Archivos de la Categoría 'Películas 2013'

La jaula de oro (Diego Quemada-Díez 2013)

La jaula de oro

Película: La jaula de oro. Dirección: Diego Quemada-Díez. Países: México y España. Año: 2013. Duración: 110 min. Género: Drama. Interpretación: Brandon López (Juan), Rodolfo Domínguez (Chauk), Karen Martínez (Sara), Carlos Chajón (Samuel). Guion: Diego Quemada-Díez, Gibrán Portela y Lucía Carreras. Producción: Inna Payán, Luis SAlinas y Edher Campos. Música: Jacobo Lieberman y Leonardo Heiblum. Fotografía: María Secco. Montaje: Paloma López Carrillo y Felipe Gómez. Diseño de producción: Carlos Jacques. Vestuario: Nohemi González.

Esta película de Diego Quemada-Díez tiene una belleza desgarradora, díria que dolorosa.

En ella nos cuenta el periplo, u Odisea que llevan a cabo tres jóvenes, desde un pueblo de Guatemala, hasta la ciudad de Los Ángeles.

Para llegar allí se desplazarán en vagones de tren vacíos o sobre los techos de los mismos, acompañados por otra mucha gente que también busca ganarse la vida en otro lugar, ya sea en México o en los Estados Unidos.

En su viaje más allá del hambre, el frío, la soledad, el desamparo, la sed, el enemigo real es el Ser Humano, ese que es capaz de hacer parar el tren en el que viajan todos ellos, para robarlos, apalizarlos, secuestrarlos o directamente matarlos.

Los tres son adolescentes (dos chicos y una chica que oculta su feminidad para evitarse problemas), cuyo único objetivo es llegar a los Estados Unidos. Nada sabemos de ellos, pues la película arranca, cuando los tres se suben a un autobús, luego en una lancha y finalmente en los distintos trenes.

La fotografía de la película es luminosa, vívida, de una belleza arrebatadora, captando el movimiento, la libertad, el hastío, la incertidumbre. Los jóvenes actores están geniales en sus papeles, y son capaces de mostrar a la pefección su alegría, su desamparo, su cansancio. Entre ellos se va generando algo parecido a una hermandad, a medida que las circunstancias vayan menguando el cuarterto, primero a trío y luego a dúo.

Fotograma La Jaula de oro
A lomos de La Bestia

Como si de un documental se tratara queda muy claro los riesgos que supone ir a lomos de ese tren llamado La Bestia que lleva a muchos hombres y mujeres de centroamérica hasta el sur de los Estados Unidos, huyendo de la miseria, de la violencia. No falta quien intenta robarlos, aprovecharse de ellos y de su buena fe, no faltan tampoco los samaritanos que les dan alojamiento y alimento, campesinos que les tiran frutas para paliar su sed,
en su deambular, mostrando la complejidad de la existencia humana, los claros y las sombras de nuestras acciones.

A pesar de que la historia es terrible la historia derrocha vida, es un deleite para los sentidos, un acicate para nuestra inteligencia, materia prima para reflexionar sobre el tema de la emigración, sobre esos muros que sólo logran separar, pero incapaces de contener, ni poner freno a quien huye de la miseria y de la violencia, dispuesto a dejarse la vida en el camino si es necesario.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Venganza 3 (Olivier Megaton, 2014)

Taken 3

Película: Venganza 3. Título original: Taken 3. AKA: V3nganza. Dirección: Olivier Megaton. País: Francia. Año: 2015. Duración: 109 min. Género: Acción, thriller. Interpretación: Liam Neeson (Bryan Mills), Maggie Grace (Kim), Famke Janssen (Lenore), Forest Whitaker (Franck), Dougray Scott (Stuart). Guion: Luc Besson y Robert Mark Kamen. Producción: Luc Besson. Música: Nathaniel Méchaly. Fotografía: Eric Kres

Los que hayáis visto las dos anteriores películas de esta franquicia, hablamos de Taken, no os equivocaréis con lo que se puede esperar de una película de estas características.

El protagonista es Mills. Su hija Kim está embarazada. Mills vuelve a ver a su ex, Leonore, mientras el marido de ésta, Stuart solicita a Mills que deje de verla, dado que su relación no atraviesa un buen momento, y si del rescoldo amoroso surge de nueva el rebrote de una pasión Stuart estaría perdido. Ejem.

Avanzo. Va spoiler. Leonore, aparece muerta en su domicilio. Cuando allí va Mills se encuentra con el cadáver, aparece la pasma, tratan de deternlo, Mills huye y a partir de ese momento, querrá conocer la identidad del asesino de su ex. Encargado de la investigación está Franck (Whitaker) que no cree que Mills sea culpable, si bien por sí mismo es incapaz de resolver nada.
Luego sabremos que Stuarte estaba en tratos con mafiosos rusos, a uno de los cuales contrata nada menos que para matar a su mujer.

Famke Janssen
Famke Janssen

La película se desarrolla mediante alocadas persecuciones de coches caros, múltiples tiroteos y explosiones, buenas dosis de mamporros, violencia bien dosificada y explícita. La historia que se nos cuenta es mínima, tan previsible como poco original. Neeson sigue haciendo caja con esta franquicia, que para mí se agotó con la primera parte, que esa sí que me gustó. Las demás son más de lo mismo, manejando unos elementos trillados, de los que apenas se puede sacar nada de provecho.

Resulta entretenida y nada más. Dirige Olivier Megaton (Transporter 3, Colombiana, Taken 2, etc).

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

The extraordinary tale of the times table (Laura Alvea, José F. Ortuño 2013)

the-extraordinary-tale-of-the-times-table-547x600

Este cuento extraordinario dirigido por Laura Alvea y José F. Ortuño se ha llevado un buen número de premios en los festivales por los que ha pasado.

La película es rara, singular y claustrofóbica, ya que intervienen seis personajes (la pareja que se enamora, sus respectivas madres, la prota cuando era niño y el hijo de ambos), y transcurre dentro de una cosa, muy bien iluminada.

El rollito de la película es tipo Amelie (con la que tampoco comparte mucho más allá de las neuras de una solterona), donde la protagonista es una mujer de cuarenta años que escribe cartas a todo Cristo hasta que un día pulsa la tecla adecuada y al otro lado de la innominada relación epistolar emerge un hombre, igual de raruno que ella. Se escriben mucho, deciden verse, lo pasan bien juntos, viven juntos, se acuestan (para lo que deben ver cómo se hace el amor en un libro), y tienen un hijo y él consigue un trabajo y pasará mucho tiempo fuera de casa, y apenas se ven, y su amor languidece o se deshace y ella no puede críar a su hijo sola porque no está capacitada y cuando los Servicios Sociales se llevan al niño, ella descansa y su marido también, porque todo vuelve a la situación previa al embarazo, y esto de no tener ninguna responsabilidad les pone y les excita y les dará ganas de vivir a los dos, y de comer, y de follar, de nuevo, y colorín colorete este “extraordinario cuento” se ha acabado.

Un cuento que me ha gustado entre poco y nada.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Schutzengel (Til Schweiger 2012)

Schutzengel

www.cuak.com

El actor Til Schweiger (os sonará de haberlo visto en Malditos Bastardos) dirige y guioniza Schutzengel, película que se estrenó con éxito en su país de origen, Alemania, en 2012. Anteriormente Til Schweiger, con la comedia, Kokowääh coronó la taquilla durante cinco semanas consecutivas y terminó siendo la película alemana más taquillera de 2011, con más de 4.315.000 entradas vendidas. Además os interesará saber que en 2013 se estrenó Kokowääh 2.

Schutzengel no es un comedia, más bien un thriller trepidante.

El protagonista, el actor Til Schweiger, da vida a Max, un soldado retirado a quien le asignan la misión de proteger la vida de una adolescente llamada Nina (interpretada por su hija Luna Schweiger), convertida en testigo protegido, al visionar un asesinato en el que está implicado Henri, un multimillonario dedicado al tráfico de armas, a quien no se le pone nada por delante, comprando o acallando cuantas voluntades sean necesarias, para cumplir sus objetivos.

Max se toma la custodia de Nina como algo personal e irá matando a cuantos malotes se pongan en su camino. En su huida se esconden en casa de Rudi, amigo de Max, también militar en su día, a quien le faltan las piernas, y a quien Rudi le debe la vida. En casa de Rudi se producirá de nuevo una balacera, que el director escenifica a cámara lenta, al ralentí, mientras los cascotes van cayendo al suelo, como si se tratara de algo artístico.

Nina necesita insulina para no entrar en shock, mientras que Max no sabe en quién puede confiar, pues los tentáculos de Henri llegan a todas partes.

Las dos horas y cuarto de metraje de la película me resultan excesivos, porque la historia no da mucho de sí y enseguida resulta reiterativa, además no hay mucho que contar, más allá de escenificar la lucha por la supervivencia de cualquier ser humano, el afán de Max por proteger a una víctima inocente, exaltar los valores de la amistad (entre Max y Rudi), o entre Max y Nina quien por primera vez en la vida (una vida vivida hasta entonces sin cariño, en orfanatos de mala muerte) es feliz e incluso la posibilidad real al final para Max de dejar su vida como soldado y rehacerla en Reino Unido junto a Sara la mujer que ama.

www.cuak.com

www.cuak.com

Entre medias, el director suelta algún pullazo en contra de los agentes de policía y el trato que estos dan a sus compañeras de cuerpo o plasma la prepotencia y el poder que ostentan ciertos empresarios sin escrúpulos, en connivencia con las más altas instancias policiales.

Un happy end complaciente y optimista, convierte todo lo anterior visto, en un cuento de hadas, donde prevalece el amor y la posibilidad de enmienda sobre las armas.

Resumiendo, que la vida puede ser maravillosa, la película no lo es tanto.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

La hermandad

La hermandad cartel película

Película: La hermandad. Dirección y guion: Julio Martí Zahonero. País: España. Año: 2013. Duración: 89 min. Género: Suspense, terror psicológico. Interpretación: Lydia Bosch (Sara), Manuel Tallafé (hermano Abelardo), Borja Elgea (hermano Pablo), Edi Bonet (hermano Bernardino), Felipe García Vélez (hermano Víctor), Alejandro Jornet
(hermano Nicolás), José Luis de Madariaga (hermano Alessandro), Toni Isbert (hermano Darío), José María Sacristán (hermano Nadrés), Paula Bares (reportera). Producción: Gema García, Ximo Pérez y Pepón Sigler.
Música: Arnau Bataller. Fotografía: Miguel Llorens. Montaje: Miguel Ángel Villa. Dirección artística: Pepón Sigler. Vestuario: Miguel Carbonell. Distribuidora: Olwyn Films.

Sara es una escritora de “éxito”, que cuando va en su coche por el interior de un bosque, en una noche lluviosa, se despista, sufre un accidente y cuando abre los ojos se encuentra en el interior de un monasterio, atendida por los hermanos de la congregación. Siguiendo las normas de la casa espiritual, Sara, se verá recluída entre cuatro
paredes, pero como le vence su curiosidad, logrará birlarle una llave a un “hermano” y hacer una escapadita que la conducirá por los distintas estancias del monasterio: la botica, el claustro, la cripta la biblioteca, etcétera.

Los hermanos, bien sea porque no ven una mujer desde hace mucho tiempo, bien porque no están acostumbrados al trato con otras personas ajenas a la congregación, bien porque tienen un secreto oscuro que ocultar, o directamente porque son más malos que el demonio, muestran todos ellos un comportamiento siniestro, de ocultamiento, de manifiesta sospecha, lo que todavía alimenta más la curiosidad de Sara, la cual por las noches oye voces, lloros, lamentos, y ve incluso a niños que le piden ayuda, ante lo que los hermanos, al enterarse de ellos solo pueden achacar tales desvaríos a la fiebre y a los efectos secundarios de la colisión.

En un periquete Sara logrará desentrañar todo el misterio que envuelve a “La Orden de los Corregidores”, a la par que los hermanos en un ejercicio de catarsis colectiva le hagan partícipe de su secretillo, lo cual le vendrá de perlas a Sara para publicar una novela de misterio titulada La hermandad, en la que narrar los hechos vividos en primera persona, que el lector dará por fictios, creyendo ser todo ello fruto de la inagotable imaginación de la sinpar escritora.

Lydia Bosch pasándolo fatal


La película tiene un pase como telefilm de sobremesa, no para la pantalla grande, pues su puesta en escena es chusca y rutinaria
, echando mano de cuantos recursos fáciles uno pueda imaginar. No faltan la retahíla de gritos por parte de Sara, una música inflamada y estridente que rechina en los tímpanos, un decorado horroroso de corchopan que simula ser piedra, una fotografía demasiado luminosa, cuando le que le convendría sería algo más lúgubre y tenebrista (al estilo de En el nombre de la Rosa), una interpretación, la de Lydia Bosch esforzada, pero bastante chusca, y un guión que no tiene ni pies ni cabeza, cuyo desarrollo es sonrojante, zafio y previsible, como la escena en la que Sara cae en una tinaja y sale por los pelos para luego casi por arte de magia ir a dar a otra parte del convento, y unos diálogos nada creíbles, donde Sara de manera irrespetuosa no parará de recriminar, desde su forzada llegada al convento, a los hermanos su forma de vida medieval, cuando estos lo único que han hecho por ella, es salvarle la vida, comportamiento que queda en parte ¿justificado? al saber que Sara no puede usar su móvil, ni ponerse en contacto con nadie, hasta la llegada del Cartero.

En la sinópsis leo que la historia se desarrolla en ¿Italia?. La ubicación, a fin de cuentas, es lo de menos, pero me gustaría saber si trata o no de un error, o de un horror, como lo es esta película, pero no porque de miedo, sino porque es horrorosa. Si no tenéis nada mejor que hacerla, verla, allá vosotros y vuestro tiempo perdido, pero
prefiero las pelis de Balagueró, Alfredo Montero o Bayona, que este pestiño nada original, pero muy zafio y ramplón.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

El lobo detrás de la puerta (Fernando Coimbra 2013)

El lobo detrás de la puerta cartel película

Película: El lobo detrás de la puerta. Título original: O lobo atrás da porta. Dirección y guion: Fernando Coimbra. País: Brasil. Año: 2013. Duración: 100 min. Género: Drama.Interpretación: Leandra Leal (Rosa), Milhem Cortaz (Bernardo), Fabiula Nascimento (Sylvia). Producción: Caio Gullane, Fabiano Gullane, Debnora Ivanov, Gabriel Lacerda, Pablo Torrecillas y Rodrigo Castellar. Fotografía: Lula Carvalho. Montaje: Karen Akerman. Dirección artística: Tiago Marques. Vestuario: Valeria Stefani.

Me alegro de traer para todos vosotros a este rincón virtual una película brasileña muy interesante y recomendable. Se titula El lobo detrás de la puerta y es un thriller dramático muy bien engrasado, de final demoledor.

A Bernardo, el protagonista el echar una canita al aire le sale muy caro. Bernardo está casado y tiene una niña de corta edad, y un buen día se cruza en su camino Rosa, una joven veinteañera con la que se acuesta en un principio y con quien más tarde reincide, sí amigos, la carne es débil y el deseo, insaciable. Al principio, a Bernardo aquello le mola, ya que tiene a su familia y a una joven a la que dobla la edad, con la que tener sexo de sobra y ¿sin compromiso?. El problema viene cuando Rosa, quiere ser algo más que alguien con quien follar y empieza ella también a hacer planes, junto a Bernardo.

“Todo se andará”, es la frase más oída de la boca de los infieles, en estas situaciones. Así, Bernardo no quiere más compromiso que el que depara un polvo rápido y unas horas de placer.

Rosa, al verse despechada y maltratada por Bernardo obrará en consecuencia.

La película se desarrolla con un flashback que abarca casi toda la película. Comienza con la desaparición de la hija de Bernardo y de su mujer Sylvia, y la presencia de ambos dos en la comisaría charlando con el inspector encargado del caso.

Leandra leal

Cuando Rosa acuda a la comisaría a declarar y dar su versión de la historia es cuando nosotros los espectadores, sabremos con pelos y señales toda la historia.

La historia, algo tan manido como una infidelidad y una venganza se plasma de manera muy real, con unas interpretaciones muy buenas, sobre todo de la actriz Leandra Leal (Río de Janeiro ,1982) y quizá sirva para que alguno, antes de cometer un adulterio se lo piense dos, o tres veces.

El lobo detrás de la puerta supone el debut en la dirección de Fernando Coimbra, película con la cual obtuvo el Premio Horizontes Latinos en el último Festival de San Sebastián.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Big bad wolves (Aharon Keshales y Navot Papushado, 2013)

Big bad wolves

Película: Big bad wolves. Dirección y guion: Aharon Keshales y Navot Papushado. País: Israel. Año: 2013. Duración: 110 min. Género: Thriller, comedia negra. Interpretación: Lior Ashkenazi (Micki), Rotem Keinan (Dror), Tzahi Grad (Gidi), Doval’e Glickman (Yoram). Producción: Leon Edery, Moshe Edery, Tami Leon, Chilik Michaeli y Avraham Pirchi. Música: Haim Frank Ilfman. Fotografía:Giora Bejach. Montaje: Asaf Korman. Dirección artística: Arad Sawat. Vestuario: Michal Dor

Quentin Tarantino dijo de Big Bad wolves que era la mejor película que había visto en 2013. Para mí, lo que dice Tarantino no va a misa, pero decidí darle una oportunidad a esta película, entre otras cosas porque nunca, creo, había visto una película israelí.

Big Bad Wolves me recuerda a Reservoir Dogs, ambas son violentas y en ambas se conjuga con acierto lo violento con lo paródico, merced a un humor negro que resulta balsámico.

Va de lo siguiente. Una niña ha sido secuestrada y luego aparece su cuerpo, sin cabeza. Su padre, Gidinka, clama venganza y decide secuestrar al presunto asesino de la niña, un tal Dror, un profesor de religión con cara de alelado que niega haber hecho nunca nada a una menor. Por medio se cruza Micki un policía que tras zurrar por su cuenta al presunto asesino y una vez retirado del cuerpo, acaba también secuestrado junto al profe, en la casa del padre de la niña asesinada, que emplea su mucho tiempo libre para hacer confesar el crimen a Dror.

La historia que se nos cuenta es mínima, y manida, porque el tema de la venganza lo hemos visto miles de veces en el cine, pero el acierto y gran logro de la película, además de un ritmo fluido es que el guión está milimétricamente confeccionado, de tal manera que siempre andamos con la mosca detrás de la oreja, pues nada es evidente, y siempre ronda la sospecha, sobre si Dror, a pesar de su cara de panoli, es un asesino o no. A fin de hacerle confesar, Gidinka empleará toda clase de instrumental, contando con un apoyo extra que resulta de lo más chocarrero.

Si sólo fuese una venganza al uso, un cortar uñas, falanges o extremidades, sería una película sádica, igual de sangrante que aburrida, y lo que hace de esta película algo divertido y apasionante a medida que llegamos a su final, son los hilarantes diálogos, que alivian la tensión creciente y un final, aviso, es demoledor a más no poder.

Destaco la sobresaliente actuación del secuestrador Gidinka, el actor Tzahi Grad.

¿El hombre es un lobo para el hombre?. Vista la película, digamos que sí.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Redención (Steven Knight 2013)

Redención cartel película

Película: Redención. Título original: Hummingbird. AKA: Redemption. Dirección y guion: Steven Knight. Países: Reino Unido y USA. Año: 2013. Duración: 100 min. Género: Acción, thriller. Interpretación: Jason Statham (Joey), Agata Buzek (Cristina), Vicky McClure (Dawn), Benedict Wong (Sr. Choy), Ger Ryan (madre superiora). Producción: Guy Heeley y Paul Webster. Música: Dario Marianelli. Fotografía: Chris Menges. Montaje: Valerio Bonelli. Diseño de producción: Michael Carlin. Vestuario: Louise Stjernsward.

Hay que alabar el gusto de Statham por hacer películas que sean algo más que un simple producto de acción. Sus últimas películas me permiten afirmar esto. No busca Statham dar mamporros, embutido en productos palomiteros con disparos, explosiones y persecuciones, sino que la violencia presente en sus film, atiende a un fin (justo o no) dentro de una sociedad reconocible.

La acción discurre en la ciudad de Londres, allí está Joey el cual trabajó en las fuerzas armadas, hizo algo horrible como soldado y ahora sus malas obras le atormentan, incluso con los ojos abiertos. La única manera que tiene Joey de poner freno a esa máquina de matar en la que se ha convertido es abrazarse a Baco y atemperar su espíritu a base de alcohol.

Una noche tras ser apalizado por unos macarras que controlan el negocio de las drogas en las calles y perder de vista a una joven, amiga de correrías, cae por casualidad en una casa a través del tragaluz, donde el dueño no regresará hasta dentro de tres meses.

Ese lapso de tiempo lo aprovechará Joey para redimirse y experimentar su particular catarsis. No es algo intrínseco, ya que quien tire de él, será una monja, Cristina, que ayuda a los más necesitados y a quien Joey se aferra como un clavo ardiendo para no ahogarse en los vapores etílicos.

Si Joey dejó el uniforme Cristina bien podría dejar su hábito de monja, toda vez que conocemos las razones que le llevan a portarlo y que explicarían sus dudas sobre su vocación (forzada).

A lo largo de la película nos adentramos en ambientes sórdidos, donde reinan las drogas, la prostitución, la extorsión, la trata de blancas, el narcotráfico, etc.

La historia adereza la acción con lo dramático y casi con lo documental. El resultado no es perfecto pero se agradece el cuidado de los detalles, tanto en la fotografía como en las interpretaciones, contando con un ritmo trepidante, para narrar una historia solvente y divertida. Bien.

La película se podía haber titulado catársis, para evitar confusiones nominales con otra película del 2011 del mismo título. ¿Se nos acaban los títulos para las películas o falta mucha imaginación, o ambas cosas?.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Metro Manila (Sean Ellis 2013)

Metro Manila

Dirección: Sean Ellis
Guión. Sean Ellis
Intérpretes: Jake Macapagal, John Arcilla, Althea Vega, Miles Canapi, Ana
Abad-Santos, Moises Magisa, JM Rodriguez, Erin Panlilio
Género: Drama/Denuncia social
Casting: Raymond Alzona
País: Reino Unido
Año: 2013
Duración: 105 minutos
Música: Robin Foster


Metro Manila
es una película británica rodada en Filipinas, en lengua tagalo, que nos muestra con todo el dramatismo que podemos encajar, la peripecia existencial que sufre una familia que vive en el norte del país Filipino, la cual subsiste cultivando arroz y que viendo cómo con esas tareas agrícolas no pueden sobrevivir deciden probar una vida mejor en la capital, trasladándose a Manila.

El contraste entre la vida rural y la vida en una urbe caótica, de 11 millones de personas que viven hacinadas, ruidosa, fea, supone un shock. La vida en el campo no les resultaba fácil, al contrario, de ahí su marcha, pero en la ciudad, no tardarán en comprobar la degradación humana en todas sus vertientes: prostitución, delincuencia, drogas,
contaminación, estafas, robos, etcétera.

La familia llega a la capital con lo justo, un hatillo con un par de ropas y dos niñas, una casi recién nacida y la otra con dolor de muelas. Un alma caritativa les ofrece a su llegada un inmueble donde cobijarse a bajo precio. No tardan en comprobar que les han engañado, ya que se trata de una vivienda social y les obligan a irse a otra parte, viéndose dormir los cuatro en la calle, con los bordillos como almohadas.

Queda muy bien definida lo fina que es la línea que separa la pobreza de la indigencia, cuando no tenemos recursos ni apoyo de ninguna clase.
Afortunadamente, Óscar, el padre de familia logra un trabajo como conductor de un furgón blindado y la mujer hace lo propio en un lupanar, en donde no mantendrá trato carnal con los clientes, reducido su trabajo a animar a la clientela a consumir alcohol. A pesar de todo, la mujer siente como todo aquello la degrada y envilece, a ojos vista de sus hijas que la acompañan al trabajo, pues no tiene otro sitio, ni con quien dejarlas. Digo yo, que la mala suerte es como una bola de nieve, que se retroalimenta y ceba en la tragedia.

No abundo más en el contenido de la película para no destriparla y paso ahora a remarcar sus cualidades fílmicas. La historia tiene ritmo, una fotografía luminosa y detallista, una labor actoral notable y combina con acierto el drama humano, sin cebarse en exceso (podría haber resultado otro Biutiful, pero no lo es), con otros elementos que permiten sacar a la luz y dejar en negro sobre blanco que “el hombre es un lobo para el hombre“.

En esa jungla urbana, todos quieren sobrevivir, a cualquier precio, y ante situaciones desesperadas, los hombres y mujeres son capaces de hacer cualquier cosa. Esta desesperación surge de no tener un trabajo, de no tener nada con lo que comprar medicinas o dar de comer a sus hijos, lo que permite que almas nada desinteresadas, valiéndose de la situación desesperada de los otros les obliguen a hacer cosas que de otra manera no harían, de tal manera que éstos acaban degradándose, perdiendo su dignidad, esa que es única e intransferible y que es lo que nos hace humanos. Ellas acaban en la prostitución, incluso llegando como vemos en otros países asiáticos a prostituir a sus hijas sin cumplir los diez años, y ellos, como nuestro protagonista dispuesto a todo, para que su familia tenga una oportunidad.

De una manera muy sutil la denuncia social es explícita. No hay aquí banqueros, ni preferentes, ni la mano invisible del mercado, ni nada similar. Aquí el malo de la película, el enemigo real, de carne y hueso, es la mujer que regenta el prostíbulo, el compañero de trabajo que quiere corromperte, el médico que se cobra los servicios en especie, la esposa perfecta corroída por la avaricia, los jóvenes que te roban a plena luz del día, aquel que te ofrece un piso en alquiler creyendo que te hace un favor y que resulta que te está estafando, y un entorno hostil, sórdido, una urbe corrompida desde los cimientos hasta la aguja de los rascacielos,
etc.

Metro Manila es una película potente, cruda, descarnada a la vez que tierna y hermosa, mostrándonos un dramón con una historia de amor de trasfondo, que la hace si cabe más hermosa, ya que a pesar de todo la pareja busca en el amor entre ellos y hacia sus hijos la energía necesaria para no tirar la toalla, para seguir peleando, aunque sea a la contra, con el aliento de Dios y su fe en el mismo, animándolos a luchar, a perseverar, a seguir confiando en el ser humano, en el otro, porque es lo único que puede salvar/hundir a otro ser humano.

Si podéis verla, hacerlo. Vale la pena y luego me lo contaís.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Upstream color (Shane Carruth 2013)

Upstream color cartel película

Película: Upstream color. Dirección y guion: Shane Carruth. País: USA. Año: 2013. Duración: 96 min. Género: Drama, ciencia-ficción. Interpretación: Amy Seimetz (Kris), Shane Carruth (Jeff), Andrew Sensenig (el Sampleador), Thiago Martins (ladrón), Kathy Carruth (Madre orquídeas), Meredith Burke (Hija orquídeas), Andreon Watson (Peter), Ashton Miramontes (Lucas). Producción: Shane Carruth, Casey Gooden y Ben LeClair. Música: Shane Carruth. Fotografía: Shane Carruth. Montaje: Shane Carruth y David Lowery. Dirección artística: Darrah Dean Gooden.

Shane Carruth dirigió Primer. Ahora vuelve con Upstream Color. Si la otra era rara, ésta lo es elevada a la enésima potencia. Shane además de dirigirla se encarga del guión de la fotografía, montaje y producción, además de ser también el protagonista.

¿De qué va Uspstream color?. Ni idea
. Así que hablamos de algo atmosférico, conceptual, sensorial, un cine que no se aprehende desde un relato fílmico. Ese tipo de cosas que decimos cuando no nos hemos enterado de nada de lo que hemos visto y no porque no haya estado atento, sino porque Shane Carruth no quiere ponérnoslo nada fácil, más bien al contrario. Lo único que tengo más o menos claro es que un fulano coge gusanos y les mete sustancias y luego se las ingenia para que esos gusanos acaben en el organismo de sus víctimas, las cuales acaban perdiendo la voluntad, siendo sometidas sin reticencias por El Señor los gusanos, que los somete y luego los desvalija. Esto lo hace con una mujer, la cual sobrevive de milagro, pero que se queda más para allá que para aquí. Luego ella conoce a un chico en el metro, que parece haber vivido una experiencia similar y entonces todo resulta muy onírico, al tiempo que vemos como un señor que tiene una granja con cerdos, se convierte en algo parecido a Dios, creador de una religión porcina, a la que la chica debe poner fin si quiere sobrevivir.

El libro, Walden de Henry David Thoreau tiene una presencia importante, porque la chica en su encierro forzado se ve obligada a transcibirlo, de tal manera que luego se lo sabe de memoria.

Me maravilla que una película de estas características, toda una rareza, salga adelante y pueda estrenarse en un cine y reciba el visto bueno de la crítica, y yo ahora la esté comentando.

No sé si me ha gustado porque a duras penas podemos críticar aquello que no entendemos, diré que es una experiencia fílmica que me ha resultado desconcertante, que ha generado altas dosis de desasosiego en mi persona, resultando muy hipnótica, al ritmo de la música que suena: no digo más.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg