Archivos de la Categoría 'Películas 2014'

Musarañas

Musarañas

Con dos personajes principales y algún secundario más, ubicados en un inmueble en el que transcurre toda la película, el resultado es satisfactorio.

A los directores ya afamados como Bayona, Balagueró, Morales, Vigalondo, Amenábar, Plaza, Alex de la Iglesia, etc, habría que añadir a esta miríada de nombres los de Juanfer Andrés y Esteban Roel, que debutan en el largometraje, con esta película, tras los cortos 036, Es un buen chaval y La sorpresa de Aquirana.

Estamos en España, en los años cincuenta, donde viven dos hermanas de crucifijo y misa diaria (es un decir, porque la hermana mayor es incapaz de cruzar el umbral de su casa). La madre murió cuando la hermana pequeña nació y esto la atormenta desde entonces. El padre, tras morir la madre, reemplaza a ésta por su hija, en todos los sentidos, hasta que esa situación depara insoportable y el padre desaparece de la escena, presuntamente huido.

La idea es que todo lo que respiremos sea sucio, turbio, tóxico, asfixiante, embutido todo en una religión que lo ahoga todo y que no deja respiraderos para una vida normal, reducido todo a las oraciones, al flagelo, a purgar, a saber qué culpas y pecados pretéritos.

La hermana pequeña está bastante harta de la situación, quiere salir, conocer chicos, vivir la vida, y entonces las costuras de este sudario existencial se resquebrajan, cuando inopinadamente el vecino que vive arriba cae rodando por las escaleras, hasta ir a dar a la puerta de la casa de las hermanas, donde la mayor ejerce entonces de improvisada hermana de la caridad, hasta que muestre poco después su verdadera cara.

¿Hay algo más terrorífico que un amor no correspondido?.


El ritmo resulta endiablado y aunque hay ciertas cosas en el guión que rechinan, agradezco el toque gore por obra y gracia de la actriz Macarena Gómez, brutal en todos los aspectos y que devora a todos lo que le secundan, tanto Nadia de Santiago, como Hugo Silva. El único que está a la altura es Tosar, que no falla nunca.

Coged sitio delante del televisor, poned la película y disponeros a pasar una hora y media sobresaltados, horripilados y complacidos, si os guste el género gore y el humor negro.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

No confíes en nadie (Rowan Joffe 2014)

cartel-no-confies-en-nadie


No confíes en nadie. En los reseñistas menos aún.

Este película es muy misteriosa. Su protagonista es una mujer de cuarenta y pico años la cual ha pérdido su memoria reciente. Cada día que comienza parte de cero. Se ve en la cama acompañada de un hombre, durmiente. Va al baño a hacer pis y allí encuentra un montón de fotos pegadas en la pared. Fotos de su boda, de su marido, de sus momentos felices. Luego el hombre que está en la cama, su marido, le cuenta lo que le sucede, su incapacidad para recordar nada nuevo, etcétera.

Un día, la mujer recibe la llamada de un doctor que quiere ayudarla. En una cámara ella grabará antes de acostarse lo que va haciendo cada día, así puede contrastar al día siguiente lo que le dice el marido con lo que ella registra en su cámara. Gracias al doctor, la mujer va recordando cosas, momentos, personas, como una amiga a la que hace mucho tiempo que no ve. Todo esto la sume en la confusión pues no tiene del todo claro si esos recuerdos son verdaderos o su mente los ha cincelado mezclando churras con merinas.

El director, Rowan Joffe, logra que una historia que en su planteamiento podría ser excesiva pero que se circunscribe a cuatro tópicos, mantenga el interés de principio a fin.

Algo, o mucho, tiene que ver en ello que los protagonistas con Nicole Kidman, en la piel de la mujer desmemoriada, Colin Firth, como el marido abnegado y Mark Strong como el doctor.

Como nos tememos se reserva para el final el típico y tópico golpe de efecto.

Entretenida. Sin más.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Corazones de acero (David Ayer 2014)

Corazones de acero

Corazones de acero: dura, salvaje y explosiva película dirigida por David Ayer que me ha gustado bastante. Una película de guerra ambientada durante los últimos coletazos de la II Guerra Mundial, cuando los Aliados están ya a punto de llegar a Berlín y ganar la guerra.

Los protagonistas son cinco soldados americanos a bordo de su tanque Fury.

El caos que es toda guerra queda muy bien representado a través de esa metáfora de metal que es un tanque. Desde su interior, los soldados tienen una visión sesgada, parcial, reducida, de cuanto hay su alrededor, donde el enemigo es algo que se mueve entre el humo de las detonaciones.

Algo parecido les sucede a quienes están fuera del tanque, a los soldados que se van desplazando sobre el terreno, tomando colinas, incendiando ciudades, a golpe de plano, sin ser muy conscientes del aporte que su trabajo como soldados tiene para la victoria final.

Uno de los cinco soldados del tanque muere, después de tres años de contienda y Norman, un chaval, mecanógrafo, a su pesar, se convierte en su sustituto. Norman, cándido y bueno, nos permite ver a través de su límpida mirada la brutalidad de la guerra, los cuerpos mutilados, el placer de matar al enemigo, el matar para no morir, la imposibilidad del amor en la guerra, el sexo como mercancía o garantía de supervivencia, etcétera.

Cada uno de ellos se busca la manera de que ese infierno que viven cada día no les afecte demasiado, y no acabar tarados. Al mando de la expedición está Wardaddy (Brad Pitt), que consigue templar los ánimos y mantenerlos unidos, a pesar de que el tanque es un polvorín.

No hay banderas patrióticas, sí mucho barro, sudor, suciedad, campos arrasados, casas incendiadas, muchas explosiones y cascotes y campos anegados de sangre de los muchos muertos. Una película cruda y visceral que no escatima los pormenores de una contienda bélica donde el único objetivo es aniquilar al enemigo. Así que prepararos para ver por ejemplo trozos de cara, lustrando los bajos del tanque.

Aunque el joven sea un héroe, o eso le digan a Norman cuando lo encuentren sano y salvo, eso es lo de menos.
Más que héroes, hubo muchísimos muertos, y sí, hubo quienes estuvieron dispuestos a morir, por defender las vidas de los demás y se fueron al más allá creyendo que hacían lo correcto, que dar su vida en un tanque, en un barco, en un avión o sobre el terreno era la única manera de frenar a Hitler, de parar al ejército alemán, de hacer un mundo más justo y mejor. Y lo consiguieron.

El hecho de hoy escriba esto en castellano y no en alemán es obra suya. Así que gracias a todos los que lucharon y nos regalaron entre otras cosas la libertad que disfrutamos, conquista que desgraciadamente vemos que está en peligro cada día.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Exodus (Ridley Scott, 2014)

www.cuak.com

www.cuak.com

He visto esta película en el cine y he disfrutado mucho, quizá porque fui a verla sin ninguna expectativa.

A mi lado una señora se comió una docena y media de churros, así que el olor a fritanga fue lo peor de una película que me ha parecido cuando menos divertidísima y que me deja para el recuerdo algunas de las escenas más espectaculares que he tenido la suerte de ver en una pantalla grande, en concreto una, cuando los egipcios van a toda pastilla por una trocha estrecha en el flanco de una montaña, y esta se viene abajo, ante el advenimiento de avalancha brutal en la que se precipitan hombres, caballos y cuádrigas.

Las escenas aéreas a su vez son muy poderosas, tanto como la recreación de las pirámides y sus interiores, donde por una vez, uno no tiene la mala sensación de estar viendo paredes y columnas de corchopan. La escena de la travesía marítima con esa ola en plan tsunami está también muy bien resuelta, al igual que la plasmación en imágenes de las siete plagas, con muy buenos efectos especiales.

La película además entretiene y te deja sin resuello durante las dos horas y media que dura, así que teniendo presente que pagué 5 euros por ver esta película estoy más que satisfecho.

Quien se tomé esto de la religión muy a pecho seguro que echa pestes de la película, tanto como aquel que quiera ver en este producto fílmico una película histórica. Aquí el único rigor, es el rigor mortis, de todos los que mueren, varios miles, en la película.

Para quienes Moisés no les suene de nada les explico muy por encima el argumento. Estamos en el siglo XIV a.C en Egipcio manda Seti, el faraón, tiene un hijo que es un nenazas, de nombre Ramsés, que le sucederá en el trono y un primo de este, Moisés, general de la guardia Real. Un buen día Moisés descubre que es Hebreo, desvela su ascendencia y Ramsés lo manda al exilio. Moisés sube y baja montañas, anda y anda hasta que llega a un poblado y se enamora de una joven con quien tiene un hijo.

Allí se le aparece Dios en forma de niño y entiende entonces que en ese poblado pierde el tiempo porque él está llamado a proezas mayores que ordeñar cabras. Deja a su mujer y a su hijo y regresa a Egipto, donde pasa a convivir con el pueblo hebreo, un pueblo esclavizado por los Egipcios, que los consideran como mano de obra gratuita para la ejecución de sus obras faraónicas y a quienes tratan sin el menor miramiento ni clemencia.

Moisés y sus hombres llevan a cabo acciones de sabotaje y de lucha armada, y su Dios les echa una ayudita mandando a los Egipcios diez plagas. Ramsés que no quería en un principio ceder, ni negociar, al ver a su pequeño hijo muerto, quiere perder de vista a Moisés y a los suyos y les deja ir. Cuando los hebreos están llevando a cabo su éxodo rumbo a su tierra prometida, Ramsés constaste que no puede finalizar las obras sin mano de obra, y decide volver a recuperar a sus esclavos, pero Moisés y los suyos ya han cruzado el Mar Rojo y cuando llegan los hombres de Ramses Dios les manda un tsunami y mueren casi todos ahogados. Moisés pasa a ver su mujer y a su hijo y pide alojamiento para los 400.000 seres humanos que le acompañan, su pueblo. La mujer le mira atónita, pestañea y se encoge de hombros, y luego se lo lleva a la cama a renovar su votos matrimoniales.

maria-valverde-exodus

Luego Moisés hará la tabla de la Ley en el Monte Sinaí, cincel en mano, de los Diez Mandamientos y lo dejamos al final de la película en una carreta, rumbo a la Tierra Prometida llevando la tabla en un arca.

Dicen que Moisés murió con 120 años, así que es posible que haya una segunda parte, o no.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Anochece en la India (Chema Rodríguez, 2014)

www.cuak.com

www.cuak.com

Anoche en la India, es un película triste que no escamotea la cruda realidad que sufre Ricardo , postrado éste en una silla de ruedas, el cual quiere ir a la India a morir allá. Ricardo despide a Dana la mujer rumana que lo cuida y emprende el viaje, un viaje que como todo buen viaje que se precie de tal, es tanto un viaje exterior, donde a Ricardo y a sus acompañantes les sucederán un sinfín de aventuras y desventuras y sobre todo un viaje interior, donde los kilómetros recorridos le hacen a Ricardo irse transformando, pasando de víctima a defensor a ultranza de su deseo de vivir.

Ricardo cuando era joven y hippy llevaba en su furgoneta a gente a la India. Allí se enamoró y ahora que la parca ronda cerca, no ve mejor forma de irse que hacerlo en la India, para ser luego cremado, rumbo al más allá. Por cosas del destino Dana acabará viajando con él, recalando ambos en Bucarest, en casa de ella, y luego poniendo pies en polvorosa de nuevo juntos rumbo a la India.

Juan Diego demuestra una vez más su talla como actor, en la piel de este cascarrabias positivista. A la zaga, Clara Voda (Dana) que hace otro papelón.

La historia resulta triste, desoladora, crepuscular, metafísica, pero al mismo tiempo y más allá del sufrimiento, el final resulta esperanzador, porque si es evidente que todos morimos, al menos, el luchar nos hace irnos de aquí más tarde.

Anoche en la India es una road movie dramática, que se disfruta y sufre al mismo tiempo y que supone el debut en la dirección del documentalista Chema Rodríguez. La historia está basada en hechos reales, en la figura de Lorenzo.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Dos días una noche (Jean-Pierre Dardenne, Luc Dardenne 2014)

www.cuak.com

www.cuak.com

Los hermanos Dardenne siguen metiendo una y otra vez el dedo en la llaga con cada una de las películas que realizan. Cine social, respaldado unánimemente tanto por la crítica como por el público.

En esta ocasión la pregunta que nos plantean es. ¿Estarías dispuesto a renunciar en tu trabajo a un bono de 1.000 euros a cambio de que una compañera de trabajo, que está a punto de ser despedida, mantuviera su puesto de trabajo?.
La empresa es una PYME, no una multinacional deshumanizada e impersonal, sino una empresa familiar donde para bien o para mal se conocen todos.

La empresa la integran 16 empleados, 17 contando a la protagonista, Sandra. La cual recibe el viernes la noticia de que va a ser despedida, tras una votación realizada, en la que la mayoría de sus compañeros han optado por el bono.
Tras insistir a su jefe, éste accede a realizar una nueva votación, secreta, el lunes, de tal modo que si una mayoría quiere que Sandra permanezca,renunciando al bono, él acatará la decisión.

Sandra dispone entonces de todo el fin de semana para visitar a todos sus compañeros y compañeras de trabajo, de muchos de los cuales no sabe donde viven y cuya dirección debe buscar en la guía telefónica o bien lograr las direcciones a través de otros compañeros, en un carrera frenética contra el reloj.

El problema es que Sandra acaba de salir de una baja de varios meses por depresión y sus jefes han llegado a la conclusión de que se puede hacer el mismo trabajo con 16 personas (aunque sea preciso recurrir a alguna hora extra) que con 17 y que por tanto no les es necesaria (no olvidemos que para cualquier empresa, grande o pequeña, la contratación de personal y el gasto que acarrea es un mal mayor, de ahí que se traten de ajustar las plantillas al máximo)

Gracias a la ayuda del marido de Sandra (ayuda ofrecida en parte de forma interesada, en cuanto que vivir únicamente con el sueldo de él les obligaría a dejar la casa y volver a una vivienda social y en parte desinteresada, fruto del amor que siente por su mujer y la necesidad de verla restablecida, útil, valiente, animosa), ésta encuentra en su interior la determinación y el empuje necesario para dar la cara, aunque se la partan, yendo al encuentro de sus compañeros de trabajo, fuera del recinto físico donde conviven varias horas al día.

Sandra baja la calle, coge el autobús y va al encuentro de ellos en sus domicilios, en la calle, en los lugares donde trabajan de forma clandestina, en canchas de fútbol donde ejercen como entrenadores, en lavanderías del barrio, en zonas periféricas, y una vez allí, cara a cara, les pedirá mirándoles a los ojos, con un nudo en la garganta, que renuncien al bono a cambio de que ella no pierda su puesto de trabajo.
Situación que para los interpelados va mucho más allá de dar un sí o un no, o un ya me lo pensaré como respuesta, porque esa decisión adoptada, tendrá una trascendencia, porque esa respuesta es algo que los definirá como seres humanos, que los hará sentirse orgullosos o viles, donde habrán de poner en claro qué es lo importante en este asunto, si lo humano, si lo crematístico o incluso lo divino, porque hay quien tomará su decisión en base a sus creencias religiosas, encaminadas al buen proceder, a seguir el camino de la justicia, de lo que considera cada cual como correcto.
Una pregunta cuya respuesta no es fácil, ya que el sí o el no, no es algo objetivo, dado que la respuesta de cada uno está en función, depende, de quién es la persona que se va a la calle, de quien es la persona que te pide que hagas ese esfuerzo económicos. Para unos Sandra, es un compañera de trabajo y nada más. No sienten pues ninguna relación especial con ella e incluso hay quien la ve como una jeta, la cual tras estar de baja por depresión (enfermedad que suscita muchas suspicacias en terceras personas), ahora les pide que renuncien a un dinero a cambio de su permanencia, cuando ésta ni les va ni les viene. En otros casos, votar por ella le supondría al votante (con pocos meses en la empresa) que la renovación de su contrato estuviera en el aire en el futuro, y también hay historias de fondo, de solidaridad laboral pretérita, donde Sandra arriesgó entonces su puesto por defender a a un compañero, que ahora tiene la oportunidad de devolverle el favor, para no caer muerto de la vergüenza. Como se verá, la decisión de cada uno, ya no es una cuestión de dinero o no, pues todos mantienen un estatus laboral y económico precario (clase media-baja), y excusas para negarse siempre encontrarán, tantas como para ayudar a Sandra.

Sandra lucha con coraje por su puesto de trabajo, por su dignidad, pero a su vez tiene la sensación de que esto que hace no es otra cosa que mendigar, que si la gente la apoya, es por compasión, por pena, solidarizándose con su desgracia y desamparo.

La película rehuye lo maniqueo y es todo lo compleja que se quiera, tratando de abarcar en su galería de personajes, tantas situaciones como pueden darse en la realidad, rehuyendo también de lo sentimental, lo que no impide que Sandra no pueda menos que llorar a cada rato, dudando de sí misma, encontrando no obstante la fuerza para pelear, para luchar, para dar la cara y no esconderse, ni huir y anularse bajo la ingesta de pastillas, para hacer valer su dignidad (eso que nos caracteriza y ennoblece), y ahí la película es inapelable, potente, bella y necesaria.

Si Sandra consigue mantener después de su periplo de fin de semana, de su vía crucis particular, su puesto de trabajo o no, llegado el caso, no importará, no será determinante.

Sandra supera (o va camino de superarla) la depresión gracias a la confianza que encuentra en su interior para plantar cara (o mirar a los ojos) a sus compañeros, a su jefe, para defender sus convicciones y su puesto de trabajo, para en definitiva (!menudo final!) ser consecuente de sus actos u omisiones.

Marion Cotillard

Marion Cotillard

Marion Cotillard deja el star-system americano, vuelve a la patria gala, se pone el mono de faena, se mete en el papel de lleno y borda su interpretación. La película es sobresaliente entre otras cosas gracias a su natural, espontánea y sentida interpretación, la cual no puede ser más veraz, intensa y creíble. Sandra, es ya, por derecho propio, una heroína moderna.

No tenéis excusas para no verla. O sí, pero de todas modos, verla.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Stella cadente (Luis Miñarro 2014)

www.cuak.com

www.cuak.com

Stella cadente o candente es la primera película de ficción de Lluis Miñarro.

Luis Miñarro es un productor que se ha caracterizado durante todos estos años por sacar adelante películas raras, singulares, extrañas, que encuentran difícil acomodo entre el gran público, y que de no existir tipos como él, serían abortos de películas cogiendo polvo en algún cajón. Películas como cuales os preguntaréis. Ahí van: Honor de cavallería, El muerto y ser feliz, En la ciudad de Sylvia, entre otras muchas.

Decía antes lo de candente porque la película muestra algunas cuantas escenas subidas de tono, como pueden ser unos planos frontales de un pene, un encuentro homosexual, o la masturbación que el secretario de Amadeo lleva a cabo con un melón, que luego irá a parar a la mesa del Rey.

La película es una visión muy particular de lo que pudo ser el reinado de Amadeo de Saboya, que para los menos doctos en Historia, decir que fue rey de España entre 1871 y 1873.
Amadeo llega a España después de que fuera expulsada del trono Isabel II, avalado por el General Prim, el cual poco después sería asesinado. Se inicia la película con la insistencia de Amadeo de ir a ver el cadáver de su valedor. Amadeo llega con muchos planes de futuro, pero las circunstancias mandan y al poco lo vemos enclaustrado entre los muros del castillo, sin salir apenas al exterior, acompañado de su secretario, abatido, triste, aislado, melancólico, luchando contra gigantes, unos gigantes que vendría a ser la idiosincracia de los españoles, a los cuales es difícil o imposible gobernar, afanados estos en guerras intestinas, entre republicanos y monárquicos, en años convulsos en los que Amadeo como Rey, veía sus funciones regias reducidas a firmar los documentos que le ponían sobre la mesa, sin lograr sacar adelante ninguna de las brillantes ideas que tenía en la cabeza a su llegada.

www.cuak.com

www.cuak.com

A fin de aliviar su soledad vendrá de visita de Italia María Victoria, su mujer, la cual se irá descorazonada, poco después, al comprobar el estado de postración en el que se halla su marido, sin capacidad de respuesta, triste ella, al ver a su hombre convertido en un títere de la Historia.

El actor que da vida a Amadeo (la stella cadente del título, esa estrella fugaz) es Alex Brendemühl, especializado en papeles rarunos, brillante en la piel de Amadeo, pues transmite bien su desubicación, su tristeza e impotencia ante lo que le rodea y condiciona su reinado. En papeles menores Lola Dueñas y Bárbara Lennie, como amante y esposa, respectivamente, de Amadeo.

La película es un cajón de sastre donde se mezcla lo histórico decimonónico, con otras escenas eróticas voluptuosas, con momentos pop musicales, con declamaciones teatrales, con fotogramas pictóricos (algunos fotogramas son óleos audiovisuales).

Todo esto como espectador te puede descolocar al salirse Miñarro de lo convencional, pero al mismo tiempo reverdece y oxigena nuestro cine, por lo que tiene de arriesgado, de singular, de independiente, aventurándose por otros caminos, por otras maneras de trabajar la imagen y el texto.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

Caminando entre las tumbas (Scott Frank 2014)

A_Walk_Among_the_Tombstones_poster_usa

Pocas cosas positivas o ninguna, puedo decir de esta plomiza producción que cuenta como actor principal con Liam Neeson, reciclado como heróe de acción, a quien hace nada vi también en Non-Stop.

Matt es un agente de policía que tras ir borracho y matar por error a un niño al disparar a tres malos, a los que manda al más allá, deja el cuerpo. Trabaja luego como investigador privado. Lo contrata un traficante, porque a su mujer la secuestran, paga el rescate y acaba muriendo. El narco, quiere venganza y Matt es el encargado de plantar cara a los asessinos, una pareja de zumbados, sádicos, quienes disfrutan hasta la saciedad (o mejor, hasta la suciedad), causando dolor a las víctimas que secuestran, que son mujeres de traficantes locales. El guión como ven es una sandez, la puesta en escena es plana, líneal, sin aliciente alguno, con una trama que avanza sin más hasta un final irrisorio, pues los malotes que parecen invencibles deciden dar la cara y se la endiñan hasta el fondo.

Matt en su investigación cuenta con un niño negro, un sabelotodo, más listo que el hambre, con quien Matt mantiene casi una relación paterno-filial. Nada funciona en este thriller previsible, violento, sin mordiente alguno, donde Neeson pasea su arma y da unos cuantos mamporros, sin ofrecer nada más, en esta película trillada que horripila y aburre a partes iguales. Si os quedan ganas de verla, haceroslo mirar.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

La conspiración de noviembre (Roger Donaldson 2014)

November man

Película: La conspiración de noviembre. Título original: November man. Dirección: Roger Donaldson. País: USA. Año: 2014. Género: Acción, thriller. Interpretación: Pierce Brosnan, Olga Kyrylenko, Will Patton, Luke Bracey, Bill Smitrovich. Guión: Michael Finch y Karl Gajdusek; basado en la novela de Bill Granger. Producción: Sriram Das y Beau St. Clair. Música: Marco Beltrami. Fotografía: Romain Lacourbas. Montaje: John Gilbert. Diseño de producción: Kevin Kavanaugh. Vestuario: Bojana Nikitovic

El protagonista, es Deveraux, un agente de la CIA que deja de serlo, tras una misión junto a su pupilo Mason, en la que muere un niño, hasta que le piden un favor. Su ex está metida en un buen follón y él debe sacarla de San Petersburgo. Acepta la misión y luego descubre que hay agentes de la CIA de alto rango implicados en una conspiración con los rusos.

Deveraux ve que van a por él, que se lo quieren cepillar, porque su mujer antes de morir se topó con una tal Mara, la cual fue violada y maltratada por un general que aspira a ser presidente de Rusia, y que en su día llevó a cabo una misión encubierta para los americanos. Parece mucho embrollo pero todo es muy simple y el guión es bastante ramplón y convencional, sin apenas sorpresas.

La relación entre Deveraux y su pupilo Mason es de amor odio, ambos se veneran, ya que son muy buenos en lo suyo, y como veremos se echarán un cable mutuamente, un pacto entre caballeros.

Devereaux logra contactar con Mara y se afana en salvarla la vida, pues hay una asesina a sueldo que va tras sus pasos.

Luke Bracey
Luke Bracey

La película presenta distintos escenarios: Montenegro, Belgrado, San Petersburgo. No faltan las escenas de acción, varias peleas, persecuciones diversas, muchos tiroteos, un porrón de muertos y muchas caras guapas, con un trío de ases a cual más resultón, a saber: Pierce Brosnan, Olga Kyrylenko, Luke Bracey.

Resulta entretenida y poco más se puede abundar sobre ella, pues nada ofrece que no hayamos visto antes en el cine, con mejores resultados.

El título original es November man, el hombre noviembre, referido a Deveraux, porque cuando pasa él, según nos refiere uno de sus jefes, luego ya no queda nada a su paso. Algo parecido a Atila, vamos.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg

La cueva (Alfredo Montero 2014)

La cueva cartel pelicula

Película: La cueva. Dirección: Alfredo Montero. País: España. Año: 2014. Duración: 76 min. Género: Terror. Interpretación: Marcos Ortiz, Marta Castellote, Eva García Vacas, Jorge Páez, Xoel Fernández. Guion: Alfredo Montero y Javier Gullón. Producción: Alfredo Montero y Marcos Ortiz. Música: Carlos Goñi. Fotografía: Alfredo Montero. Montaje: Alfredo Montero y Nacho Ruiz Capillas.

La cueva es una película española estrenada este año que es terrorífica.

Cinco jóvenes, tres chicos y dos chicas se van de vacaciones a Formentera, allí plantan sus tiendas de campaña y uno de ellos ve la entrada a una cueva. Como si de un juego se tratara los cinco entran en su interior, van avanzando y de repente se dan cuenta de que no saben encontrar el camino de salida.

A partir de ahí, durante una hora (la película dura 76 minutos), vemos el intento de todos ellos de salir de la cueva y sobre todo de hacer frente a la soledad, al miedo, al frío, a la oscuridad, a la sed, al hambre. A medida que pasan los días la suma de todos elementos adverson se convierte en una olla a presión y cada cual buscará entonces sobrevivir a cualquier precio.

Lo visto parece un revoltijo de imágenes vistas en películas como The descent, Rec, La Bruja de Blair, Burried, y como lo que vemos es lo que graba uno de los jóvenes, un Tarantino en ciernes, las imágenes son deudoras de un pulso nervioso, acelerado, oscilante, como si lo mal que lo están pasando todos ellos se mostrase en el filmar, caótico, atolondrado, lo que resulta agobiante y asfixiante a más no poder.

La cueva

No destripo el final para animaros a verla. Si The descent o Buried eran asfixiantes, La Cueva, además es terrorífica, bruta a más no poder, con unos toques gores hiperrealistas que te dejan de piedra, al tiempo que te hacen replantearte qué haces viendo algo tan salvaje y violento. Lo más jodido de todo es que esto que vemos en la pantalla puede pasarnos en cualquier momento

Alfredo Montero
Alfredo Montero

Película de bajo presupuesto, rodada por Alfredo Montero, que aprovecha bien sus recursos, para en 76 minutos ofrecer una de las películas más terroríficas que uno haya visto nunca. El cine español, sigue pues, tras El niño y La isla mínima (que la reseñaré mañana) ofreciendo productos fílmicos interesantes, que deberían llevar a la gente al cine en masa.

Comparte el artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • meneame
  • del.icio.us
  • digg