abondonó, al poco de nacer su hija pequeña.

Así las cosas, y ya a la desesperada, Gu-nam acepta, cruzar la línea roja y realizar un trabajo para un mafioso local, Myun. Abandonará Corea del Sur para ir a China, y esto se convertirá en un periplo. Una vez en China deberá localizar a un individuo, matarlo y darle a Myun el dedo gordo del difunto.

La odisea que sufre Gu-man está narrada con verosimilitud, pues no es un héroe ni mucho menos, sino alguien, un hombre común, que tiene miedo y sufre y padece, y a quien la idea de encontrar a su mujer ejerce de acicate para hacer frente a las inclemencias de todo tipo y dejarse, si es menester, la piel en el intento.

No faltan las persecuciones espectaculares, escenas de acción brillantes, unos fotogramas que supuran fisicidad y todo ello con un fondo dramático que pone los pelos de punta. Siendo como son de explícitos los coreanos, la violencia que vemos es desmedida, así que cuando se juntan varios coreanos con machetes y cuchillos aquello se convierte en una carnicería, pues no les tiembla el pulso a la hora de abrir cuerpos en canal, y realizar amputaciones de todo tipo y lo hacen sin ningún tipo de subrayado lo que hace esa violencia todavía más sobrecogedora y real.

Estupenda la actuación de Ha Jun-woo, pareja a la de, Kim Yun-Seok (uno de esos mafiosos llamados a perdurar en esto del cine).

The yellow sea

El final (una escena memorable) es el broche perfecto para una aventura desventurada, desesperanzada y aciaga que busca el acomodo de la tragedia de Gu-man en un relato potente y muy eficazmente puesto en escena.

The yellow sea es la segunda película de Na Hong-jin tras la estupenda y demoledora The chaser (2008), y junto a Encontré el diablo, El hombre sin pasado, Cold Eyes, The Berlin file, Mother, etc…. convierten a Corea del Sur en una potencia fílmica a la cual vale la pena acercarse para disfrutar de joyitas como esta.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Encontré al diablo (Kim Jee-woon 2010)

Encontré al diablo
Director: Kim Jee-woon
País: Corea del Sur
Año: 2010
Género: Thriller, gore
Duración: 138 minutos
Elenco: Byung-hun Lee , Choi Min-Sik , Gook-hwan Jeon

Encontré el diablo es una burrada sublime, una plasmación de una venganza como nunca antes la había visionado, por obra y gracia de Kim Jee-woon.

Kyung-chul es un psicópata que mata a sus víctimas, la mayoría jovencitas, sin miramiento alguno, empleando para ello cuchillos, hachas o tubos, con los cuales revienta las cabezas de sus víctimas como si se trataran de melones maduros.

Una de sus víctimas es la hija de un policía retirado. Tras el crimen el padre de la joven habla con, Soo-hyun, novio de su hija, y traman un plan: consumar la venganza. A tal fin, y dado que el padre tiene información de primero mano, esto le permite a Soo-hyun, ir tras la pista de los posibles sospechosos, hasta que al final da con Kyung-chul.

Una vez que ambos se encuentren Soo-hyun le dará su merecido al malvado Kyun-chul, pero no lo mata de buenas a primeras, sino que lo que éste quiere es hacerlo sufrir, de la misma manera que lo hizo su amada antes de morir. Esto no es empresa fácil dado que el asesino, ni sufre ni padece, y no parece haber nada sobre la faz de la tierra que sea capaz de hacerle sentir dolor, de conmoverlo, en una actitud, la suya, en las antípodas de cualquier atisbo de culpa o remordimiento.

Esta senda de destrucción, esa sed inagotable de venganza, que sufre Soo-hyun parecer ser infinita, y nada de cuanto se le va ocurriendo para infringir daño a su víctima, logra aplacar su quemazón.

En ese juego del gato y el ratón, se nos van más de dos horas: intensas, brillantes, espeluznantes, repulsivas, en muchos momentos. Lo interesante es que si bien la película podría considerarse como algo gore, lo brutal, es que esto que vemos puede suceder, y de hecho sucede, que carniceros así hay en todos los rinconces del globo, que son una maldición contra la que no encuentra armas con las que luchar.

Encontré al diablo

Min-sik Choi, en la piel de Kyun-chul ofrece uno de los mejores malvados que haya visto (y no es porque no abunden) en una pantalla de cine. Lo que Kim Jee-woon, pergeña, sobre algo tan manido, universal y arcaico como la sed de venganza, es tan soberbio que no me que otra que recomendar esta película, no apta para todo los públicos, porque es salvaje en grado máximo.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

The robber (Benjamin Heisenberg 2010)

The robber Benjamin Heisenberg

Director: Benjamin Heisenberg
Año: 2010
País: Alemania
Género: Drama, deporte, suspense
Duración: 97 minutos
Elenco: Andreas Lust , Markus Schleinzer , Franziska Weisz , Florian Wotruba

La historia está basada en la vida de Johann Rettenberger. Johan deja la cárcel después de seis años a la sombrea por un robo a mano armada. En la cárcel le veremos correr en el patio y correr sobre una cinta en su celda. Una vez fuera, retomará sus dos pasiones: correr y robar bancos. Ambas le sacian, sin que aflore, no obstante, en su rostro una mínima emoción.

Johann es tan bueno corriendo que gana el maratón de Viena, derrotando así a muchos profesionales. A pesar de todo, Johann sigue robando, no puede evitarlo. Restablece su relación con una antigua novia. A pesar de su frialdad, ambos acaban en el lecho, si bien el amor sincero recibido no es suficiente para reflotarlo.

Johann acaba convertido en un fugitivo, siempre corriendo, huyendo de la ley, tanto como de sí mismo. La historia resulta dramática e interesante. Todo ello gracias a Andreas Lust que hace todo un papelón.

The robber es una película alemana interesante y recomendable, por lo que tiene de original, máxime, al estar basada en hechos reales.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Blue Valentine (Derek Cianfrance 2010)

Blue Valentine poster movie

Película: Blue Valentine. Dirección: Derek Cianfrance. País: USA. Año: 2010. Duración: 114 min. Género: Drama, romance. Interpretación: Ryan Gosling (Dean), Michelle Williams (Cindy), Faith Wladyka (Frankie), John Doman (Jerry), Mike Vogel (Bobby), Marshall Johnson (Marshall), Jen Jones (abuela), Maryann Plunkett (Glenda), James Benatti (Jamie), Barbara Troy (Jo). Guion: Derek Cianfrance, Joey Curtis y Cami Delavigne. Producción: Jamie Patricof, Lynette Howell y Alex Orlovsky. Música: Grizzly Bear. Fotografía: Andrij Parekh. Montaje: Jim Helton y Ron Patane. Diseño de producción: Inbal Weinberg. Vestuario: Erin Benach.


Lo que mal empieza mal acaba
. Este dicho se ajusta como anillo al dedo a la marchita relación personal que mantienen Dean y Cindy. Cindy en su adolescencia vivía en un hogar donde la presencia de su padre, marcada por su carácter violento, estaba muy presente. Cindy quiere estudiar para ser médico, pero todo se va al traste cuando se queda embarazada, al mantener una relación con el guaperas local, al que abandona al tiempo que se deja seducir por Dean, el cual trabaja en una empresa de mudanzas, y para quien el término familia es algo vago ya que sus padres desaparecieron de su vida desde muy joven.

Cindy duda si abortar o no. Dean lo deja a su elección. Al final decide tener a su hija.

En el momento presente, Dean muestra un look que dista mucho de aquel que mostraba cuando se conocieron, ahora esta medio calvo y un tanto descuidado, incluso el fulgor de sus ojos azules resulta mortecino, ocultos sus ojos tras unas gafas oscuras. Dean era un tipo con potencial, capaz de hacer casi de todo, pero que una vez casado con Cindy y siendo padre de un niña se siente cómodo pintando casas, sin más ambición que juntar días, cuidando de su mujer y de su hija.

Cindy muestra resquemor hacia él, frialdad, y cierto odio soterrado. A fin de que la cosa vaya mejor, Dean convencerá a Cindy para ir a pasar una noche a un hotel, con el vano propósito de recuperar así algo del tiempo perdido.
Dean constata esa noche lo que ya barrunta hace tiempo: que en el cuerpo de Cindy sólo quedan los restos del naufragio, un amor astillado entre las manos.

Él la quiere y la necesita. Ella necesita no estar con él, porque su presencia la agobia y la asfixia.

Para hacer más evidente lo que cambian las cosas con el paso de los años (el matrimonio como lápida de la felicidad anterior), en el último tramo de la película se irán alternando imágenes del presente y del pasado, esas en las vemos a Dean y a Cindy enamorarse como dos tortolitos, besarse en cada esquina, reírse de todo, buscándose bajo la ropa en todo momento, y esas otras donde se les ve unidos por el tedio, revestidos de rutina y amargura, ahogados en su tristeza. Todo esto es válido para Cindy, porque para Dean nada ha cambiado. Esta situación es todavía más grave, porque no es una relación que hace aguas por la mitad, sino que una de las partes quiere hacer borrón y cuenta nueva, sin contar con la otra parte: el marido y padre su hija.

Las interpretaciones están bien. Ryan Gosling confirma que es un actor versatil capaz de hacer bien cualquier papel. Michelle Williams está estupenda. El problema está en que el personaje de Cindy resulta frustrante, porque no sabemos qué le pasa, de dónde le viene su malestar, y la historia resulta muy vaga. Esperaba algo mucho más dramático, con mucho más calado, una mayor introspección, tocar hueso, y a fin de cuentas la historia de Dean y Cindy es una historia trillada, la cual a pesar de su puesta en escena nerviosa, cámara en ristre, no deja de caer en los tópicos de siempre.

Lo cantaba Guccini en su temazo Farewell. El error fue creer especial, una historia normal.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

De Dioses y hombres (Xavier Beauvois 2010)

De dioses y hombres portada películaPelícula: De dioses y hombres. Título original: Des hommes et des dieux.
Dirección: Xavier Beauvois.
País: Francia. Año: 2010.
Duración: 120 min. Género: Drama.
Interpretación: Lambert Wilson (Christian), Michael Lonsdale (Luc), Jacques Herlin (Amédée), Philippe Laudenbach (Célestin), Xavier Maly (Michel), Loïc Pichon (Jean-Pierre), Olivier Rabourdin (Christophe), Jean-Marie Frin (Paul), Olivier Perrier (Bruno).
Guion: Xavier Beauvois y Etienne Comar.
Producción: Martine Cassinelli y Frantz Richard.
Fotografía: Caroline Champetier.
Montaje: Marie-Julie Maille.
Diseño de producción: Michel Barthelemy. Vestuario: Marielle Robaut.

De Dioses y hombres entra dentro de ese grupo de películas imprescindibles que es necesario ver se quiera o no. A priori el argumento no parece muy atrayente. Un grupo de monjes cistercienses viven en 1996 en Tibhirine (Argelia), integrados en la zona, conviviendo pacificamente con los musulmanes que los rodean, cuando debido a tensiones políticas, unos integristas, metralletas en ristre, merodearán por el lugar y siendo unos terroristas yihadistas y los otros religiosos católicos no hay que ser un lumbreras para imaginar cómo va a acabar todo aquello: como el Rosario de la Aurora.

La historia está basada en hechos reales.

Lo que más me ha fascinado es que siendo uno no creyente, una historia que tiene por protagonistas a unos religiosos me haya atraído tanto. El caso es que esos religiosos son personas volcadas y entregadas a los demás, ese tipo de personas que hacen el mundo mejor, empezando por los que viven en él. En momentos duros que quien te ayude o haga tu vida más fácil o menos dolorosa, lleve o no hábito es irrelevante. Así, este puñado de seres humanos de distintas etnias, creencias y religiones se mueven por códigos de respeto, tolerancia y solidaridad recíproca.

Los religiosos se interesarán por la cultura presente en el país que pisan, por conocer el Corán, por tender puentes entre las distintas culturas y religiones que tienen demasiadas cosas en común como para obviarlas.

Ese mensaje de paz, convivencia y fraternidad que flota en el aire, es el que impregna toda la película. El martirio al que los religiosos se ven abocados, voluntariamente, pues deciden todos ellos permanecer en el convento y que ocurra lo que Dios quiera, resulta desgarrador, pero sin sentimentalismos.

Cada uno trata de convercerse a sí mismo de que lo que hacen es lo correcto, que huir no es la solución, que morir es la última renuncia, pero todo lo anterior no quita para estos hombres que no son Dioses duden, recelen, lloren, se entristezcan y se aflijan y que sus caras sean un poema trágico cuando suene El Lago de los cisnes de Tchaikovsky..

Surgen un montón de preguntas por parte de los monjes acerca del valor o del sentido que tiene el martirio, y el sacrificio, para qué sirve entregar una vida sin luchar, sin oponer, y ese alma incendiada de dudas y temores tratará de ser sofocada a través de la razón teológica, tratando de dejar de lado esos afanes corpóreos para ser sólo espíritu, concepto, idea.

Muertes que serían tan límpidas y níveas como las vidas que les han precedido.

Los actores brillan todos a tal nivel que uno no tiene la sensación de ver a alguien actúar, sino visionar fragmentos del alma humana, puestos ante nuestros ojos para nuestro gozo y disfrute. La labor de los actores Lambert Wilson (Christian), Michael Lonsdale (Luc) entra dentro de lo sublime.

Una película desgarradora, humanista y maravillosa.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Bon apetit (David Pinillos 2010)

Bon apetit cartel películaDirección: David Pinillos.
Países: España, Alemania y Suiza. Año: 2010.
Duración: 90 min.
Género: Drama, romance. Interpretación: Unax Ugalde (Daniel), Nora Tschirner (Hanna), Guilio Berruti (Hugo), Herbert Knaup (Thomas).
Guión: David Pinillos, Juan Carlos Rubio y Paco Cabezas.
Producción: Pedro Uriol. Música: Marcel Vaid.
Fotografía: Aitor Mantxola.
Montaje: Fernando Franco.
Diseño de producción: Mario Suances.
Vestuario: María Manchado

El joven Daniel se traslada a Zurich desde Bilbao, su ciudad natal, a trabajar en el restaurante de un prestigiso chef. Quiere progresar en lo suyo y de paso saldar cuentas con el pasado; sus padres están separados, y alcanzar notoriedad en la restauración es una manera tan buena como cualquier otra de demostrar a su padre que él es alguien.
Intimará prontamente Dnaiel con una de las empleadas en el restaurante, Hanna, la sumiller, una joven alemana que está manteniendo una relación con el chef, que dicho sea de paso está casado.

El trío lo completa el italiano Hugo, un apuesto mozo que ayudará a Daniel a encontrar su camino. Es Bon apetit, una tragicomedia sensible y emotiva, trazada con buen gusto y acierto. Los personajes se mueven perdidos en un laberinto amoroso, en un continuo te quiero, no te quiero, me gustas pero no lo suficiente como para compromoterme contigo. Uno se enamora de quien no conviene, de seres dispuestos a hacerte daño. Es ahí donde la película crece, lejos de los fogones, si bien estos representan su parcela de realidad; las ansias de medrar por parte de un joven con ambición, que busca estrellas, no en el firmamento, sino sobre el papel, en cualquiera de estas guías gastronómicas, que son biblias y haces de luz para mucha gente.

Acertada la pareja protagonista; tanto Unax Ugalde como Nora Tschirner están muy bien en sus papeles. Unax borda el papel de perdedor, desbordado ante las situaciones que vive, sin llegar a controlar apenas nada. Nora transmite fortaleza y debilidad, dan ganas de abrazarla y consolorla, pero también de bailar al son de su alegría, de su afable carácter.

Ahora que muchos jóvenes están saliendo de España forzados por las circunsntancias, a labrarse un porvenir, Bon Apetit, expone lo contrario; personas que se fueron buscando no saben muy bien qué allende sus fronteras, pero que más experimentados y curtidos, buscan en sus lugares de origen, la forma de buscarse la vida, de alcanzar esa armonía y equilibrio que es el trasunto realista de la felicidad.

Bon Apetit como una bomba lapa te hace polvo dentro al tiempo que la ves. Pero no hay sensiblería alguno. Prima el realismo y ahí es donde la película gana muchos más enteros.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

El perfecto anfitrión (Nick Tomnay 2010)

El perfecto anfitrión poster películaPelícula: El perfecto anfitrión.
Título original: The perfect host. Dirección: Nick Tomnay.
País: USA. Año: 2010. Duración: 89 min.
Género: Comedia negra, thriller.
Interpretación: David Hyde Pierce (Warwick Wilson), Clayne Crawford (John Taylor), Nathaniel Parker (detective Morton), Helen Reddy (Cathy), Meghan Perry (Simone), Joseph Will (detective Valdez), Annie Campbell (Chelsea).
Guion: Nick Tomnay y Krisha Jones.
Producción: Martin Zoland, Mark Victor y Stacey Testro. Música: John Swihart. Fotografía: John Brawley.
Montaje: Nick Tomnay. Diseño de producción: Ricardo Jattan. Vestuario: Cynthia Herteg.

John Taylor acaba de dar un golpe en una sucursal bancaria, está herido y busca cobijo. Consigue con ciertas artimañas colarse en la residencia de un tal Warwick, haciéndose pasar por un amigo de una amiga de este.

Así las cosas no tardará mucho en cambiar la cosa de roles. El ladrón pasa a ser una víctima de Warwick, un perturbado psicópata. El guión busca con acierto los continuos golpes de efecto, haciendo que la película cambie de estado en cada momento.

El resultado, si es meritorio, se debe principalmente a la gran interpretación de David Hyde Pierce que borda cada rol que acomete, ya sea el de anfitrión acojonado como el de anfitrión psicópata, ávido de sangre.

La historia se cuenta con cierta gracia y sus escasos noventa minutos se despachan sin apenas fuerza. No me cuadra mucho el final, pues buscando nuevamente otro golpe de efecto más, ofrece algo novedoso inesperado, pero a su vez poco coherente con lo visto hasta el momento.

Podemos definirla como una rara avis de la cartelera, que se aleja de los productos más pirotécnicos al uso para ofrecer una historia plagada de giros argumentales, violenta y a su vez irónica, que ni defrauda ni entusiasma.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Ciclo de cine finlandés en La Coruña

El Instituto Iberoamericano de Finlandia junto con el Museo de Arte Contemporáneo Gas Natural Fenosa de La Coruña (MACUF), organizan un ciclo de cine finlandés en el que se proyectará una versátil selección de películas de este país nórdico. La muestra consiste en largometrajes, cortometrajes, documentales y películas infantiles.

El ciclo continúa hasta febrero de 2012.

16.12.2011 a las 20:00
El río (Joki)

17.12.2011 a las 17:30
La leyenda de Santa Claus (Joulutarina)

7.1.2012 a las 17:30
Niko, el reno que quería volar (Niko, lentäjän poika)

13.1.2012 a las 20:00
Cartas al padre Jacob (Postia pappi Jaakobille)

14.1.2012 a las 17:30
Elina es invisible (Näkymätön Elina)

20.1.2012 a las 20:00
Los esquiadores (Hiihtäjät)
Recetas para el desastre (Katastrofin aineksia)

21.1.2012 a las 17:30
Chica, eres una estrella (Tyttö sinä olet tähti)

27.1.2012 a las 20:00
Las tres habitaciones de la melancolía (Melancholian kolme huonetta)

La entrada a las proyecciones es gratuita hasta completar el aforo.

Museo de Arte Contemporáneo Gas Natural Fenosa de La Coruña
Avenida de Arteixo 171
15007 A Coruña

Vía

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

London Boulevard (William Monahan 2010)

London Boulevar critica peliculaPelícula: London Boulevard.
Dirección: William Monahan. Países: Reino Unido y USA.
Año: 2010.
Duración: 103 min. Género: Thriller.
Interpretación: Colin Farrell (Mitchel), Keira Knightley (Charlotte), Ray Winstone (Gant), David Thewlis (Jordan), Ben Chaplin (Billy), Anna Friel (Briony), Eddie Marsan (Bailey).
Guion: William Monahan; basado en la novela de Ken Bruen. Producción: Quentin Curtis, Tim Headington, Graham King y William Monahan. Música: Sergio Pizzorno. Fotografía: Chris Menges.
Montaje: Dody Dorn y Robb Sullivan.
Diseño de producción: Martin Childs.
Vestuario: Odile Dicks-Mireaux

El protagonista es Mitchel quien ha pasado unos cuantos años a la sombra. Tras salir de la cárcel, y tras parecer ser, haber tenido tiempo para reflexionar, llega a la conclusión de que no quiere volver al trullo, así que tratará de romper con su pasado y llevar una vida normal, alejado de cualquier actividad ilegal. Esto claro está no es fácil, pues Mitchel es recordado en su barrio y la gente le tiene respeto y muy a su pesar entra en contacto con un gangster local, un tal Gant, que requerirá sus servicios y quien no admite un no por respuesta.

Mitchel no obstante encuentra trabajo en la ciudad de Londres donde vive, como guardaespaldas de Charlotte, una actriz muy popular abrasada por los papparazzi que no la dejan ni a sol ni a sombra tratando de encontrar alguna foto de la estrella. Sorpresivamente entre los dos salta las chispa del amor, y así Mitchel tiene aún más motivos para enderezar su presente y su futuro.

Queda por ver si Mitchel conseguirá su propósito, si es posible la redención o si uno ya tiene un fatal destino marcado y el futuro se le escapará entre los dedos con el último aliento.

Collin Farrell en la piel de Mitchel ofrece una notable interpretación, sin esas muecas suyas tan exasperantes. Le secundan actores de la talla de David Thewlis (en otro papel de alucinado) o Ray Winstone. Keira Knightley parece no tener que hacer gran esfuerzo para encarnar a esa lánguida actriz deseada por la prensa gráfica.

Dirige William Monahan, guionista de Infiltrados, que debuta en la dirección de largometrajes con London Boulevard, para ofrecernos una thriller comedido, que rehuye la espectacularidad y busca la introspección en un viaje catártico, inserto en ese mundo gangsteril, de personajes singulares y violencia explícita, todo ello mostrado con solvencia técnica, bien fotografiado y montado, con un ritmo que hace avanzar la historia hasta el ansiado final.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg